Instruir a un perro durante el paseo cotidiano

Yamila · 14 septiembre, 2018
Al instruir a un perro mientras pasea se consigue que la mascota sea equilibrada, disfrute de la experiencia y se eviten problemas

Seguramente lo has visto o experimentado: mascotas que tiran de la correa cuando están en la calle, o aquellos que salen corriendo sin prestar atención a las llamadas de sus dueños. También algunos ladran porque sí o intentan atacar a otros animales. Es muy importante instruir a un perro durante el paseo cotidiano. Te contamos cómo hacerlo en este artículo.

Instruir a un perro para el paseo: normas principales

Si recién llega el cachorro a casa y comenzaras a pasearle fuera, entonces es fundamental cumplir con algunas reglas básicas que permitirán paseos más divertidos y relajados:

1. Collar y correa

Ambos son imprescindibles cuando el animal es pequeño y no tiene experiencia. De esta forma, no se alejará demasiado de ti y podrás controlarle. Al principio es probable que tire mucho, pero con paciencia y dedicación lograrás que camine a tu lado ‘como es debido’. En algunos casos se recomienda el uso del arnés para evitar heridas o lesiones cervicales en el animal.

2. Control

Esto es fundamental para que todos lo pasen más que bien. El perro –sea un shar pei  o un dálmata– debe saber que tú eres quien controla la situación y no a la inversa. Debe caminar al lado de ti –ni delante ni detrás– siguiéndote el paso. Puedes recompensarlo con una golosina cuando se comporta de esa manera.

Cómo educar a un perro en el paseo

3. Calma

No hay que olvidar que los animales identifican las emociones de las personas. Por lo tanto, si estás calmado, tu mascota también lo estará. Evita excitarlo con palabras tales como ‘paseo’ o ‘calle’, ya que eso lo pondrá nervioso. Camina con pausa y disfruta del momento… ¡Él también lo hará!

4. Paciencia

Instruir a un perro no es tarea sencilla, lleva su tiempo, compromiso y esfuerzo, pero después se notan los resultados. Aprenderá día a día y, si le demuestras tu orgullo y lo elogias, sin duda querrá ser mejor a futuro.

5. Recompensas

¿Qué mejor manera de indicarle a tu perro que estás feliz con su accionar que dándole presentes? No hace falta que sean galletas o golosinas, pues con una caricia, una palabra amorosa o un rato más de juegos es suficiente.

Instruir a un perro para pasear sin correa

Una vez que lo anterior ha sido conseguido, tendrás que ponerle las cosas un poco más difíciles, siempre confiando de que podrá hacerse cargo de la situación. Llevar a tu perro sin correa quizás te parezca algo imposible, pero no lo es en lo absoluto.

Y lo mejor de todo es que, una vez que ‘domine la técnica’ y aprecie esa libertad de pasear sin ataduras, los paseos serán todavía más bonitos.

Cuando comienzas con este ejercicio, debes soltarle poco a poco. Puedes comprar esas correas con soga extensible de algunos metros, para que el animal piense que es libre y tú puedas seguir controlándole.

Elige un sitio amplio, y en lo posible cercado, para practicar las primeras veces. Su reacción será la de salir corriendo y, ante tanta alegría, puede cruzar la calle o golpear a personas que caminan por los alrededores.

Es muy importante elegir órdenes directas y concretas para que el animal entienda en qué momento debe regresar a tu lado y cómo caminar muy cerca de ti (como si tuviese correa). Con una palabra puede ser suficiente: vamos, camina, juega, etc.

Instruir a un perro para evitar peleas

En el paseo cotidiano solemos llevar a nuestra mascota a un parque o un espacio verde donde hay otros animales. Si bien la socialización es fundamental en el desarrollo del perro, también puede ocasionar problemas de conducta, principalmente si quiere atacar o morder a un ‘colega’.

Perros en el parque

A estas alturas tu mascota ya debería saber que tú eres quien manda y, por ende, cumplir tus órdenes. Sin embargo, a veces ‘se olvida’ de este detalle porque considera que hay un peligro inminente cerca (la presencia de otro perro).

Al principio no le quitarás la correa y dejarás que se acerque al ‘intruso’ poco a poco. Evalúa su reacción y su lenguaje corporal y mantente bien atento para saber cuándo alejarlo del foco de conflicto.

Instruir a un perro para el paseo cotidiano no es tarea sencilla, pero sí tiene muchas satisfacciones. ¡Por eso merece la pena el esfuerzo!