¿Cuándo llevo a mi mascota al veterinario?

Eugenio Fernández · 27 diciembre, 2017
Acudir al especialista es clave para asegurarnos de que año a año nuestro amigo animal se encuentra en buenas condiciones, y para ello debemos saber cuáles son los plazos o los síntomas que deberíamos reconocer para que la vida de nuestro compañero no corra peligro y sea lo más placentera posible

Mucha gente desconoce cuándo debe llevar a su mascota al veterinario, o la importancia de ello. Las visitas al veterinario son vitales para la salud de nuestros amigos caninos y nos permitirán establecer un seguimiento clave para su bienestar.

¿Cuándo llevo a mi mascota al veterinario si está sana?

Algunos dueños creen que no es necesario llevar a su mascota al veterinario si esta no muestra signos de enfermedad; sin embargo, esto es fundamental. Como es lógico, siempre que adoptemos o adquiramos una nueva mascota, deberemos pasar por el veterinario para establecer un plan sanitario acorde a la especie y edad del animal, comprobar si las vacunas están en regla y desparasitarlo.

Ello depende en buena parte de nuestro ritmo de vida y el de nuestra mascota, además de su especie y otras variables. Posteriormente, lo normal y recomendable es llevar a tu mascota una vez al año al veterinario, pues algunas enfermedades tienen vacunas obligatorias que deben renovarse.

Además, siempre es recomendable que el especialista compruebe su estado de salud para no encontrarnos con una sorpresa en forma de urgencias. Así, deberemos tener especial cuidado en aquellas zonas donde tenemos enfermedades endémicas como la leishmaniosis canina.

Visita de la mascota al veterinario: husky

Como es lógico, siempre que adoptemos o adquiramos una nueva mascota, deberemos pasar por el veterinario para establecer un plan sanitario acorde a la especie y edad del animal, comprobar si las vacunas están en regla y desparasitarlo.

¿Cómo saber si mi mascota está enferma?

Descubrir que a nuestra mascota le achaca una enfermedad puede ser complicado, especialmente si se tratan de procesos subclínicos que no muestran una gran sintomatología. Es por ello que, ante la más mínima sospecha, es necesario llevar a tu mascota al veterinario.

Sin embargo, jugamos con una ventaja, y es que nosotros mismos conocemos muy bien a nuestras mascotas. Ello se debe a que los dueños somos especialmente sensibles a cambios en la conducta o el aspecto de nuestra mascota, como puede ser que nuestro perro coma menos o el estado del plumaje y muda en loros.

Visita de la mascota al veterinario: pastor alemán

Es de vital importancia no realizar diagnósticos por nuestra cuenta; puede ser interesante tratar de aprender, pero a título informativo, ya que los diagnósticos y tratamientos de nuestra mascota deben ser realizados por una persona titulada y formada en el tema, en este caso el veterinario. Esto evitará que hagamos tratamientos caseros que no surtirán efecto o que podrían poner en peligro su salud.

Cambios en nuestra mascota

Existen algunos signos que nos pueden alertar de un cambio en el estado de salud de nuestra mascota. En cuanto al comportamiento, la apatía, la somnolencia, la falta de apetito o muestra de dolor deben llamar nuestra atención.

Hay que puntualizar que todo depende de la especie: por ejemplo, el conejo no muestra apenas signos de enfermedad hasta que esta es muy grave. Por lo tanto, tenemos que tener muy en cuenta que en estas especies son de vital importancia las visitas periódicas rutinarias.

Cualquier cambio en el aspecto del animal puede hacer saltar las alarmas: pérdidas de peso, hinchazones o irritaciones cutáneas, alteraciones en la boca o en los ojos pueden parecernos poco importantes; sin embargo, es recomendable que si sospechamos de una patología, adelantemos la visita rutinaria.

Las alteraciones en el apetito y la sed, o en la frecuencia con la que el animal defeca u orina, como es el caso de la poliuria, también son muy importantes; y esto es algo para lo que el dueño es la persona idónea para evaluarlo. Estar atento a todo esto garantizará la salud de nuestra mascota y hará que las visitas al veterinario sean más efectivas, y es que, como dice el refrán, más vale prevenir que curar.

Es de vital importancia no realizar diagnósticos por nuestra cuenta; puede ser interesante tratar de aprender, pero a título informativo, ya que los diagnósticos y tratamientos de nuestra mascota deben ser realizados por una persona titulada y formada en el tema, en este caso el veterinario.