El cangrejo de río

Francisco María García · 20 diciembre, 2018
La reproducción del cangrejo de río llama la atención por su particular agresividad, y es que macho y hembra se enzarzan en una especie de pelea que puede provocar heridas mortales

El término cangrejo de río es empleado para denominar diferentes especies de crustáceos de agua dulce pertenecientes a la orden Astacidea. A pesar de su nombre, estos particulares animales resultan más parecidos a los bovagantes o pequeñas langostas.

A continuación, te invitamos a conocer más sobre el cangrejo de río, sus características, hábitos y ciclo vital.

Características morfológicas y taxonomía del cangrejo de río

Los cangrejos de río son crustáceos decápodos, igual que las langostas, los camarones, los cangrejos y las centollas. Como todos los miembros de esta orden, su cuerpo está dividido en dos partes principales, el abdomen y el cefalotórax; a su vez, se forman 19 segmentos corporales.

Dependiendo de la especie, se observa un par de apéndices que nacen de cada uno de estos segmentos. No obstante, en muchos tipos de cangrejos de río, dichos apéndices están reducidos.

Su caparazón presenta dos suturas longitudinales que están bien separadas entre sí. Al igual que la mayoría de los crustáceos, el cangrejo de río experimenta una muda de su exoesqueleto.

El cuerpo del cangrejo de río es notablemente más alargado que la mayoría de los cangrejos de agua dulce y salada. En su fase adulta, estos crustáceos llegan a medir entre 17 y 18 centímetros. Por esta razón, resultan parecidos a simple vista con los bovagantes o pequeñas langostas.

Cangrejo de río taxonomía

Uno de sus rasgos más llamativos son las pinzas rugosas, que muestran un color blanco en su cara ventral. También destaca la ausencia de carpopoditos (o ‘muñecas’).

Las porciones ventrales de las patas acompañan el padrón de las pinzas, de color blanco. Ya en su cuerpo, los cangrejos de río pueden mostrar diferentes tonalidades de marrón, gris, verde, azul y negro.

Hábitat natural y alimentación

Las diferentes especies de cangrejos de río habitan en las aguas dulces de todos los continentes, con la lógica excepción de la Antártida. Por lo general, evitan las masas que se congelan integralmente durante el invierno. Tampoco les agrada las corrientes rápidas, aunque las utilicen durante las fases de migración.

La mayoría de los cangrejos de río son muy sensibles a las aguas contaminadas, aunque algunas especies puedan sobrevivir en condiciones no tan salubres. Por ello, su presencia suele ser considerada como una buena señal sobre la calidad del agua dulce.

Estos crustáceos mantienen una dieta muy variadaconsumen prácticamente cualquier tipo de materia orgánica disponible en su entorno. También suelen ser perseguidos por muchos depredadores, desde insectos hasta aves y mamíferos acuáticos.

Además, los cangrejos de río también suelen ser capturados para la comercialización de su carne en la gastronomía internacional. China, Estados Unidos y Turquía son algunos de los principales exportadores de estos crustáceos para el mundo.

Comportamiento del cangrejo de río

Comportamiento y reproducción del cangrejo de río

El cangrejo de río mantiene hábitos nocturnos, precisamente por la abundancia de depredadores en su hábitat. Durante las noches y madrugadas salen para alimentarse y copular cuando llega el periodo de reproducción.

Como no pueden sobrevivir en aguas muy frías o congeladas, muchas especies de cangrejos de río se ven obligadas a migrar durante el invierno.  Para desplazarse más fácilmente aprovechan las corrientes rápidas, que los conducen a las aguas más cálidas próximas a los trópicos.

Respecto a su reproducción, estas especies llaman la atención por mantener una cópula bastante agresiva. Antes de aparearse, el macho y las hembras suelen involucrarse en una especie de lucha que puede provocar heridas letales.

Solo cuando el macho consigue tumbar a la hembra se produce la cópula y la posterior fecundación. Entonces utiliza sus pleópodos (falsas patas’) localizados en su abdomen para expulsar el semen.

La cópula del cangrejo de río suele durar alrededor de 15 minutos y las hembras experimentan una gestación de 60 días. Después, cada hembra puede poner hasta 900 huevos por cada periodo de apareamiento.

Los huevos pueden llevar hasta tres semanas para concluir su eclosión y originar nuevos cangrejos. La hembra es responsable de cuidar los huevos y mantener a sus crías durante sus primeras dos o tres primeras semanas de vida. Sin embargo, los cangrejos de río solo completan su maduración al alcanzar los tres años de edad.

Cabe resaltar que cada especie de cangrejo puede mostrar variaciones en su forma de copular, en el tiempo de gestación y el desarrollo de sus crías.