Cómo tratar los vómitos en gatos

Francisco María García · 20 septiembre, 2018
Es posible que los vómitos en gatos sean consecuencia de una incorrecta alimentación, si bien puede ocurrir que se trate de enfermedades de menor o mayor gravedad

Para tratar los vómitos en gatos, primero se debe detectar el origen del padecimiento. Son distintas las causas, desde ingestión de bolas de pelo o consumo de alimentos irritantes, hasta problemas gastrointestinales, metabólicos, por infección o neurológicos.

Qué es el vómito

Se define así al acto reflejo que genera la expulsión violenta del contenido estomacal por la boca. Suele ser causa de deshidratación, por lo que no puede retrasarse ni descuidarse el tratamiento.

Un vomito ocasional puede considerarse normal. Generalmente, su función es prevenir obstrucciones accidentales de las vías respiratorias o atragantamientos; si se hace recurrente el felino necesitará tratamiento médico. Las consecuencias del vómito pueden ser muy graves: neumonía por aspiración, esofagitis, etc.

Una vez que el veterinario haya determinado las causas de los vómitos en gatos, aplicará el tratamiento necesario. Gastritis, pancreatitis, drogas medicamentosas, parásitos o problemas motrices precisarán distintas formas de corrección. Por otro lado, las causas menos graves, como comer rápido, mucha cantidad o tragar bolas de pelo también requerirán observación.

En cualquier caso es conveniente evaluar al gato: cuántas veces vomita, cómo lo hace, si son esporádicos o contantes los episodios de vómitos. El tiempo que transcurre entre la comida y el vómito también es importante. Si tiene sangre, heces u objetos extraños es información útil para el veterinario.

Cuidado con la alimentación

El chocolate, frutos secos, embutidos, carne salada, aguacate o azúcar suelen ser irritantes de la mucosa gástrica felina. También si ingiere alguna planta tóxica nuestro minino puede experimentar vómitos, diarreas y hasta gastritis crónica; la leche de otras especies suele ser contraproducente para los gatos.

Prevenir vómitos en gatos

Si mantenemos una alimentación regular, y de repente la cambiamos, podemos desencadenar vómitos en los gatos. Esto además genera estrés, al igual que los cambios en el entorno de las mascotas, con la misma respuesta.

Es muy propenso al vómito el gato que come muy rápido o en exceso. La ubicación horizontal del esófago puede favorecer  el paso de la comida por el esfinter esofágico interior y originar el impulso de expulsarla.

También hay causas del vómito que pueden considerarse positivas. Cada cierto tiempo los gatos experimentan una acumulación de pelos que eliminan a través del vómito. No hacerlo podría desencadenar obstrucciones del aparato digestivo.

Si los vómitos del gato están acompañados por pérdida del apetito es necesaria una evaluación veterinaria. Algunas enfermedades como parásitos, cáncer o diabetes podrían estar relacionadas.

Cómo tratar los vómitos en gatos

Lo primero es acudir al veterinario, quien detectará y tratará las causas del vómito en gatos. Si es una acumulación de bolas de pelo lo ideal sería suministrar un laxante al felino, para que las expulse con las heces. En el caso de que la causa de los vómitos esté en la ingesta de alimentos inadecuados para la mascota, un ayuno supervisado de 24 horas podría ser la solución.

Cómo prevenir los vómitos en gatos

La regularización y el respeto al horario de comidas es una vía para prevenir los vómitos en gatos. El estómago se acostumbrará y se preparará para recibir su alimento; es imprescindible una alimentación de calidad.

Vómitos en gatos: causas

Hay que recordar que algunos premios y golosinas para mascotas están cargados de químicos que dañan la salud del felino; lo mejor es que la golosina siempre sea natural.

Cuándo ir al veterinario

Depediendo del tipo de vómito será también la evaluación. Si ocurre de manera esporádica, sin otros síntomas, puede ser normal; cuando está acompañado de disminución del apetito y aspecto demacrado, puede tratarse de enfermedades renales, gástricas, hepáticas, parásitos o las famosas bolas de pelo.

Si son persistentes y lo que expulsa es un líquido espumoso y claro, puede tratarse de alguna indigestión. También podría haber irritaciones estomacales y esofágicas.

Cuando hay vómito con sangre la evaluación veterinaria debe ser inmediata. Si es con heces puede indicar obstrucción intestinal, trauma en la zona o peritonitis. En este caso también urge ir al especialista.

En caso de que haya síntomas de deshidratación o cuando el vómito está acompañado por diarrea, es importante buscar la ayuda del especialista. Los recién nacidos y los mayores deben ser atendidos por el veterinario cuando el vómito se presente.

Las causas y los tratamientos son distintos; la forma de tratar los vomitos en gatos dependerá de varias condiciones. Lo imprescindible es no descuidar la atención a la mascota, aunque los síntomas sean de menor importancia.