El periquito callopsite: una mascota extraordinaria

16 mayo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
También llamado ninfa o carolina, el periquito callopsite es una preciosa ave y una mascota habitual que proviene del continente australiano

Hoy vamos a hablar sobre una mascota alada cada vez más común: el periquito callopsite, al que también conocemos con el nombre de cacatúa ninfa o carolina. Si quieres saber más sobre sus características, alimentación y cuidados, no te pierdas lo que viene a continuación.

Origen del periquito callopsite

El nombre científico de este animal es Nymphicus hollandicus. Dentro de las aves, se engloba dentro del género Psittaciformes, que incluye a los loros, los papagayos y las cacatúas. Nos encontramos ante el único representante del género Nymphicus.

El periquito callopsite proviene de la zona interior de Australia, y su hábitat en estado salvaje se reduce a zonas abiertas con poca densidad de vegetación. En algunas ocasiones se las puede observar cerca de zonas agrícolas.

Características generales

En cuanto al tamaño, se puede decir que estamos ante un ave de tamaño medio, que no suele superar los 35 centímetros de alto y ronda los 100 gramos de peso.

Por encima de todo, destaca su cresta erguida, formada por plumas de color amarillo, y las manchas anaranjadas que presentan en las mejillas. Las plumas de la cola suelen ser muy largas y, en ocasiones, suponen hasta la mitad del tamaño total.

El plumaje del cuerpo tiene muchas variaciones, aunque el que suele predominar es el gris intercalado con rayas blancas. Asimismo, existen diferencias de coloración entre machos y hembras.

Periquito callopsite: origen

Una mascota excelente

A pesar de su origen remoto, hoy en día el periquito callopsite se ha extendido como mascota habitual por todo el mundo. Esto se debe, en parte, a que son animales dóciles y cariñosos.

Si se educan desde edad temprana, pueden llegar a establecer una fuerte conexión con sus dueños. Si somos lo suficientemente pacientes, podremos incluso enseñarles a decir algunas palabras o imitar ciertos sonidos.

Siendo animales adaptados a la vida gregaria, es interesante tener en casa una pareja de cacatúas ninfa o incluso de otras especies de periquito. Si, por el contrario, ya tenemos aves más grandes en casa, como un loro, debemos evitar que ambas especies estén en la misma jaula.

Alimentación del periquito callopsite

Si queremos que nuestra mascota crezca sana, la dieta que le suministremos tiene que ser lo más parecida posible a la de los ejemplares en libertad. Por lo tanto, no deben faltar las semillas, verduras de hoja verde y algunos frutos. Otro aspecto importante es la cantidad: si bien varía en función del peso de nuestro periquito, no debe sobrepasar el 14 % del peso total del animal.

Periquito callopsite: cuidados

La dieta debe basarse en dos bases fundamentales: una parte de alimentación seca –mijo, alpiste, lino, arroz, cañamón– y otra húmeda, donde podemos incluir lechuga, apio, rúcula o incluso canónigos. Ocasionalmente, podemos ‘premiar’ al periquito callopsite con pipas de girasol, zumo de frutas o cereales sin azúcar.

Cuidados básicos

Si queremos que nuestra mascota viva feliz, debemos procurar que la jaula sea lo suficientemente grande como para que pueda estirar sus alas sin problema. Al periquito callopsite le gusta jugar, moverse y aletear, de ahí que sea recomendable adquirir una jaula de dimensiones generosas.

Otros puntos a favor son incluir varias perchas para que el animal pueda moverse con libertad, y también disponer de varios juguetes como columpios, cascabeles o tiras de cuerda de colores llamativos.

En cuanto a la higiene, no requieren de ningún tratamiento especial, más allá de mantener la jaula limpia diariamente. Asimismo, es importante limpiar y cambiar el agua del bebedero, para mantener a los agentes biológicos indeseados a raya.

Por su parte, el veterinario puede ayudarnos a algunas tareas como el limado de pico o el corte de uñas. Todo esto, combinado con una alimentación de calidad, mantendrá nuestra mascota en unas condiciones ideales.

  • Spoon, T. R., Millam, J. R., & Owings, D. H. (2006). The importance of mate behavioural compatibility in parenting and reproductive success by cockatiels, Nymphicus hollandicus. Animal Behaviour71(2), 315-326.
 
  • Pizzey, G. (1991). A field guide to the birds of Australia (No. 598.2 (94) PIZ).