El cuscús moteado: características, hábitat y reproducción

En Australia existen varias especies de marsupiales arborícolas que merecen la pena conocer. Aquí tienes a uno de los más curiosos y adorables.
El cuscús moteado: características, hábitat y reproducción
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 16 octubre, 2022

Son muchos los animales que habitan las copas de los árboles, pero no las páginas de los libros. Es el caso del cuscús moteado, un marsupial arborícola que, al igual que la mofeta, es capaz de liberar un olor fétido para alejar a los depredadores.

Cuando se piensa en marsupiales arborícolas, rara vez aparecen ejemplos más allá del koala. Aquí tienes una muestra más de que la naturaleza esconde sorpresas para todos aquellos que deciden ir más allá de la superficie del conocimiento popular.

Taxonomía y características del cuscús moteado

El cuscús moteado ( Spilocuscus maculatuspertenece a la familia Phalangeridae y al orden Diprotodontia. Aunque se le confunde a menudo con un primate, en realidad está más emparentado con la zarigüeya.

Se trata de un mamífero marsupial que pesa 3-6 kilogramos y mide alrededor de medio metro. Los machos son más grandes que las hembras, pero esta no es la única muestra de dimorfismo sexual: mientras que ellos son blancos con manchas rojizas o marrones, los ejemplares femeninos son blancos en su totalidad.

También presentan una cola prensil que les permite amarrarse a las ramas de los árboles y moverse con mayor agilidad. Poseen también extremidades cortas y fuertes, con manos de 5 dedos y garras fuertes para peinarse y asirse a los troncos de los árboles.

Hábitat

Este animal es endémico de Australia y Nueva Guinea, donde habita bosques y selvas de climas tanto húmedos como secos. Tanto unos como otros no deben encontrarse a gran altura, pues el cuscús moteado solo se mueve en rangos de 500-1000 metros sobre el nivel del mar.

También ha sido avistado en bosques de manglares de agua dulce o salada.

Es común encontrar que este rango geográfico también lo comparta con el cuscús común del sur (Phalanger mimicus) y la zarigüeya cola de cepillo (Trichosurus vulpecula). Muchas de las confusiones proceden de esta cohabitación.

Alimentación del cuscús moteado

A pesar de que se trata de una especie omnívora, la dieta del Spilocuscus maculatus  es esencialmente folívora. Suele consumir hojas de helechos, plantas trepadoras, ficus o piper betle. Suele ser selectivo y preferir los brotes y las hojas jóvenes.

De manera más ocasional y poco frecuente se le puede encontrar consumiendo frutos inmaduros, especialmente el coco. También consume frutos de plantas de la familia Pometia y pequeños vertebrados o insectos muy poco a menudo.

Comportamiento

El cuscús moteado es un animal de hábitos nocturnos y exclusivamente arborícolas. Durante el día duerme en el dosel del bosque, donde se oculta con follaje para que sus depredadores no les encuentren.

También se ha documentado que nunca se agrupan, salvo para procrear. Cada ejemplar es solitario y tiene su propia área de forrajeo y descanso. Cuando se encuentran, a menudo tratan de echarse mediante agresiones, en especial si se trata de machos.

Se comunican mediante un repertorio de llamadas y vocalizaciones. No existe mucha investigación al respecto, pero se han documentado silbidos, chillidos y chasquidos. Las hembras hacen una llamada específica durante la época de reproducción para encontrar pareja.

Reproducción del cuscús moteado

Esta especie no tiene un periodo de reproducción específico, de forma que se reproducen a lo largo del año. Los machos se reproducen con varias hembras (poliginia) y es el único momento en el que comparten espacio con otros ejemplares.

El tamaño de la camada no suele ser alto, pues la disponibilidad de alimentos en el medio influye en la capacidad reproductora del cuscús moteado. Lo normal es que se reproduzcan una sola vez al año y no tengan más de una cría.

Las hembras tienen un ciclo estral de 28 días.

El período de gestación de la hembra dura de 20 a 42 días. En el momento del parto, la cría se quedará dentro del marsupio, mamando hasta que tenga un tamaño adecuado para salir. Esto ocurre a los 5-7 meses de edad. A partir de ese momento, la madre llevará a su cría a la espalda hasta que sea independiente.

Estado de conservación

Spilocuscus maculatus.

El Spilocuscus maculatus se encuentra actualmente en estado de preocupación mejor (LC) según la IUCN. La población es estable y no se encuentra fragmentada. No obstante, se encuentra indexada en el apéndice II del CITES.

A pesar de que la población no parece estar en peligro, se le otorga el estatus de preocupación debido a una mezcla de factores. El primero de ellos es la baja tasa de reproducción que tienen, de tan solo una cría al año y cuando los recursos lo permiten. El segundo es la caza de la población local para el consumo de su carne y la venta de sus partes.

Por suerte, varios ejemplares viven en zonas protegidas, donde se pueden estudiar sus poblaciones y seguir ampliando los conocimientos sobre la especie. Aun así, no se deben abandonar las acciones por su conservación, ya que son animales susceptibles de estar en peligro en cualquier momento.

Te podría interesar...
Todo sobre el gallito de las rocas: hábitat, reproducción y características
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Todo sobre el gallito de las rocas: hábitat, reproducción y características

El gallito de las rocas es una hermosa ave de coloración rojiza anaranjada que vive en Sudamérica. Conoce más sobre esta especie aquí.