Cinco especies de cangrejos sorprendentes

Yamila · 24 febrero, 2018
La mayoría viven en el fondo del mar, y presentan tamaños, colores y formas muy variopintas; de hecho, hay una especie que se puede confundir literalmente con una araña

Una familia de más de 4 000 especies no puede ser menos que sorprendente. Estos crustáceos conocidos por sus pinzas y sus caparazones, así como por caminar ‘de lado’, habitan los fondos de casi todos los mares. ¿Te gustaría saber cuáles son las especies de cangrejos más impresionantes? Entonces sigue leyendo este artículo.

Qué especies de cangrejos son más fabulosos

La mayoría de especies de cangrejos vagan sobre el fondo del mar (solo algunas nadan), tienen cuatro patas en cada lado y dos pinzas que les sirven para capturar y manipular comida, disputarse territorio o cortejar a la hembra durante la época de reproducción.

Al igual que los demás artrópodos, estos también están dotados de un exoesqueleto, el cual mudan en varias ocasiones durante su vida. Existen varias subórdenes y especies de cangrejos a nivel mundial, y los más conocidos son:

1. Cangrejo gigante de Japón

Pertenece al grupo de los ‘cangrejos araña’ de caparazón triangular y largas patas, y puede superar los tres metros de largo. Vive en lo más profundo del Océano Pacífico, sobre todo en las costas japonesas, y si bien es ciego, tiene pelos sensibles a las ondas marinas y oídos muy desarrollados.

Se cree que el cangrejo gigante de Japón –foto que abre este artículo– puede vivir unos 100 años (70 en cautiverio) y sus pinzas tienen la capacidad de inyectar un líquido especial para defenderse de los depredadores.

2. Cangrejo ermitaño

No es una sola, sino varias especies de cangrejos que comparten la ‘cualidad’ de usar conchas de caracol para cubrirse el abdomen, la zona más blanda y débil de su cuerpo. Hay cerca de 500 tipos de cangrejos ermitaños, y si bien la mayoría son acuáticos, algunos de ellos son terrestres.

Cangrejo ermitaño: alimentación

¿Por qué utilizan las conchas para refugiarse? Debido a que su exoesqueleto solo les cubre la parte delantera. Lo más curioso de todo es que a medida que el cangrejo crece, debe ‘mudarse’ a una casa más grande.

Se alimenta de carroña, aunque también puede incluir en su dieta algunos caracoles, gusanos, mejillones, larvas y plantas mezcladas con arena. En cuánto a su reproducción, la hembra lleva los huevos bajo su abdomen y, cuando son fecundados, los libera en el mar.

3. Cangrejo azul

También conocido como jaiba, este crustáceo presenta cinco pares de patas. A pesar de llamarse ‘azul’, el exoesqueleto que lo recubre es de color verde oscuro, aunque algunos machos presentan cuerpo gris azulado.

Cangrejo azul invasor

Este cangrejo es muy voraz y activo; basa su alimentación en peces, algas, moluscos y crustáceos. Puede vivir hasta ocho años y, al igual que los demás de su familia, es ovíparo: cada primavera y verano la hembra pone entre 700 000 y dos millones de huevos.

Vive en el Océano Atlántico, desde Escocia hasta Argentina, pero sobre todo en el Golfo de México. Prefiere costas tropicales, bahías, esteros, desembocaduras de ríos y lagunas costeras de no más de dos metros de profundidad.

4. Cangrejo rojo americano

Este cangrejo habita en los ríos de curso lento y aguas frías del sudeste de Estados Unidos, y es considerado invasor debido a su gran capacidad de crecer rápidamente y soportar la sequía. Además, tiene una vida de alrededor de cinco años, y se alimenta de casi cualquier cosa: carroña, animales o vegetales.

Cangrejo rojo americano: características

5. Cangrejo araña

Es difícil identificar que se trata de un cangrejo y no de una araña con capacidades nadadoras. Este crustáceo es pariente cercano del gigante japonés, pero solo por su forma triangular y sus largas y finas patas.

Cangrejo araña: tamaño

En cuanto a tamaño, esta especie solo llega a los 10 centímetros, y su cuerpo es de color marrón con pinzas grises. Se alimenta de gusanos y crustáceos, y habita en arrecifes y rocas del Océano Atlántico –desde Estados Unidos hasta Argentina– para poder camuflarse sin problemas.