Hibridación en animales: el caso del grolar

20 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
Tanto el oso polar como el oso pardo han dado lugar a una nueva especie fértil, el oso grolar. Descubre más acerca de él a continuación.

La hibridación en animales es más común en la naturaleza de lo que se pueda pensar. No obstante, es cierto que algunos de los ejemplos más conocidos son producto de la intervención humana.

En líneas generales, aunque el caso más conocido de hibridación es la mula, que es el cruce entre un asno y una yegua, existen muchos otros igualmente interesantes. A continuación, se expondrá el caso del del híbrido grolar.

Generalidades sobre la hibridación en animales

El cruce o hibridación entre animales (o plantas) de especies cercanas, desde el punto de vista evolutivo, pueden dar lugar a la aparición de una nueva especie. En ocasiones, los descendientes híbridos son estériles y son los únicos individuos.

No obstante, el cruzamiento entre especies puede generar híbridos fértiles, es decir, especímenes que podrán tener descendencia. Y si, las condiciones ambientales son favorables, a partir de dichos híbridos puede originarse una nueva especie.

Ahora bien, uno de los factores que favorece la aparición de una nueva especie es el aislamiento. Darwin observó que el aislamiento, junto con un largo periodo de tiempo, apoya a la diversidad genética y la diferenciación entre especies. De ahí que resulte tan interesante estudiar la hibridación en animales.

Un caso específico de hibridación en animales: el Grolar

Una de las hibridaciones más curiosas que se han producido en la naturaleza han dado lugar al grolar. A continuación veremos con mayor detalle más acerca de este increíble animal.

Oso grolar con pelaje blanco.

El oso grolar es un híbrido resultante del cruce realizado entre un oso polar (Ursus maritimus) y un oso pardo americano (Ursus arctos horribilis).

Características físicas

Al ser un híbrido (Ursus arctos x maritimus), muestra características tanto del oso polar como del oso pardo. Su pelaje tiende a ser o bien de color marrón, o bien una mezcla entre marrón y blanco.

En comparación con sus ascendientes, el grolar tiende a tener un tamaño intermedio. Puede alcanzar alrededor de los 2 metros cuando se pone en pie (2,13 metros) y a cuatro patas sobrepasa el metro (1,21 metros).

El oso grolar es un animal bastante ágil teniendo en cuenta el tamaño que tiene. También estos osos son más vigorosos y poseen una mayor fuerza, que emplean en la caza.

Otro dato curioso sobre estos osos es que son capaces de superar los cincuenta kilómetros por hora, sin agotarse.

Su fuerza y agilidad, combinadas con características físicas, como garras largas y músculos muy desarrollados, convierten al oso grolar en un gran cazador.

Dadas las ventajas que les brindan dichas características físicas, estos osos han sido capaces de capturar presas como el venado o el caribú.

Si bien es cierto que la hibridación puede dar lugar a especímenes tan interesantes como el grolar, que presentan varias características ventajosas, la hibridación también tiene una serie de aspectos negativos.

Por ejemplo, si dos grolares se aparean entre sí, sus descendientes tendrán un mayor riesgo de desarrollar malformaciones.

Otro aspecto negativo es que su gran tamaño les impide trepar por los árboles. Esto último dificulta una de las reacciones de defensa más comunes en los osos ante el peligro.

Comportamiento del grolar

A la hora de estudiar, el comportamiento de esta nueva especie de osos, se han llegado a las siguientes conclusiones:

  • Su conducta puede variar según el entorno. Pero este comportamiento es habitual en la mayoría de los animales.
  • Son animales muy enérgicos, de hecho, se han clasificado como hiperactivos.
  • Su temperamento no es estable, son desconfiados y muy territoriales.
  • Les cuesta adaptarse a los cambios, tanto ambientales como sociales.
  • Tienden a ser animales solitarios, que solo se relacionan en la época de reproducción o en regiones con comida abundante.
  • También se ha observado que son animales retraídos y pueden llegar a a ser bastante agresivos.
  • Normalmente, solo atacan si se sienten amenazados o si sus crías están en peligro.

Hábitat y alimentación

Ejemplar de oso grolar marrón.

Las localizaciones más comunes en las que observar a estos ejemplares son zonas boscosas y montañosas. En particular, en las regiones septentrionales de Asia, Europa o Norteamérica, superando los 1200 metros de altitud hasta los 1700 metros.

No obstante, la población más numerosa se ha localizado en Alaska. Se considera la especie de oso más extendida en toda la tierra.

Pese a ser animales omnívoros y buenos cazadores, el pescado y la carne no se encuentran en su dieta diaria. Suelen alimentarse de frutas, hojas, raíces o vegetales, que pueden encontrar fácilmente en el bosque.

Los osos grolares son animales que poseen una dieta muy concreta, por eso son susceptibles a cambios.

¿Cómo apareció el grolar?

La hibridación entre el oso polar y el oso pardo es uno de los casos en los que no ha intervenido el ser humano. La responsable de su aparición ha sido la propia naturaleza.

Se cree que su aparición se vio influenciada por el cambio climático. El oso polar tuvo que explorar otros territorios en busca de alimento y llegó a los ríos donde los osos pardos cazaban peces.

Así pues, el oso grolar es un híbrido fértil cuya aparición ha sido motivada por el cambio climático. Al principio era más común encontrarlos en zoológicos, pero actualmente hay poblaciones salvajes en territorios protegidos.

  • Oso grolar [Internet]. OSOGROLAR.COM. [citado 3 de abril de 2020]. Disponible en: https://osogrolar.com/
  • Fioravanti C. Los cruzamientos improbables pueden originar nuevas especies de plantas y animales. pp:4. Disponible en: https://revistapesquisa.fapesp.br/wp-content/uploads/2011/07/044-047_Cuando-los-h%C3%ADbridos-son-f%C3%A9rtiles_ESP.pdf