La dieta de la iguana y su importancia en la salud

Eugenio Fernández · 22 marzo, 2018
Esta ha de incluir alimentos vegetarianos ricos calcio, proteínas y fibra; es especialmente crítico que la comida contenga un alto porcentaje de agua, y que la temperatura y la humedad del ambiente sean los adecuados para favorecer el apetito de este reptil

Dentro de las mascotas exóticas, la iguana verde y sus parientes más cercanos han sido una de las más exitosas. Al igual que con otros animales exóticos, la dieta de la iguana es una parte vital de su salud, y los errores en esta son uno de sus mayores promotores de enfermedades.

La dieta de la iguana es estrictamente vegetariana

Este es el primer punto y más importante. Si vamos a tener una iguana como mascota debemos saber que estos animales son estrictamente vegetarianos, y no necesitan pollo, jamón cocido o cualquier esperpéntico añadido de origen animal.

Ni siquiera necesitan insectos, como sí se recomienda en otras especies de reptiles; y nunca debemos recurrir a comida enlatada para gatos o perros: las iguanas comen verdura y su intestino no está adaptado para la proteína animal.

El calcio y la vitamina D, vitales en la dieta de la iguana

A partir de ahí, es cierto que en ocasiones la dieta de la iguana puede ser suplementada, especialmente con calcio para evitar enfermedades como la enfermedad ósea metabólica.

Y es que se hace difícil cumplir las necesidades de calcio de estos reptiles sin suplementos, y únicamente con dietas naturales. Sin embargo, este calcio que incluiremos en la dieta deberá absorberse gracias a la vitamina D.

Iguana como mascota

Es por ello que las iguanas requieren exposición al sol o al menos de un emisor de rayos UVB, especialmente crítico si vamos a criar iguanas.

¿Qué alimentos debe incluir la dieta de la iguana?

En primer lugar, lo ideal en la dieta de la iguana es utilizar alimentos con alta concentración de calcio, como pueden ser el diente de león, la alfalfa o el trébol. Aunque como decimos, suele ser necesario el uso de complementos a mayores, lo ideal es que consultemos a un veterinario de exóticos.

Se hace necesario utilizar dietas que contengan proteínas saludables, y en este caso debemos recomendar lechuga romana, alfalfa, berza y trébol como buenas fuentes de proteína para la dieta de la iguana.

Aunque la mayoría de iguanas son reacias a tomar alimentos que no sean frescos, el uso de heno de alfalfa puede ser interesante para aumentar la cantidad de fibra de la dieta. Podemos probar a introducir un pequeño porcentaje de heno en la ensalada, e ir adaptando el porcentaje a la preferencia de nuestra iguana.

Por lo demás, verduras como la zanahoria, la acelga, la escarola o la remolacha son interesantes. En pequeñas cantidades, también podemos incluir patata, calabacín, judías o algunas frutas, que no deben superar el 15% de la dieta: tomate, melón o manzana, por ejemplo.

Enfermedades de las iguana

Alimentos no recomendados en la dieta de la iguana

A pesar de que se pueden incluir en la dieta de la iguana, existen alimentos ricos en oxalatos como la espinaca, el repollo, los guisantes y hojas de remolacha, y por tanto deben tener una presencia muy esporádica.

En el caso del kale, el repollo y las hojas de mostaza, contienen elementos que pueden afectar al funcionamiento tiroideo, por lo que también deben utilizarse solo ocasionalmente. Ninguno de estos elementos es excesivamente tóxico, y algunos como el kale o la mostaza tienen buenas características nutricionales, pero no podemos basar la dieta en ellos.

Agua y pienso seco, puntos críticos de la dieta de la iguana

La hidratación es especialmente importante en reptiles debido a la fragilidad de sus riñones. Es por ello que dentro de los cuidados básicos de una iguana, el agua es muy importante, y debe tenerse en cuenta tanto en la humedad del terrario como en la alimentación y en el bebedero.

Se debe tener especialmente en cuenta el tema de proporcionarle agua a estos animales en el caso las iguanas que son alimentadas con pellets. Mientras que las dietas basadas en ensalada contienen un gran porcentaje de agua, los piensos apenas contienen este elemento.

Es por ello que los pellets son recomendables únicamente como suplemento, especialmente aquellos altos en calcio, pues las dietas secas basadas únicamente en pienso o pellets pueden ser peligrosas para las iguanas.

Cuidado con la temperatura, también influye en la dieta de la iguana

La temperatura es algo que debemos tener en cuenta a la hora de mantener a reptiles en buenas condiciones. Pero es que además está muy relacionada con su apetito, y en condiciones frías las iguanas apenas consumen alimento.

Así, si vemos que la iguana ha perdido el apetito, deberemos revisar las condiciones del terrario, y especialmente la temperatura y humedad a la que el ejemplar se encuentra.