¿Cómo saber si soy el líder de la manada?

Hay algunas teorías, un tanto vetustas algunas, que explican que para alcanzar una buena relación cotidiana con tu perro le debes hacer saber con toda claridad que tú eres el líder de la manada.  ¿A ti te interesa serlo?

Qué significa ser líder de la manada

Seguramente te habrás ganado el título de líder de la manada si has conseguido que tu perro entienda claramente que, en tu casa, es el último orejón del tarro. Esto lo podrás corroborar, por ejemplo, si logras que:

perro y hombre caminando

  • No reclame comida hasta que tú te dignes a dársela, y eso será siempre después de que todos los humanos del hogar se hayan alimentado y solo si está tranquilo.
  • Ni se le ocurra traspasar una puerta antes que tú  y mucho menos ir delante de ti durante los paseos.
  • Comprenda que no recibirá demostraciones de afecto de tu parte salvo cuando a ti te plazca hacerlo y que eso jamás ocurrirá si encima se muestra ansioso y demandante.

Pero la pregunta del millón es: ¿para eso quieres un perro?

¿Cómo educo a un perro? ¿Debo dejarle en claro que soy el líder de la manada? ¿Tengo que mostrarme frío y distante con él para que respete mi autoridad? Antes de plantearte estas preguntas quizá debas responderte para qué quieres tener una mascota.

¿Por qué tenemos mascotas?

Se supone que uno decide compartir su vida con una mascota como una forma de dar y recibir afecto, contar con una compañía, elegir cuidar a otro…

Pero ¿dónde queda la frase del perro como mejor amigo del hombre si lo que hacemos con el animal es transformarlo en víctima de ese actitud tan humana de ejercer dominación sobre el supuestamente más débil?

Es como si te desquitaras con el perro porque tu jefe es un déspota o tu pareja hace lo que quiere y no lo que tú pretendes que haga. Pero ¿qué culpa tiene tu peludo como para ser el depositario de tus ansias de demostrar que eres el macho o la hembra Alfa?

¿Sirve de algo ser líder de la manada?

Entonces debes plantearte seriamente si en realidad sirve de algo ser el líder de la manada. ¿Quieres de verdad serlo? Lo ideal es que, tanto con tu mascota como con las personas con las que convives, se establezcan reglas claras, coherentes y precisas de convivencia.

Y si bien es cierto que tu perrito puede llegar a presentar problemas de conducta, suponer que lo hace solo para demostrarte que es él el que manda o porque quiere desafiar tu autoridad suena bastante ridículo y lineal.

Así que si tu peludo rompe cosas de la casa, defeca en cualquier lado o incluso se muestra agresivo, quizá la respuesta habría que buscarla mejor por el lado de que:

  • Tiene temores o traumas no resueltos.
  • Está estresado por situaciones puntuales.
  •  Sufre en demasía cuando se queda mucho tiempo solo.

La teoría de la dominación ya pasó de moda

Es verdad que hoy en día algunos que se proclaman especialistas en comportamiento animal siguen haciendo su negocio con eso del macho Alfa y la dominación.

Pero la realidad es que estas teorías -si bien estuvieron en boga hace un tiempo- ya se están dejando de lado porque investigaciones posteriores demostraron que carecen de base.

Y aunque los lobos –famosos por vivir en manadas- sean los ancestros de los canes domésticos, también es cierto que entre ellos y tu peludo hay siglos de evolución y de cambios generados por la convivencia del perro con el hombre.

¿Tu perro te ve cómo el líder de su manada?

pitbull hombre

Lo ideal es, entonces, que  sin caer en el error de humanizar a tu peludo, lo eduques en reglas básicas de comportamiento como para que las cosas funcionen bien entre todos los miembros de la familia.

Y si surge algún problema de conducta, trata de encontrar el origen y no dudes en recurrir al consejo de profesionales serios en la materia.

Por lo demás, disfruta de tu mascota, que seguramente te ve como el sujeto de su afecto y no debe tener ni idea de qué significa ser líder de la manada y, por eso mismo, no pretende arrebatarle ese título a nadie.

Categorías: Consejos Etiquetas:
Te puede gustar