Famotidina para perros: usos y dosis

Te contamos qué es la famotidina para perros, en qué casos se usa y cuáles son los efectos secundarios y las contraindicaciones que tiene. No te lo pierdas.
Famotidina para perros: usos y dosis

Última actualización: 28 enero, 2023

Es muy probable que en tu botiquín tengas famotidina, ya que es un fármaco que se usa en la medicina humana. Si es el caso, te sorprenderá saber que tiene una versión para los perros. No obstante, no debes suministrar la presentación que empleas para ti en tus mascotas cuando observes que tenéis síntomas que te parecen familiares.

Es necesario recordar que solo el veterinario está facultado para recetar medicinas a tus peludos, ya que se deben considerar variables como la raza, el peso y el diagnóstico. Ahora bien, si a tu can le han formulado famotidina, es normal que tengas dudas sobre qué es, para qué se utiliza y cuáles son los riesgos o efectos secundarios que pueden presentarse tras su administración. ¡Aquí te lo contamos!

¿Qué es la famotidina para perros?

La famotidina es un fármaco con efecto antiulceroso que ayuda a reducir la cantidad de ácido estomacal que se produce en el estómago. Forma parte del grupo de los medicamentos antagonistas del receptor H2 o bloqueadores H2 y su función es inhibir la secreción del ácido gástrico que induce la histamina.

De forma concreta, lo que hace este compuesto es impedir que se una la histamina producida por las células estomacales con su receptor, dando como resultado una disminución del ácido en cuestión.

Este medicamento tiene una gran ventaja, y es que es más potente que otros principios activos como la cimetidina o la ranitidina. Por desgracia, en perros tiene una absorción deficiente. Solo el 37 % de la famotidina en su presentación oral es aprovechada por el organismo.

El milpro para perros tiene muchas propiedades.

¿Por qué se receta famotidina a perros?

Considerando que la absorción de este medicamento en cánidos es pobre, es normal que te cuestiones por qué los veterinarios les recetan famotidina a estos animales. Esta duda se acrecienta cuando se tiene en cuenta que hay medicamentos (como el omeprazol) que son más eficaces.

La razón es que el fármaco que estamos reseñando en este artículo tiene menos efectos secundarios que otros, en los que profundizaremos más adelante. No obstante, el profesional tratante será quien decida cuál de los dos medicamentos usar, considerando el diagnóstico preciso en cada caso.

De igual manera, la famotidina puede administrarse con comida, lo que representa una ventaja en los canes más renuentes a los medicamentos. Por su parte, la disponibilidad del omeprazol se ve afectada con los alimentos y se suministra con el estómago vacío.

Usos de famotidina en perros

Como puede intuirse en este momento, la famotidina se emplea en perros que presentan enfermedades asociadas con el impacto del ácido estomacal. De acuerdo con la ficha técnica del medicamento, es común que se recete en diagnósticos de diferentes tipos de gastritis, así como en los siguientes cuadros:

  • Úlcera duodenal.
  • Úlcera gástrica benigna.
  • Terapia para reducir la recidiva de la úlcera duodenal o gástrica benigna.
  • Síndromes hipersecretores como el de Zollinger-Ellison (afección en la que el organismo produce en exceso la hormona gastrina).
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico que no responde a dietas o antiácidos.
  • Esofagitis por reflujo gastroesofágico.


Por otro lado, estudios científicos de la Universidad de Hiroshima informan que la famotidina previene la reducción del flujo sanguíneo gástrico canino. En particular, el producido por los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el diclofenaco sódico.

Por otro lado, investigadores del Centro Nacional Cerebral y Cardiovascular de Suita, Okata, en Japón, sugieren un efecto cardioprotector del fármaco. Esto gracias a una mejora de la insuficiencia cardíaca en perros con la administración del producto. Como ves, sus aplicaciones en el ámbito veterinario son múltiples.

Dosis de famotidina en perros

La dosis de famotidina para perros debe ser calculada por el veterinario tratante. Esto lo hará basándose en el peso del animal, así como en el diagnóstico particular. Lo mismo ocurre con el tiempo de tratamiento y la frecuencia entre cada toma. La dosis recomendada está entre 0,1 miligramos y 1 miligramo de famotidina por kilogramo de peso. El profesional decidirá si se suministra una o dos veces al día.

Este es un medicamento que viene en comprimidos, los cuales se ofrecen antes de cada alimento o dentro de algún producto para evitar que el can lo rechace o se estrese (si es que tiene dificultades para ingerir fármacos). También viene en suspensión oral, es decir, un polvo al que se le añade agua para convertirlo en una especie de jarabe espeso.



Famotidina inyectable para perros

Aunque no es común, algunos veterinarios recetan la famotidina inyectable, una presentación que debe aplicarse solo por un profesional. Suele formularse en aquellos perros que han dejado de comer y se dificulta que tomen sus pastillas.

Almacenamiento del producto

Este medicamento no amerita condiciones especiales de almacenamiento, por lo que se puede resguardar a temperatura ambiente, sin exceder los 30 °C. Sin embargo, hay que tener presente que se debe proteger de la humedad y la luz. Además, de colocarlo en un lugar seguro, para evitar el alcance de niños y animales.

Contraindicaciones del medicamento

Como la mayoría de medicamentos de uso humano o de perros, la famotidina tiene sus contraindicaciones. Entre ellas, hay que considerar que interactúa con otros fármacos, así que si tu can consume alguno debes notificárselo al veterinario tratante de inmediato. También debes reportar los suplementos alimenticios o vitamínicos.

Asimismo, este medicamento está contraindicado en aquellos perros que han reportado alergia previa al fármaco o productos similares y que padecen enfermedades renales o hepáticas. Además, en aquellos canes de avanzada edad o con complicaciones de salud debe administrarse con cautela y bajo la estricta recomendación del profesional tratante.

Es necesario destacar que la famotidina no tiene contraindicaciones a la hora de suministrarse a perras en estado de gestación o lactancia. Sin embargo, debe administrarse con precaución y siguiendo las indicaciones del experto.

Efectos secundarios

Aunque la famotidina para perros tiene menos efectos secundarios que otros fármacos similares, pero pueden presentarse los siguientes:

  • Pérdida del apetito.
  • Diarrea y vómitos.
  • Piel y mucosas secas.
  • Hipotensión.
  • Disminución de la frecuencia cardiaca (cuando se administra vía intravenosa).

Por otro lado, hay que tener especial cuidado con los síntomas que nombraremos a continuación porque indican que hay una posible sobredosis. En ese caso, el tutor debe acudir en busca de atención veterinaria de forma urgente:

  • Nerviosismo.
  • Vómitos.
  • Taquicardia o aumento del ritmo cardiaco.
  • Colapso.
Un perro tomando pastillas.

¿Conocías los usos y riesgos de la famotidina para perros?

La famotidina es un medicamento de empleo común en perros que tienen problemas asociados con la cantidad de ácido estomacal anormalmente alta. Se usa tanto en humanos como en mascotas, pero hay una versión especial para cada uno.

Es un fármaco que tiene que utilizarse con cautela y siempre debe ser recetado por un experto. Recordamos que está completamente prohibido medicar a nuestras mascotas sin la aprobación de un profesional.

Te podría interesar...
Albendazol para perros: dosis y contraindicaciones
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Albendazol para perros: dosis y contraindicaciones

Pese a que el albendazol para perros ha caído en desuso, hay algunos veterinarios que siguen recetándolo como un antiparasitario interno.



  • Bersenas, A., Mathews, K., Allen, D., & Conlon, P. (2005). Effects of ranitidine, famotidine, pantoprazole, and omeprazole on intragastric pH in dogs. American Journal of Veterinary Research, 66, (3), 425-431.
  • Gollokner, R. (s.f.). Famotidine. VCA Animal Hospitals. Recuperado el 28 de enero de 2023, disponible en: https://vcahospitals.com/know-your-pet/famotidine
  • Hata, J., Kamada, T., Manabe, N., Kusunoki, H., Kamino, D., Nakao, M., Fukumoto, A., Yamaguchi, T., Sato, M., & Haruma, K. (2005). Famotidine prevents canine gastric blood flow reduction by NSAIDs. Alimentary Pharmacology Therapeutics, 21 (2), 55–59.
  • Henderson, A., & Webster, C. (2019). An in-depth look: The use of gastroprotectants in treating gastric ulceration in dogs. Compendium, 28(5).
  • Laboratorio CIMA. (2018). Ficha técnica. Recuperado el 28 de enero de 2023, disponible en: https://cima.aemps.es/cima/pdfs/es/ft/63319/FT_63319.html.pdf
  • Merck Sharp & Dohme. (2009). Tamin. Resumen de características del producto. Recuperado el 28 de enero de 2023, disponible en: https://botplusweb.farmaceuticos.com/documentos/2009/12/15/41476.pdf
  • Takahama, H., Asanuma, H., Sanada, S., Fujita, M., Sasaki, H., Wakeno, M., Kim, J., Asakura, M., Takashima, S., Minamino, T., Komamura, K., Sugimachi, M., Kitakaze, M. (2010). A histamine H₂ receptor blocker ameliorates development of heart failure in dogs independently of β-adrenergic receptor blockade. Basic Research in Cardiology, 105(6), 787-94.
  • Tolbert, K.,Bissett, S., King, A., Davidson, G., Papich, M., Peters, E., Degernes, L. (2011). efficacy of oral famotidine and 2 omeprazole formulations for the control of intragastric pH in dogs. Journal of Veterinary Internal Medicine, 25, 47-54.

Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.