Cómo criar a un cachorro que no tiene madre

Alba Muñiz 10 diciembre, 2015

Si te encuentras ante la situación de tener que criar a un cachorro que no tiene madre, no desesperes. Con paciencia y dedicación seguramente podrás sacar adelante al peludito y proporcionarle todos los cuidados necesarios para que crezca sano y feliz.

Primeras recomendaciones para criar a un cachorrito

cachorro lloriquea

Ten en cuenta que un perrito saludable:

  • Está gordito y fuerte
  • No lloriquea en exceso
  • Duerme la mayor parte del tiempo

Entonces, para conseguir una crianza exitosa del can huérfano, debes tener en cuenta estos 4 pilares:

  • Nutrición adecuada
  • Higiene
  • Temperatura y humedad reguladas
  • Prevención de enfermedades

Criar un cachorro huérfano es un hermoso desafío que puedes llevar adelante con paciencia, dedicación y amor.

Cómo alimentar al cachorro

Para poder cubrir las necesidades nutricionales del animalito debes utilizar una leche especial para cachorros huérfanos. Puedes adquirir alguna de las distintas marcas que se comercializan o también puedes elaborar una receta casera.

En cualquiera de los casos, no dejes de consultar al veterinario para que te asesore sobre la forma correcta de alimentar al peludín de acuerdo a su tamaño, raza o condiciones físicas.

Para suministrar la leche puedes utilizar:

  • Mamaderas (diseñadas especialmente para cachorros o, en su defecto, las empleadas para bebés prematuros)
  • Jeringas
  • Goteros

Consejos a la hora de alimentar al perrito

Los primeros tres días de vida, el cachorro debe ser alimentado cada 2 horas. Luego, debes hacerlo cada 3 horas, hasta que cumpla una semana. De ahí en adelante deben comer cada 4 horas durante el día y una vez más durante la noche.

A partir de la 3ª semana, el can puede empezar a ingerir alimentos remojados en leche, aunque debes continuar con las mamaderas. Durante la 6ª semana, ya comenzará a ingerir alimentos sólidos.

Además, ten presente estos temas:

  • La leche debes guardarla en la nevera y suministrarla tibia. Lo que no utilices pasadas las 48 horas, deséchala
  • Lava y seca la mamadera antes de utilizarla
  • Haz que el animalito eructe durante y después de alimentarlo, como lo harías con un bebé humano

Cómo ayudar al peludín a hacer sus  necesidades

Un perrito recién nacido debe ser estimulado para orinar y defecar, ya que el músculo que realiza estas funciones todavía no está desarrollado. Es por eso que las perras los lamen en la zona del ano y de los genitales.

Ante la ausencia de la mamá biológica, debes frotar con suavidad al cachorro con un algodón humedecido, antes o después de haberlo alimentado.

A partir de los 21 días, los animalitos comenzarán a hacer solos sus necesidades.

Un cachorro debe crecer en un ambiente cálido

Autor: Scott Kinmartin
Autor: Scott Kinmartin

Un perrito bebé no conserva bien el calor. Por eso debes proveerle un ambiente con la temperatura y la humedad adecuada. Puedes valerte de fuentes calóricas extras como una lámpara, una bolsa o botella de agua caliente o una manta eléctrica. Eso sí, ten especial cuidado de que no se queme.

Además, es de suma importancia que lo mantengas aislado del frío del suelo y alejado de las corrientes de aire. Y, por supuesto, debes proporcionarle una camita cómoda y limpia para que pueda descansar de manera confortable.

Para que no se sienta solo y llore en consecuencia, puedes colocar un reloj de manecillas dentro de su cama, como una forma de simular los latidos del corazón de su mamá.

Otros temas a tener en cuenta para criar a un cachorro que no tiene madre

Los cachorritos están expuestos a un riesgo mayor de padecer enfermedades infecciosas, como el moquillo y el parvovirus, sobre todo si no recibieron calostro de la leche materna. Por eso, es importante que controles su estado general de salud y que cumplas el plan de vacunación que indique el veterinario.

Ten en cuenta, además, los siguientes temas a la hora de cuidar al cachorrito huérfano:

  • Estimúlalo mental y físicamente. Despiértalo para comer y para jugar.
  • Cuando pueda sostenerse en sus cuatro patas, acarícialo desde la cabeza hasta la cola simulando los lamidos de la madre. Así aprenderá más fácilmente a caminar.
  • Es recomendable una socialización temprana. A partir de la 5ª semana, debe empezar a acostumbrarse a los movimientos y ruidos habituales de la casa y a la presencia de otras personas y animales.
Te puede gustar