Infecciones del gato que pueden contagiar a los humanos

Eva Maria · 28 octubre, 2018
Los gatos pueden darnos amor y hacernos compañía, pero también pueden contagiarnos enfermedades e infecciones que no deben ser tomadas a la ligera

Muchas infecciones del gato provienen de mordeduras y arañazos, pero muchas ni siquiera necesitan un pellizco. De hecho, hay varias enfermedades que los gatos pueden contagiarte. Saber qué infecciones del gato pueden contagiarse a los humanos es fundamental para prevenirlas y actuar en caso de contraerlas.

El nombre general para las enfermedades que se transmiten de animales a personas que tienen contacto cercano con ellas o con sus heces se llama zoonosis. En realidad, son pocas las enfermedades que sufren los animales y que se pueden propagar a los humanos, pero que sean pocas no quiere decir que no puedan ser importantes.

Enfermedades como el SIDA felino, el moquillo, la gripe, los resfriados y las anquilostomas no pueden transmitirse de las mascotas a las personas. Sin embargo, otras, como la toxoplasmosis, la toxocariasis o la enfermedad por arañazo de gato, entre otras, sí que pueden afectar a los humanos.

Infecciones del gato con las que debes tener cuidado

La mayoría de las infecciones del gato con las que pueden contagiarse las personas se producen a través de mordeduras, rasguños o contacto directo con el animal o sus heces. Las mordeduras y los rasguños de los gatos pueden transmitir los gérmenes de la boca del gato a la piel y esto puede causar una infección, que puede ser grave.

Por lo general, la limpieza inmediata del área lesionada con agua y jabón minimizará el riesgo de infección, pero si se producen hinchazón e inflamaciones es mejor consultar a un médico.

Los principales tipos de enfermedades que las personas pueden contagiar de los gatos son la rabia, la salmonela, la tiña, la toxoplasmosis, la enfermedad por arañazo de gato, la infección por Campylobacter y toxocariasis.

Rabia

Esta infección viral fatal afecta al cerebro y la médula espinal, y causa irritación e inflamación. Lo que suele ocurrir es que ellos mismos han sido infectados por un animal, generalmente uno salvaje, que lleva el virus en su saliva. Este virus se propaga principalmente por medio de picaduras.

Gato que muerde

Esta enfermedad, aunque se encuentra con más frecuencia en los perros que en los gatos, también puede propagarse cuando los gatos rabiosos pican a los humanos. Una vez que aparecen los síntomas, la rabia siempre es fatal tanto para los animales como para los humanos.

Los síntomas de la rabia pueden demorar entre 20 y 60 días para manifestarse. Los síntomas varían de persona a persona, pero uno de cada cinco sujetos que tienen rabia desarrollan parálisis creciente. Los síntomas a menudo aparecen como gripe, dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre, náuseas y vómitos. La depresión, la inquietud y el insomnio a menudo también marcan el inicio de los síntomas de la rabia.

Salmonela

La bacteria de la salmonela se encuentra en el intestino y las heces de humanos y animales, así como en muchos productos alimenticios, especialmente en la carne cruda. La bacteria de la salmonela puede causar intoxicación alimentaria, que a su vez conduce a diarrea y vómitos.

Las personas pueden infectarse con salmonela por contacto directo con sus mascotas o con sus heces. El lavado adecuado de las manos es esencial después de tocar mascotas, limpiar jaulas de animales o entrar en contacto con heces. Los síntomas de la intoxicación por salmonela son dolores de cabeza, fiebre, diarrea y calambres abdominales.

Tiña

La tiña es una enfermedad de la piel causada por un hongo. También se conoce como dermatofitosis. Causa lesiones circulares debajo de la piel. La tiña es una infección en la capa muerta de la piel, el cabello y las uñas. Se puede transmitir fácilmente entre mascotas y personas a través del tacto.

Contagio con gatos

El signo más común de la tiña es una erupción dolorosa y picazón. A veces, la erupción puede volverse escamosa y se pueden formar ampollas. La tiña, por lo general, puede afectar los pies, la ingle, el cuero cabelludo y las uñas. También existe una forma de tiña llamada tiña corporal que puede desarrollarse en cualquier parte de la piel.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una infección causada por un parásito de una sola célula, el toxoplasma gondii, que solo puede reproducirse en las células que recubren los intestinos de los gatos. Si bien la mayoría de las mascotas pueden ser portadoras de esta enfermedad, solo los gatos arrojan los huevos que causan esta infección. Los gatos la contraen al comer roedores o insectos, o al estar en contacto con otros felinos infectados o sus heces.

Toxoplasma gondii en gatos

La toxoplasmosis se transmite a los seres humanos cuando no se lavan las manos después de entrar en contacto con las heces de los gatos. También se puede propagar al comer frutas y verduras sin lavar, cultivadas en suelo contaminado por heces de gato. Comer carne cruda o poco hecha también expone a las personas a la forma inactiva del parásito.

Si una persona ha adquirido toxoplasmosis después del nacimiento, casi nunca hay síntomas. En los bebés los síntomas leves pueden aparecer poco después del nacimiento, pero casi siempre años después. Los síntomas varían enormemente, según el tipo de toxoplasmosis con la que se haya infectado una persona.

Los posibles síntomas incluyen fiebre, una sensación general de malestar e inflamación de los ganglios linfáticos. Si el sistema inmunológico de una persona se ha visto comprometido de alguna manera, la toxoplasmosis puede provocar infecciones cerebrales potencialmente mortales.

Enfermedad por arañazo de gato

La enfermedad por arañazo de gato es una infección que se produce en la zona donde se produce un rasguño de gato. Esto es causado por la bacteria Bartonella henselae. Los gatitos, cuyas garras son especialmente afiladas, a menudo transmiten esta infección, incluso a través de un rasguño menor. Este tipo de bacteria infecta las paredes de los vasos sanguíneos en los humanos, mientras que los gatos no muestran síntomas.

Arañazo de gato

Cuando se produce esta enfermedad puede desarrollarse una ampolla roja alrededor del rasguño. Algunos síntomas comunes de la enfermedad por arañazo de gato son  inflamación de los ganglios linfáticos, fiebre y  dolores de cabeza, así como disminución del apetito en algunos casos.

En la mayoría de las personas, estos síntomas desaparecerán, pero pueden tardar de dos a cinco meses en hacerlo. Un análisis de sangre puede revelar anticuerpos contra las bacterias que causan esta infección.

Los analgésicos, el drenaje de los ganglios linfáticos, y en ocasiones los antibióticos, son métodos para combatir esta enfermedad. La mayoría de las personas se recuperan completamente.

Infección por Campylobacter

Esta bacteria causa infecciones intestinales y se puede transferir fácilmente de gatos a humanos. Esto sucede cuando las personas no se lavan las manos adecuadamente después de entrar en contacto con heces de animales, especialmente con la diarrea.

Estas bacterias también se encuentran en la carne y las aves de corral poco cocinadas, el agua no tratada y la leche no pasteurizada, por lo que las heces de los animales no son la única fuente de estas bacterias causantes de infecciones.

Algunos de los síntomas de la infección por Campylobacter son cólicos abdominales y dolor, diarrea, que a veces es sanguinolenta, náuseas y vómitos, así como fiebre.

Toxocariasis

La toxocariasis o síndrome de migración larvaria visceral es una infección  causada por los gusanos nematodos parásitos. Debido a que el hombre no es el huésped definitivo del gusano, las larvas son incapaces de madurar en él, lo que hace que migren erráticamente por todo el cuerpo causando reacciones inflamatorias.

El tipo de gusano que se encuentra en los gatos se llama Toxocara cati. La infestación de humanos por lombrices intestinales es común, especialmente en los países en desarrollo, donde el saneamiento suele ser deficiente y el acceso a agua potable limpia es limitado.

Las causas de la infección por lombrices intestinales siguen el patrón de la mayoría de las infestaciones de lombrices. Los huevos del gusano se descargan en las heces de un animal o humano y se pueden ingerir directamente si las manos contaminadas tocan la boca. Los huevos se incuban en el intestino y se liberan larvas que pueden penetrar en la pared intestinal, entrar en el torrente sanguíneo y extenderse por todo el cuerpo.

Los síntomas varían según la edad de la persona, la intensidad de la exposición y la sensibilidad a las larvas. Estos son variados e incluyen neumonía, tos, fiebre, erupción cutánea y agrandamiento del hígado.