¿Es posible que los perros sean homosexuales?

26 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
A menudo observamos a algunos ejemplares de perros que tienen comportamientos sexuales poco comunes: machos que parecen querer ponerse sobre otros machos e incluso actitudes muy cariñosas con las piernas de los dueños; ¿pueden los perros ser homosexuales?

El comportamiento de los perros suele suscitar curiosidad y algunas actitudes pueden resultar especialmente extrañas. Por ejemplo, al percibir que un perro o perra monta a otro can de su propio sexo, muchos dueños se preguntan si es posible que los perros sean homosexuales.

La homosexualidad en el reino animal es un tema complejo; todavía nos queda mucho por comprender sobre la naturaleza y el comportamiento de las especies. No obstante, a continuación analizamos si los perros pueden o no ser homosexuales.

¿Existe la homosexualidad entre los animales?

Hace muchas décadas que numerosos científicos intentan contestar a esta pregunta. Lógicamente, para saber si los animales pueden ser homosexuales, ha sido necesaria una detallada observación de su comportamiento.

Estas investigaciones han permitido, y siguen permitiendo, derrumbar muchos mitos sobre la sexualidad animal. Por ejemplo: las clásicas teorías evolutivas nos han llevado a creer que los animales practican sexo con la única finalidad de conservar su especie.

Según esta lógica, las relaciones entre individuos del mismo sexo parecían carecer de sentido, ya que jamás podrían generar crías. Pero en la actualidad se sabe que no solo el hombre tiene relaciones sexuales por ‘placer’.

Muchas otras especies del reino animal, como delfines, chimpancés e inclusive los perros, también practican sexo sin la finalidad reproductiva; simplemente para atender un deseo o necesidad de su organismo.

Todo esto cambia rotundamente la concepción de que las relaciones entre individuos del mismo sexo serían ‘ilógicas’ en el reino animal. Y, de hecho, hay muchos relatos sobre comportamientos ‘homosexuales’ en diferentes animales; es el caso de los macacos japoneses, los pandas y los bonobos.

¿Pero ello significa que existen animales homosexuales?

El hecho de que los animales puedan practicar sexo o estimularse con individuos del mismo sexo no significa que sean homosexuales. La homosexualidad es un concepto inventado por el hombre para designar relaciones o comportamientos humanos.

Los animales y su estructura social no se rigen por los mismos códigos que la sociedad humana, por lo que comparar nuestra sexualidad o imponer nuestro lenguaje para explicar su naturaleza resultará siempre limitador y poco eficaz.

Entonces, ¿no es posible que los perros sean homosexuales?

Si nos preguntamos si los perros pueden practicar sexo o estimularse sexualmente con un individuo del mismo sexo, sobre todo si están en periodo de celo, la respuesta es ‘sí’. Pero si nos cuestionamos si es posible que los perros sean homosexuales o gays, esto no es en principio posible.

Perros homosexuales

El hecho que un perro o una perra pueda expresar libremente su instinto sexual con un can del mismo sexo no significa que tenga rechazo por el sexo opuesto o que prefiera relacionarse con individuos del mismo sexo. Simplemente significa que su sexualidad no se determina ni se limita por los términos inventados por el hombre.

El instinto sexual es parte esencial de la naturaleza canina y cada perro puede expresar su deseo sexual de diferentes maneras. Lógicamente, como dueños, debemos ser conscientes sobre la importancia de prevenir camadas indeseadas y combatir la sobrepoblación callejera.

De ninguna manera ello significa reprimir o castigar determinados comportamientos de nuestras mascotas por pensar que están vinculados al deseo sexual. Solo debemos adoptar un efectivo control reproductivo, como la esterilización o la castración.

Si los perros no pueden ser homosexuales, ¿por qué mi perro monta a otro perro?

Esta pregunta es asombrosamente común entre los dueños y está relacionada con la falta de conocimiento sobre el comportamiento canino. El hecho de que un can monte a otro ejemplar del mismo sexo no necesariamente tiene un contexto sexual.

Perra en celo monta al macho

En los cachorros, por ejemplo, este es un comportamiento natural que es parte de su aprendizaje en esa fase tan activa de su vida. Durante su infancia, los pequeños deben aprender a ser y comportarse como perros, por lo que ‘ensayan’ muchas conductas adultas con sus hermanos.

En los perros adultos, el acto de montar constantemente puede ser un indicativo de estrés. Tu perro necesita estimular su cuerpo y su mente diariamente para canalizar su energía de forma positiva y mantener un comportamiento equilibrado.

El sedentarismo y la falta de estimulación mental pueden favorecer el desarrollo de problemas de conducta. Incluso la monta puede ocurrir naturalmente durante una sesión de juegos.

Por último, un perro puede montar a otro perro, o incluso a objetos, para aliviar alguna molestia en sus genitales o en su sistema urinario. Y esto puede generarnos cierta confusión cuando lo observamos.

Las enfermedades degenerativas que generan dolor en las extremidades traseras también pueden llevar a este comportamiento. Por ello, si tu perro intenta montar todo lo que ve, te recomendamos llevarlo al veterinario.