El colorido guacamayo

Yamila · 23 febrero, 2018
Estas exóticas aves se dividen en 17 subespecies, de las cuales algunas de ellas están en peligro de extinción debido al comercio ilegal y a la destrucción de su hábitat; de llamativo plumaje, hay de variopintos colores, y presentan fuertes garras y un pico en forma de gancho junto a una lengua con hueso para partir frutas y cáscaras

Pertenece a la misma familia que los loros y vive en las selvas tropicales de Latinoamérica. El guacamayo es conocido por su plumaje de vivos colores y su enorme pico que termina en forma curvada. En este artículo te contaremos todo sobre un ave que te dejará boquiabierto.

Características generales del guacamayo

El cuerpo de este ave está preparado para vivir en la selva tropical, no solo por sus plumas multicolores que lo confunden con la abundante vegetación, sino también por las fuertes garras que le permiten aferrarse bien a las ramas de los árboles.

Además, el guacamayo tiene un pico grande que termina en forma de gancho y una lengua con hueso: ambos le ayudan a golpear las frutas y romper cáscaras.

Estas aves son muy sociales e inteligentes; se juntan en bandadas de unos 30 individuos y para comunicarse entre ellos utilizan un lenguaje muy particular. ¡Incluso pueden imitar la voz humana!

Duermen en los árboles durante la noche y buscan comida (frutas, insectos, frutos secos o caracoles) a la mañana. Algunas especies también incluyen tierra o barro a su dieta con el fin de relajar el estómago y neutralizar los componentes de las frutas.

Son monógamos y durante toda la vida adulta permanecen al lado de su pareja: se acicalan, buscan comida y se aparean con el mismo compañero. Cuando la hembra pone e incuba los huevos, el macho caza y lleva el sustento a la familia.

Especies de guacamayos

En total hay 17 especies de guacamayos; lamentablemente muchas de ellas se encuentran amenazadas o en peligro de extinción debido al comercio ilegal, así como también a la destrucción de su hábitat natural.

1. Guacamayo macao

Es el más grande de los guacamayos de la familia Ara (hasta 90 centímetros de alto y un kilo de peso) y se caracteriza por su plumaje, principalmente rojo con alas y cola verde, azul y amarillo.

El guacamayo macao –imagen que encabeza este artículo– vive en las selvas y bosques tropicales de Centro y Sudamérica. Es de hábitos diurnos, muy social y se alimenta de semillas y frutas.

2. Guacamayo amarillo

Es otro de los más ‘conocidos’ de la familia Ara y vive en América del Sur, en la cuenca amazónica. Forma grupos de varios ejemplares y se caracteriza por su plumaje amarillo en la parte interna y turquesa en la externa. Además, presenta un rostro blanco con líneas negras alrededor de los ojos –que son pequeños– y garras y pico oscuros.

Guacamayo amarillo

Anidan cada dos años cavando agujeros en los troncos de los árboles y las hembras ponen dos o tres huevos, los cuales son incubados por 28 días. A los tres meses de nacidos, los polluelos abandonan el nido.

3. Guacamayo azul

Si has visto la película animada Río seguro recordarás a su protagonista: Blue. ¡Era un guacamayo azul! Como su nombre lo indica, todo su cuerpo es de ese color, a excepción de dos marcas amarillas en el rostro –alrededor de los ojos y el pico– y los ojos, pico y garras que son negras.

Guacamayo azul

Este hermoso ave vive en las selvas del Amazonas y es el más grande de toda la familia de guacamayos. Tal y como nos informaban en la película, el ‘Arara azul’ está en peligro de extinción debido al comercio ilegal.

En cuanto a su reproducción, anida en huecos de árboles y pone como máximo dos huevos: solo uno de los polluelos sobrevive. Hasta los tres meses permanece con sus padres y alcanza la madurez a los siete años.

4. Guacamayo verde limón

Vive en Centroamérica, concretamente en bosques húmedos de tierras bajas (máximo 1 500 sobre el nivel del mar), y es otro de los guacamayos en peligro de extinción de este listado.

Guacamayo verde limón

Su plumaje es muy llamativo: frente rojo escarlata, dorso verde, plumas turquesas y verdes con bordes azules y cola roja o naranja con bordes azul claro. ¡Es todo un arcoiris cuando se encuentra en pleno vuelo!

Puede volar grandes distancias en busca de alimento –los frutos del almendro de montaña es su principal comida– y en bandadas de hasta 40 ejemplares. Forma pareja de por vida y siempre mantiene el mismo nido, en las cavidades de los árboles.

La hembra incuba los huevos por un mes mientras el macho se encarga de conseguir el sustento. Ambos cuidan a los pichones durante los 60 días posteriores a la eclosión; en ese momento ya tienen la capacidad de abandonar el nido.