El gaur: conservación y hábitat

María Eugenia Thomas · 4 abril, 2019
Su fuerte e imponente figura no es obstáculo para el gaur; se caracteriza por ser un animal ágil, de carácter tímido y muy cauteloso frente a otras especies, incluidos los humanos

El gaur es una gran especie silvestre relacionada con el ganado, búfalos, bisontes y yaks. Su altura en los hombros alcanza los dos metros y la longitud de su cuerpo desde la cabeza hasta la grupa se extiende a tres metros. Un gaur macho maduro posee un abrigo negro y elegante, mientras que las hembras y los jóvenes tienen un abrigo marrón.

Los cuernos del gaur en ambos sexos son de color amarillo con puntas negras, y se curvan hacia el cielo. Estos cuernos pueden crecer hasta 80 centímetros de longitud. A diferencia de las vacas domésticas comunes, debajo de sus cuellos los gaurs tienen una papada de piel, que se extiende desde la garganta hasta las patas delanteras. Como adultos, pesan entre 700 y 1000 kilos.

Hábitos alimenticios del gaur

La hierba verde es el principal alimento básico para el gaur. Sin embargo, también se alimenta de flores, anacardos, corteza de teca, brotes de bambús jóvenes, hierbas, arbustos y frutas. Se alimenta pastando en las llanuras durante el día, o entre árboles y hierbas leñosas.

El tiempo óptimo de alimentación para el gaur es temprano por la mañana y por la noche. Sin embargo, cuando su hábitat se ve perturbado por las actividades humanas, en esos momentos pueden volverse más nocturnos y tomar su alimento durante la noche.

Ubicación geográfica del gaur

La India es el país que tiene la mayor población de gaurs en el mundo. No obstante, países como Myanmar, Bangladesh, Bután, Camboya, Vietnam, Tailandia, Malasia, Nepal y China también tienen importantes poblaciones de gaur. En estos países los hábitats del gaur se encuentran en rocas, bosques, colinas con hierba en sus cumbres o en llanuras cubiertas de hierba.

Gaur: ubicación geográfica

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), el gaur es una especie vulnerable, ya que solo un estimado de 13 000 a 30 000 individuos se han contar a nivel mundial. La UICN informa que sus poblaciones han disminuido en un 70 % en las últimas tres generaciones en Indochina, Malasia, China y Myanmar.

La disminución se atribuye a la caza de carne salvaje, el comercio de cuernos de gaur en el sudeste asiático, la pérdida de hábitat debido a la invasión humana y los brotes de enfermedades bovinas. La aparición de la peste bovina y la fiebre aftosa, que a menudo se transmiten desde el ganado doméstico, han sido unas de las causas de muerte que aniquilan a más gaurs en el mundo.

Comportamiento

Una manada de gaurs puede tener de 5 a 20 miembros aproximadamente. Cada rebaño es dirigido por un toro dominante, con varias hembras a cuestas. Los toros más jóvenes se agrupan en tropas de solteros, pero los toros muy viejos llevan vidas solitarias. Cada rebaño puede tener un alcance de 48 000 metros cuadrados.

Cuando son amenazados, el toro gaur ataca a sus oponentes desde sus costados. Baja su cabeza y su parte posterior, y luego golpea con gran fuerza desde el costado con sus cuernos. Aunque es un animal enorme, el gaur se mueve rápidamente.

Gaur: conservación

Su llamada de alarma se basa en un resoplido silbante. Generalmente, resulta difícil para los humanos acercarse a una manada de gaur, ni siquiera a un individuo que se encuentre solo, ya que es un animal tímido y cauteloso.

Hábitos de reproducción

La madurez sexual para el gaur comienza entre los dos y tres años de edad, de acuerdo con las investigaciones más recientes. Las hembras gaur dan a luz a intervalos de 12 a 15 meses. La reproducción se produce durante todo el año, pero las temporadas pico de apareamiento se producen en los meses fríos.

Un gaur macho, por lo general desapegado, va en busca de hembras receptivas mientras hace llamadas de apareamiento en tonos que van de resonantes a tonos suaves y claros. Los toros de gaurs más grandes tienen ventajas sobre los más pequeños. Cuando se aparea, el toro gaur resuena en un tono alto, y es que puede escucharse incluso a 1,6 kilómetros de distancia.

El período de gestación de los gaurs, por lo general, dura entre 270 y 280 días, después de lo cual nace una sola cría que pesa alrededor de 22 kilos. El tiempo de vida promedio de los gaurs se estima en unos 30 años.