¿Qué son las zoonosis?

Las zoonosis son enfermedades comunes y transmisibles entre animales y humanos, ya sea por contagio directo o a través de un fluido corporal (orina, saliva) o de un intermediario, como es el caso de los mosquitos y otros insectos. También pueden contraerse al consumir alimentos de origen animal que carezcan de los debidos controles sanitarios o al ingerir frutas y verduras mal lavadas.

Entre los factores que ayudan a su transmisión se encuentran las grandes concentraciones de población en áreas urbana, una mayor cantidad de mascotas, los cambios en los sistemas de producción animal, los desplazamientos humanos, el aumento del comercio internacional –incluido el tráfico de animales–, y las modificaciones, resistencia y mutaciones en los agentes infecciosos y que comprenden saltos inter-especies.

En la actualidad, la mayoría de las enfermedades emergentes y re-emergentes que causan preocupación de las autoridades a nivel mundial son zoonosis.

Datos para entender qué son las zoonosis

paloma mensajera 2

A fin de comprender esta problemática de la convivencia humano-animal, debemos tener en cuenta la siguiente clasificación:

  • Animales sinantrópicos: Son los que viven a expensas de los humanos, en ámbitos urbanos. Es el caso de los roedores, insectos, murciélagos, palomas y gorriones. Pueden transmitir dengue, leptospirosis, rabia y fiebre por mordedura de rata, entre otras zoonosis.
  • Animales domésticos: Son aquellos con los que las personas escogen convivir por una determinada razón. Es el caso de los animales de producción, trabajo, consumo, compañía y deporte. Entre las enfermedades que pueden transmitirnos están la toxocariasis, la rabia y la toxoplasmosis.
  • Animales silvestres: Los que están en estado de libertad, en su hábitat y con una total autonomía en cuanto a alimentación, protección y defensa de sus predadores. Pueden transmitir, por ejemplo, hantavirus y distintas encefalitis.

A su vez, las zoonosis pueden clasificarse, según su forma de transmisión, de la siguiente manera:

Directa
Es el caso de la rabia. Todos los mamíferos pueden padecer y contagiar esta enfermedad a través de las mordeduras. En las zonas urbanas son los perros y, en menor medida, los gatos y los murciélagos sus principales transmisores.

Por deyecciones animales
Existen distintas formas de contaminación ambiental en las grandes urbes a causa de las deyecciones de los animales domésticos (perros o gatos), sinantrópicos (palomas, gorriones), o silvestres (otro tipo de aves) y por los residuos domésticos. Así, el suelo de los paseos públicos se infecta con huevos de parásitos y se transforman en zonas de riesgo para adquirir enfermedades como la toxocariasis.

Por vectores
Es el caso del mosquito Aedes Aegypti. A través de su picadura, pueden contagiarse el dengue y la fiebre amarilla.

Por roedores
Estos animales son reservorios naturales de bacterias, virus y parásitos que eliminan al medio a través de sus secreciones (nasal o buco-faríngea) y excreciones (orina y materia fecal). Así transmiten, principalmente, leptospirosis, síndrome pulmonar por hantavirus y fiebre hemorrágica argentina. El papel de los roedores como transmisores de enfermedades a los humanos es bien conocido desde la antigüedad. Basta con el ejemplo de “la peste”, cuyo agente etiológico es la bacteria Yersinia pestis y su vector la pulga de la rata Xenopsilla cheopis.

Por alimentos
Según la Organización Mundial de la Salud, cada año se contabilizan unos 1.500 millones de casos de diarrea y -la mayoría- pueden ser atribuidos a alimentos contaminados. Las bacterias son las principales causantes de las enfermedades transmitidas por alimentos. También son culpables los parásitos, virus y hongos (especialmente, mohos y levaduras).

Formas de prevención de las zoonosis

perro y veterinario

Las problemáticas zoonóticas son complejas, ya que involucran aspectos que trascienden en muchos casos las acciones que puedan desarrollarse desde los distintos sistemas de salud. Por eso, su abordaje debe ser interdisciplinario, participativo e intersectorial.

A nivel individual, puedes contribuir con el cuidado de tus mascotas, asegurando que estén libres de parásitos, tanto internos como externos, y cumpliendo con el calendario de vacunación. Además, debes prevenir la aparición en tu hogar de roedores, sobre todo en espacios destinados a guardar cosas y que no visitas ni ventilas frecuentemente. También hay que ser muy cuidadoso con la manipulación de alimentos. Tienes que higienizarte las manos antes de ponerte a cocinar y lavar muy bien las frutas y verduras. Si tocas carne cruda, debes volver a lavarte las manos y los utensilios utilizados antes de seguir preparando la comida.

Prestando atención a este tipo de detalles, seguramente evitarás muchas zoonosis.

 

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar