Síndrome del cachorro debilitado: cuidado con la deshidratación

Francisco María García · 16 diciembre, 2017

El llamado síndrome del cachorro debilitado engloba diversos cuadros clínicos que afectan principalmente a animales neonatos. Su desarrollo está asociado a la baja inmunidad que los cachorros presentan durante el periodo neonatal.

Infelizmente, existen altísimas tasas de mortalidad neonata, derivadas de diversos cuadros clínicos del cachorro debilitado. Se estima que más del 20% de los cachorros neonatos suelen fallecer gracias a los síntomas de dicho síndrome, y es que la mayoría llega a la clínica veterinaria con un estado de salud muy debilitado.

El periodo neonatal y la inmunidad de los cachorros

El periodo neonatal, en los perros, empieza con su nacimiento y se extiende hasta los 15 días de vida. Ya en los gatos, este periodo es más corto y termina alrededor del décimo día de vida del animal. Las primeras 24 horas de vida de un neonato es conocida como periodo perinatal.

Cachorro en el suelo durmiendo

Esta etapa se caracteriza por la inmadurez inmunológica, física y emocional ,que aparecen como un factor de riesgo para su supervivencia. Los cachorros son muy vulnerables a todo tipo de afección interna y externa, principalmente aquel animal que nace por último.

Resulta que el sistema inmunológico del pequeño can todavía no está preparado para defender su organismo, frente a los innumerables estímulos y microorganismos del ambiente.

Ello explica por qué el síndrome del cachorro debilitado se desarrolla tan rápidamente en el organismo de los animales neonatos. En este sentido, es preciso recalcar la importancia de tener en cuenta la prevención de estos cuadros sintomáticos.

Causas asociadas al síndrome del cachorro debilitado

Al tener un sistema inmunológico tan débil, los neonatos pueden desarrollar los síntomas del cachorro debilitado por múltiples causas. Algunas de ellas derivan de ciertas deficiencias del propio organismo del cachorro, y otras pueden ser heredadas de la madre durante la gestación, en el parto o al ser amamantado.

Causas internas al cachorro

  • Hipoglucemia.
  • Deshidratación.
  • Hipotermia.
  • Malformación congénita del tracto digestivo.
  • Deficiencia inmunitaria.
  • Parásitos internos (principalmente por ascaridiasis larvaria).
  • Infecciones bacterianas (con riesgo de septicemia).
  • Inflamación de las venas umbilicales (Onfaloflebitis).
  • Falta de oxígeno al nacer o trastornos del tracto respiratorio.
  • Moquillo neonatal.

Causas derivadas de la madre

  • Leche materna contaminada (por sustancias tóxicas, bacterias, o enfermedades como mastitis).
  • Baja producción de leche (hipogalactia materna).
  • Trastornos de comportamiento post parto (que llevan la madre a desinteresarse por amamantar sus cachorros).

Síntomas del síndrome del cachorro debilitado

Los signos del síndrome del cachorro deficiente se caracterizan por el decaimiento general y acelerado del cuadro de salud. El animal neonato suele presentar los primeros síntomas en las 96 horas posteriores al nacimiento.

Resumimos los principales síntomas del síndrome del cachorro debilitado:

  • Apatía.
  • Desnutrición y anorexia.
  • Dificultad o pérdida de la capacidad de succión de la leche materna.
  • Hipotermia.
  • Debilitamiento acelerado a partir del segundo o tercer día de vida.
  • Quejidos, llantos o gemidos constantes.
  • Desarrollo o agravamiento de la hipoglucemia.
  • Insuficiencia cardiorrespiratoria.
  • Convulsiones (principalmente antes de los 10 días de vida).

Tratamiento del síndrome del cachorro debilitado

Al principio, el tratamiento consiste en combatir los síntomas que el animal presenta, principalmente la desnutrición y la deshidratación.

El animal suele recibir suero glucosado por vía venosa u oral cada cuatro o seis horas, para así paliar rápidamente la deshidratación. Además, para combatir la hipoglucemia, pueden ser administrados productos glucosados naturales, como la miel. La dosis suministrada, en todos los casos, dependerá del peso y del estado de salud de cada animal.

También es fundamental mantener la temperatura corporal del cachorro estable para evitar cuadros de hipotermia.  Cuando se diagnostica la presencia de parásitos internos, el tratamiento incluye también la desparasitación.

Cachorros en brazos de peronas

Normalmente, el cachorro afectado es separado de la madre y de los demás hermanos para recibir el tratamiento. Sin embargo, si la leche materna presenta contaminación o si la hembra no produce suficiente leche, el tratamiento engloba a los demás cachorros.

Es importante que la alimentación del cachorro cuente con una perra ‘ama de leche’ saludable o con los preparados comerciales (la ‘leche en polvo’ fortalecida para cachorros).

Síndrome del perro debilitado: ¿es posible prevenir?

Felizmente, podemos intervenir para prevenir la aparición de los síntomas del cachorro debilitado en los neonatos. Para ello, debemos tomar una serie de precauciones con las que evitar cuadros de hipotermia, deshidratación, hipoglucemia y desnutrición, tales como:

Mantener la temperatura y la humedad del ambiente (principalmente en zonas más frías y durante el invierno).

  • Controlar la alimentación y el comportamiento de los neonatos.
  • Realizar visitas periódicas al veterinario para asegurar el cuadro de salud de los cachorros y de la madre.
  • Verificar la calidad y la cantidad de la producción de leche materna.
  • Pesar regularmente los cachorros para asegurar su adecuada ganancia de peso.
  • Verificar si todos los cachorros son amamantados adecuadamente por la hembra.
  • Proporcionar una adecuada medicina preventiva a la madre y a los cachorros durante toda su vida.

Vale la pena recordar que este artículo tiene un carácter meramente informativo. Es indispensable recurrir al veterinario para diagnosticar y tratar debidamente el síndrome del cachorro debilitado y demás patologías.

Fuente de la imagen principal: Brian Brooks