Gato asiático humo atigrado

Virginia Duque Mirón · 20 febrero, 2018
Esta raza llama la atención por los estampados de su pelaje, y por sus ojos –verdosos o amarillentos– redondos y rasgados hacia arriba; nace de un cruce entre un felino asiático y los británicos, cuyo objetivo era desarrollar el instinto cazador para acabar con las plagas de ratones

Para los que son amantes de los gatos, cualquier felino es precioso y una elección fantástica para tenerlo como mascota. No obstante, parece haber cierta predilección hacia algunas razas en particular, especialmente por el gato asiático humo atigrado. Esta simpatía puede deberse al gran parecido que este felino tiene con el tigre. ¿Te gustaría saber más sobre este animal?

Conoce más sobre el gato asiático humo atigrado

Origen e historia

En un principio se le conoció como gato burmoire debido a que su origen parece provenir del gato birmano. Se desarrolló en Gran Bretaña, mediante cruces de esta raza con otras que aportarían características únicas a la nueva surgida. El fin era como el del resto de felinos, cazar ratones.

En una época en que abundaban las casas antiguas y bajas, la presencia de estos pequeños roedores era preocupante. Por ello, a finales del siglo XIX se comenzaron a buscar maneras de crear nuevas razas de gatos, más veloces, más silenciosos, con más instinto de cazador y otras cualidades que sirvieran para eliminar a las plagas de ratones.

Gato caza ratones

No obstante, debido a la gran multitud de razas surgidas en esta época, se vio al gato como algo más que un cazador de roedores. Quizá por la belleza de su apariencia o por su carácter amigable, lo cierto es que los pueblerinos de ese tiempo comenzaron a contemplar la posibilidad de tener uno de estos animales como mascota.

Y fue precisamente en ese momento cuando el gato asiático humo atigrado comenzó a tomar fama. Su belleza, muy similar a la de un tigre, y su bonita personalidad junto con la tranquilidad que desprende, hizo que muchos quisieran tener uno en casa.

Características físicas

Es un gato de tamaño mediano muy musculoso, especialmente en la zona de patas y pecho, lo que le da un aire imponente de superioridad ante otras razas. Esto, sumado a su elegancia al moverse, lo hacen uno de los gatos más deseados del mundo.

Su cabeza es acuñada con las orejas puntiagudas y los ojos redondos pero rasgados hacia arriba. Estos, aunque pueden variar de color, siempre se van hacia tonalidades verdosas o amarillentas.

Vidas de los gatos

Su pelaje es corto, pero suave, y con estampados atigrados. Entre los tonos aceptados se admiten los azulados, chocolates, lilas, rojizos, caramelos, cremas y negros.

Algunos ejemplares especiales son aceptados por los clubes felinos si presentan un tono muy diferente. Estamos hablando de aquellos que tienen aún mayor parecido con el gato birmano y presentan tonalidades blancas o plateadas.

Su cola no es gruesa ni extremadamente peluda, y es ancha en su base y estrecha en su final. De sus extremidades cabe resaltar que las traseras son un poco más largas que las delanteras, un añadido a la hora de correr y saltar.

Carácter y temperamento

Tiene un carácter tranquilo y amigable, lo cual le permite adaptarse a los entornos domésticos con facilidad. No importa si estos los componen un solo miembro o familias numerosas. Es adaptable a todo tipo de personas y también puede convivir sin problemas con otros animales.

Gatos les encanta tirar todo

Es tolerante y dócil, ideal para estar con niños porque siempre tiene ganas de jugar y no ha presentado nunca conductas agresivas. Como curiosidad, te contamos que tiene una inteligencia un tanto superior a la de otros gatos, lo que hará que sienta predilección inconscientemente por los miembros más inteligentes de la familia.

Cuidados especiales

Por norma general, el gato asiático humo atigrado tiene una salud buena y fuerte. No obstante, algunos problemas relacionados con esta raza son la pérdida de pelo y cataratas. Te recomendamos las visitas periódicas al veterinario para asegurarte de que todo marcha bien y evitar que surja alguno de estos problemas.

Como todos los gatos, también podría sufrir de las bolas de pelo en el estómago. Revisa esto también con el veterinario para evitar problemas más serios después.

¿Te ha gustado conocer más a este pequeño tigre? ¿Quizá estás pensando en uno como mascota? ¡Adelante! Tendrás a un amigo muy juguetón con el que compartir tu hogar.