Vaca rescatada de una granja lechera, esconde todos los días a su cría en lugares distintos

Una historia de amor maternal, bienestar y libertad.
Vaca rescatada de una granja lechera, esconde todos los días a su cría en lugares distintos

Escrito por Paola Chacón

Última actualización: 30 abril, 2022

Los animales nos siguen sorprendiendo, esta vez de una forma que no hubiéramos imaginado. Guiada por el amor más genuino, Clarabelle, una vaca rescatada de una granja lechera, empieza a esconder a su cría en diferentes sitios cada día. Descubre por qué lo hace.

Sin duda, esta es una de esas historias que todos deberíamos escuchar una vez en la vida.

¿De dónde venía Clarabelle, la vaca rescatada?

Nuestra protagonista es una vaca procedente de Australia a quien la vida no le había sido sencilla. Sus años de producción se iban agotando y con ellos, se anticipaba la posibilidad del final de su existencia. Esto se debía a que Clarabelle vivía en una granja lechera, pero dejó de producir la leche suficiente para ser rentable en el lugar. En últimas, el único camino que alumbraba para ella en este momento era el sacrificio al que la someterían.

En el momento justo, Clarabelle fue salvada por un santuario de animales y desde entonces, su vida cambió para siempre. Lejos de estar sometida a largas jornadas de producción, pasa sus días en tranquilidad y sobre todo libertad.

Al amanecer, la primera actividad de Clarabelle era su alimentación, por lo que a primera hora del día iba a comer. Esta era una de las costumbres que más recuerdan los empleados del santuario. Sin embargo, pronto su conducta empezó a cambiar.

¿Qué alertó a los empleados?

La vaca rescatada empezó a comportarse de manera distinta, lo que llamó la atención de los empleados más atentos a sus cuidados durante varios días. Aunque solía comer al amanecer, ahora la veían bastante inquieta. ¿Qué sucedía con Clarabelle?

Contra todo pronóstico, Clarabelle había dado a luz. Cuando la rescataron, los cuidadores no se habían percatado de que la vaca estaba en embarazo y solo se dieron cuenta cuando encontraron al ternero. Por fortuna para el cuidado de ambos, no pasaron muchos días hasta que los empleados se dieron cuenta del nacimiento.

Los expertos mencionan que la razón por la que la vaca había optado por esconder a su cría se debía a sus experiencias en la granja donde vivía. Allí, en varias ocasiones, le habían arrebatado sus bebés, lo que empujó a Clarabelle a cuidar de él, aunque fuera a escondidas, evitando que pudieran alejarlo de ella nuevamente.

Una vida feliz para Clarabelle y su hijo

Cuando hablamos de un cambio de vida no nos referimos a un cambio parcial. Clarabelle ahora no solo estaba lejos de ser explotada como vaca lechera, sino que además, podría disfrutar de su ternero en completa libertad. Una posibilidad que no le había sido dada en el pasado.

¿Qué nos deja la historia de esta vaca rescatada?

Sin duda, un gran sentimiento sobre el amor maternal, un tipo de sentimiento inquebrantable, pero también una importante reflexión. Aunque hoy el consumo de leche sigue siendo tema de discusión, lo que debería estar fuera de cualquier debate es la importancia del bienestar animal en todas sus dimensiones, pues así, podremos alcanzar una vida en armonía con todos los seres, como lo lograron con Clarabelle y su ternero.