Importancia de los antioxidantes en la comida para perros

13 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la bioquímica Luz Eduviges Thomas-Romero
Los antioxidantes en la comida para perros son aditivos que permiten conservar el producto; los antioxidantes naturales proporcionan numerosos beneficios a la salud de tu mascota

El papel de los antioxidantes en la comida para perros no siempre está claro. En principio, podemos afirmar que, gracias a estos componentes en la comida de tu perro, el producto logra su conservación.

Es fácil entender que el contenido de antioxidantes en la comida para perros contribuye a la preparación mantenga sus sabores y sus propiedades nutritivas. Adicionalmente, la ingesta de antioxidantes en sí misma beneficia la salud del perro.

¿En qué consiste el proceso de oxidación?

La oxidación es el proceso que ocurre cuando los alimentos están expuestos al oxígeno. Progresivamente, el oxígeno causará la descomposición de nutrientes en el alimento. El resultado de la oxidación en los alimentos va desde la decoloración hasta la ranciedad.

Así, un compuesto antioxidante funciona para bloquear o disminuir la velocidad a la que el oxígeno causa descomposición.

Los antioxidantes como aditivos en el procesamiento de alimentos extienden la vida útil del producto final.

Tuta absoluta, tomate en una rama

¿Qué hacen los antioxidantes una vez ingeridos?

Además de preservar los alimentos para mascotas, los antioxidantes en la comida de los perros pueden proteger las células del cuerpo del daño oxidativo. Todos los días, el cuerpo está expuesto a los efectos destructivos de los radicales libres que se producen normalmente en el organismo.

Estos radicales libres son inestables y altamente reactivos. En estado de salud, el cuerpo posee mecanismos para mantener un balance apropiado en los niveles de radicales libres. Si el equilibrio se pierde y hay exceso de radicales libres, se pueden producir daños celulares.

Los radicales libres, normalmente, pueden servir como un arma para acabar con patógenos que invaden el cuerpo. En exceso, atacan una serie de blancos en las células, que incluyen membranas lipídicas, enzimas que llevan a cabo procesos metabólicos y hasta la secuencia del ADN.

Los sistemas nervioso e inmunológico de nuestra mascota son especialmente vulnerables al daño por oxidación. El exceso de radicales libres ahora se consideran un factor en la progresión de la enfermedad y el envejecimiento prematuro en perros y gatos.

Los antioxidantes que provienen de la dieta ralentizan el daño causado por los radicales libres; evitan la propagación del daño celular.

¿De dónde provienen los antioxidantes?

Comúnmente, se emplean dos tipos de antioxidantes en la comida para perros: naturales y sintéticos.

Antioxidantes naturales

Incluyen vitaminas C, E, ácido cítrico y algunas fuentes herbales como el romero.

  • Vitamina C o ácido ascórbico: contenido en frutas y verduras como naranjas, manzanas, tomates, espinacas y bayas.
  • Ácido cítrico: fuentes naturales de ácido cítrico son frutas cítricas.
  • Vitamina E natural: en las etiquetas de comida comercial, la vitamina E se incluye comúnmente como ‘tocoferoles mixtos’. Se encuentra en aceites de maíz, girasol, cártamo y soya, así como en nueces y semillas, y hortalizas de hoja verde.
  • Selenio: presente en carne (rojas) y pescado, también en hortalizas y vegetales.
  • Beta caroteno: se encuentra especialmente en hortalizas, las de color verde oscuro, como las espinacas, dientes de león, acelgas o brócoli, así como en zanahorias, boniato o batata dulce y calabaza.
La vitamina E es uno de los antioxidantes en la comida para perros

Antioxidantes sintéticos

Estos compuestos son creados en un laboratorio. En la etiqueta se listan con las siglas BHA, BHT y etoxiquina.

  • Los compuestos BHA y BHT son químicamente similares a la vitamina E. A menudo, se usan en combinación con alimentos para perros porque funcionan bien juntos. Ambos son muy estables a altas temperaturas.
  • La etoxiquina, producida por el consorcio Monsanto, ha sido un aditivo controvertido, pero actualmente está permitida en alimentos para mascotas en niveles bajos. La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) lo ha considerado seguro en muy bajas dosis.

Siguiendo los resultados de diversos estudios científicos, los expertos concluyen:

  • TBHQ, un compuesto derivado del metabolismo de BHA, tiene un efecto cancerígeno y genotóxico (que afecta el ADN), mientras que el BHA –que no tiene efecto teratogénico– sí es potencialmente alergénico.
  • BHA y BHT también se mencionan en una lista emitida por la FDA como un disruptor endocrino (que entorpecen el metabolismo de lípidos). La Comisión Europea enumeró estas sustancias como una gran preocupación en vista de los resultados de los estudios sobre toxicidad para la reproducción y propiedades de alteración endocrina y con respecto a su uso en alimentos.

Elegir un alimento para perros

Siempre procura leer la lista de ingredientes de la bolsa de comida para perros. Ten en cuenta que las compañías de alimentos para mascotas deben enumerar los antioxidantes y sus nombres comunes. También verás una anotación de qué ingredientes se usan como conservante.

Para tomar decisiones acertadas al seleccionar la comida de su perro, conviértete en un consumidor informado. Aprende todo lo que puedas sobre los diversos ingredientes en los alimentos para mascotas y por qué se usan.

Ten cuidado con las afirmaciones que no pueden respaldarse con evidencia científica, o que parecen ir en contra de tu sentido común.

Mantente atento a nueva información e informes sobre nutrición de fuentes fiables. Estar informado sobre la comida para mascotas es otra forma de ayudar a proteger la salud de tu animal.

  • Bunghez, F., Socaciu, C., & Catunescu, G. M. (2012). Antioxidants used in pet feed. Bulletin of University of Agricultural Sciences and Veterinary Medicine Cluj-Napoca. Agriculture, 69(2).
  • National Research Council (2006). Nutrient requirements of dogs and cats, Washington, DC, National Academy Press. Resumen en https://www.nap.edu/resource/10668/dog_nutrition_final_fix.pdf
  • Valenzuela, A., Sanhueza, J., & Nieto, S. (2003). Natural antioxidants in functional foods: from food safety to health benefits. Grasas y aceites, 54(3), 295-303.
  • Zicker, S. C. (2008). Evaluating pet foods: how confident are you when you recommend a commercial pet food? Topics in companion animal medicine, 23(3), 121-126.
  • Bontempo, V. (2005). Nutrition and health of dogs and cats: evolution of petfood. Veterinary Research Communications, 29(2), 45-50.
  • Khoo, C., Cunnick, J., Friesen, K., Gross, K. L., Wedekind, K., & Jewell, D. E. (2005). The role of supplementary dietary antioxidants on immune response in puppies. Vet Ther, 6(1), 43-56.