Todo sobre la fauna siberiana

Los animales que la componen han de soportar bajas temperaturas que pueden llegar a los -20ºC, de ahí que vivan en zonas deshabitadas por el ser humano; a pesar de ello, buena parte de estas especies están en peligro de extinción por la caza y la destrucción de su entorno

Quizás nos parece algo extraño que en una región tan hostil, donde las temperaturas están muy por debajo de los 0ºC, pueda existir vida. Sin embargo, la fauna siberiana es bastante amplia y la mayoría de las especies solo se pueden encontrar en su forma salvaje en este espacio.

Cómo está compuesta la fauna siberiana

Es bueno entender un poco el contexto geográfico antes de pasar a hablar de la fauna siberiana. Esta gran región del norte de Asia va desde los montes Urales hasta el océano Pacífico y desde el océano Glaciar Ártico hasta China, Mongolia y Kazajstán. Más de la mitad del territorio ruso es considerado Siberia.

No viven muchas personas en estas latitudes debido a su clima tan adverso: puede llegar a los -20°C en invierno y el verano durar tan solo un mes. Solo podemos encontrar poblados muy dispersos y de pocos habitantes por estos lugares.

En cuanto a la fauna siberiana, podría decirse que está formada por más especies de lo que pensamos. La mala noticia es que muchos de estos animales se encuentran en peligro de extinción por la destrucción del hábitat natural y la caza indiscriminada.

1. Tigre siberiano

También conocido como ‘tigre de Amur’, este carnívoro –foto que encabeza este artículo– habita las zonas de bosques existentes en la frontera entre Rusia y China. Es el más grande de los felinos –puede pesar 200 kilos y medir dos metros de longitud– y se caracteriza por tener un pelaje precioso y muy llamativo, pero que puede confundirse entre la vegetación.

En los meses fríos, el pelo es más grueso y espeso, y la nieve no lo detiene por nada: incluso protagoniza persecuciones donde sus patas se entierran varios centímetros en cada pisada. Se alimenta de ungulados como alces y ciervos.

2. Barnacla cuellicorta

Aunque no lo creas, hay varias aves dentro de la fauna siberiana. Una de ellas es la barnacla cuellirroja, la cual habita los bosques y tundras de la región, muy cerca del río Játanga y en las pendientes de los barrancos y costas.

Barnacla cuelliroja

Estas aves migran al norte de Irán e Irak durante algunas semanas de invierno, si bien pasan la mayor parte de sus vidas en Siberia, donde forman colonias de varias parejas monógamas.

3. Lobo siberiano

Este magnífico carnívoro, perteneciente a la familia de los Canis lupus, habita en la tundra y áreas boscosas del norte de Rusia, aunque también se lo puede ver en Escandinavia. El lobo siberiano es de gran tamaño –pesa 50 kilos y mide 140 centímetros– y tiene un pelaje grueso de coloración blanquecina en invierno, más grisácea o marrón en verano.

Lobo siberiano blanco

Forma grupos de hasta 10 miembros, duermen en madrigueras todos juntos y no suelen permanecer mucho tiempo en el mismo lugar: viajan hasta 300 kilómetros al año en busca de mejores lugares y siguiendo la migración de los renos, su principal fuente de alimento.

4. Grulla siberiana

Esta especie de ave gruiforme vive tanto en la Siberia occidental como en la zona ártica, puede migrar largas distancias e hibernar cerca del río Yangtsé (China), el parque nacional Keoladeo (India) o en la zona de Isfahán, en Irán.

Grulla siberiana: características

Se alimenta de raíces, brotes, tubérculos y plantas acuáticas de los humedales, cuyas orillas les sirven de nido para reproducirse. La grulla siberiana es de color blanco, con patas y cuello largo que puede medir 140 centímetros.

5. Oveja de las nieves

Habita el noreste de la región siberiana –entre las montañas Putoran y la costa– y es uno de los representantes típicos de la fauna de estos parajes. Todas las subespecies de la familia viven en los alrededores.

Oveja de las nieves

Una de sus características principales es la cornamenta que presentan ambos sexos, aunque son más grandes en los machos, con forma curvada hacia atrás. Su pelaje es marrón oscuro con marcas blancas; cuentan con patas finas y atléticas que les permiten sortear el ambiente sin problemas.

Te puede gustar