Gastritis en perros

Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
9 enero, 2019
La gastritis en perros puede ser consecuencia de otras enfermedades, de parásitos intestinales, de la ingesta de sustancias o alimentos tóxicos o en mal estado, así como de cuerpos extraños no digeribles

La gastritis se caracteriza como un proceso inflamatorio de la mucosa gástrica, que puede ser aguda o crónica. No solo los seres humanos pueden verse afectados por ella, sino que la gastritis es una de las enfermedades gastrointestinales más comunes en los perros. A continuación, te contaremos más sobre los síntomas, las posibles causas y el tratamiento de la gastritis en perros.

Posibles causas de la gastritis en perros

Como hemos mencionado, la gastritis en perros puede ser aguda o crónica. La gastritis aguda se manifiesta de forma repentina y tiene corta duración. Ya los casos de gastritis crónica se desarrollan de forma progresiva y su manifestación es persistente.

Causas de la gastritis aguda en perros

Los casos agudos de gastritis en perros suelen estar asociados al consumo de sustancias o alimentos tóxicos, comida en mal estado o heces de otros perros. No obstante, también puede ser desencadenada por la ingestión de cuerpos extraños y no digeribles, como plásticos, juguetes, objetos del hogar, ropas o tejidos, etc.

Así mismo, la gastritis aguda puede estar relacionada a una infestación de parásitos intestinales. Eventualmente, se manifiesta como una consecuencia de enfermedades subyacentes, en especial de aquellas que afectan el hígado o los riñones.

Causas de la gastritis crónica en perros

Casi siempre, la gastritis crónica en perros deriva de casos agudos que no han sido tratados adecuadamente. Es ente caso, se observa que el proceso inflamatorio avanza y genera daños a largo plazo tanto en la flora intestinal como en la mucosa gástrica.

Sin embargo, los casos crónicos también pueden aparecer como consecuencia de otras enfermedades subyacentes, como el moquillo, el cáncer, el parvovirus, infecciones bacterianas o víricas.

Gastritis en perros: causas

Las alergias alimentarias también podrían conllevar a un caso crónico de gastritis en perros, principalmente si no son tratadas rápida y correctamente. Por otro lado, la exposición permanente o frecuente a ciertas sustancias químicas, medicamentos, pesticidas o alimentos tóxicos podría dañar severamente la mucosa gástrica de los canes.

Factores de riesgo

La alimentación y el estilo de vida son claves cuando hablamos de la gastritis en perros. Por un lado, una nutrición saludable y una rutina equilibrada son aspectos fundamentales para prevenir trastornos gastrointestinales. No obstante, una dieta y una rutina desequilibradas se tornan en grandes factores de riesgo para el desarrollo de numerosas patologías.

Por todo ello, los perros callejeros, que suelen alimentarse de desechos o alimentos en mal estado y consumir agua insalubre, representan la población más vulnerable a diversas enfermedades, inclusive la gastritis.

Pero los canes que tienen un hogar y una familia también pueden sufrir las consecuencias de una dieta inapropiada. Para evitarlo, es esencial que sus dueños ofrezcan una alimentación equilibrada y de buena calidad, además de eliminar los alimentos peligrosos de su dieta.

Síntomas de la gastritis en perros

Las primeras señales físicas asociadas a la gastritis en perros suelen ser el dolor abdominal y los vómitos. La intensidad del dolor abdominal suele variar según la evolución de la inflamación y el estado de salud del animal.

En los casos agudos, los vómitos suelen aparecer de forma repentina, mientras en la gastritis aguda se vuelven persistentes y severos. En ambos casos, es posible observar la presencia de bilis y sangre coagulada o fresca en el vómito del perro.

Gastritis en perros: síntomas

Además, la gastritis en peros puede venir acompañada de los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito y de peso.
  • Diarreas.
  • Salivación excesiva.
  • Deshidratación.
  • Sangre en las heces.
  • Debilidad, cansancio o letargo.
  • Mucosas amarrillas (en los casos de gastritis por ingesta de sustancias tóxicas).
  • Mucosas pálidas (cuando hay pérdida de sangre o una anemia asociada a la pérdida de apetito).

Tratamiento para la gastritis en perros

Al observar cualquier síntoma mencionado anteriormente, será esencial llevar a tu perro rápidamente a la clínica veterinaria. En caso de que se confirme un diagnóstico de gastritis, el veterinario recomendará el tratamiento más adecuado tras considerar el estado de salud del paciente y la evolución del proceso inflamatorio.

Por lo general, al inicio del tratamiento se recomienda retirar el alimento al perro por determinado plazo (de 12 a 48 horas). A continuación, el veterinario recetará una dieta apropiada, que será fundamental para aliviar el proceso inflamatorio y prevenir que los síntomas vuelvan a perjudicar la salud del animal.

También se pueden administrar analgésicos específicos para aliviar el dolor abdominal y mejorar la calidad de vida del perro. Si el perro ha ingerido algún cuerpo extraño, casi siempre es necesaria una intervención quirúrgica para removerlo de forma segura.

En caso de que se diagnostique alguna enfermedad subyacente, el tratamiento podrá incluir fármacos y prácticas médicas necesarias para controlar o erradicar sus síntomas.

Por esta razón, el diagnóstico y tratamiento de la gastritis en perros requiere atención veterinaria. Solo un profesional capacitado podrá verificar la causa del proceso inflamatorio y administrar un tratamiento apropiado para restablecer la buena salud del perro.