Dietas para perros ricas en proteínas: cuidados y consejos

Aitana Bellido · 11 octubre, 2018
De vital importancia para los canes, la dieta de estos debe estar compuesta al menos por un 22% de proteínas, si bien este porcentaje se supera ampliamente con las recetas propuestas en este artículo

Hay muchos aspectos de la nutrición de los perros que nos son desconocidos. Muchas veces, este desconocimiento puede llevar a que las mascotas no reciban los nutrientes necesarios y acaben acusando este desequilibrio a largo plazo. Las dietas para perros ricas en proteínas nos permitirán proporcionar a las mascotas los nutrientes que realmente necesitan.

La importancia de las dietas para perros ricas en proteínas

Podemos decir que los perros son animales omnívoros, es decir, que pueden alimentarse tanto de carne como de plantas u otros alimentos que no sean de origen animal, siempre y cuando haya un sano equilibrio en su dieta.

Las proteínas son unos de los nutrientes más importantes en la dieta de nuestra mascota. Son los componentes esenciales de las células y los tejidos, y desempeñan diversas funciones que permiten el correcto funcionamiento del organismo. Por ello, las dietas para perros ricas en proteínas son la mejor manera de garantizar la salud del animal.

Dado el gran tamaño de estas moléculas, el sistema digestivo de los animales, nosotros incluidos, las descompone en unidades más pequeñas denominadas aminoácidos. De los 22 aminoácidos resultantes de la síntesis de las proteínas, 10 son esenciales para los perros. A saber:

  • Arginina
  • Histidina
  • Leucina
  • Lisina
  • Metionina
  • Fenilalanina
  • Treonina
  • Triptófano
  • Valina
  • Isoleucina
Qué carne es mejor para tu perro

Cuando decimos que un aminoácido es esencial nos referimos a que el organismo no es capaz de sintetizarlo por sí mismo: necesita ingerir alimentos o suplementos que le permitan llegar a obtener estos aminoácidos.

Respecto a las grasas, también encontramos ácidos grasos poliinsaturados que son esenciales y que requieren ser incorporados en la dieta. Para los perros, el linoleico y el alfa-linoleico son los más importantes.

Los hidratos de carbono también son necesarios en la dieta de los animales. Sin embargo, muchas marcas de pienso optan por utilizar ingredientes de baja calidad, que proporcionan un exceso de energía y fomentan la obesidad de nuestra mascota o que incluso pueden llegar a provocar problemas digestivos. Para evitarlo, se recomienda escoger un pienso con carbohidratos solubles que permitan una mejor asimilación por parte del sistema digestivo.

Recetas para perros ricas en proteínas

El porcentaje mínimo de proteínas que debe ingerir un perro en su dieta es de un 22%. Tengamos en cuenta, sin embargo, que los perros pueden subsistir con este porcentaje, pero que para gozar de buena salud y para poder seguir desarrollándose correctamente necesitarán algo más que el mínimo recomendado. Con estas recetas para perros ricas en proteínas, este porcentaje está más que sobrepasado.

Comida para perros rica en proteínas

Las croquetas para perros pueden ser un aperitivo tanto nutritivo como saludable. Los ingredientes son los siguientes:

  • 2 1/2 tazas de harina de trigo
  • 1/2 taza de harina de maíz
  •  1 huevo batido
  • 3 zanahorias
  • 2 plátanos pelados
  • 1/3 de aceite vegetal
  • 1/2 taza de agua fría

Para hacerlas, precalentaremos el horno a 180 ºC y untaremos la bandeja con mantequilla. A continuación, moleremos la zanahoria junto con el plátano hasta formar una pasta homogénea. Después la mezclaremos con el huevo, el aceite y el agua lentamente. Sobre una superficie enharinada amasaremos la pasta resultante hasta que sea maleable. Las cortaremos a nuestro gusto y luego las meteremos al horno durante media hora.

Para hacer un pastel de carne bien cargado de proteínas necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • Aceite vegetal
  • 450 gramos de pavo picado
  • 1 cucharadita de perejil picado
  • 1/4 de cucharadita de jengibre molido

Para hacer la masa, necesitaremos:

  • 200 gramos de harina integral
  • 100 mililitros de aceite
  • 1 huevo grande batido
  • 50 gramos de Cheddar
  • Agua

El horno se precalentará a 180 ºC. En un bol se mezclarán la harina, el huevo y el queso, y se amasarán en una superficie enharinada. La masa se cortará en 16 discos y se pondrá la carne en su interior con una cuchara. Después solo queda meterlo todo en el horno durante aproximadamente media hora.