El caballo mongol: comportamiento y cría

Yamila · 3 abril, 2019
El caballo mongol es más parecido a un burro debido a su estatura, pero también comparte algunas características con los demás equinos, como su resistencia... ¡Ha sido muy importante en la historia de Mongolia!

Más parecido a un burro o a un poni, el caballo mongol es una de las pocas razas que casi no ha sufrido cambios desde que el hombre empezó a emplearlo, hace siglos. En este artículo te informamos acerca de sus características, comportamiento y cría.

Breve historia del caballo mongol

Como su nombre indica, este equino es originario de Mongolia y se tienen registros de que el Emperador Genghis Khan (siglo XI) lo utilizaba como medio de transporte y para sus batallas.

Sin embargo, la relación con los mongoles fue anterior, debido a que hay vestigios de que ya existían caballos mongoles en las estepas de Asia Central 2000 años antes de Cristo. Se trata de una raza muy arcaica y no ha sufrido muchas variaciones desde su domesticación.

El caballo fue un factor clave en la formación del imperio mongol durante el siglo XIII, y de este surgieron otras subrazas en Asia, como el cheju o el yunan.

En la actualidad es el animal elegido por los nómadas de este país, e incluso se dice que la población de caballos supera a la de seres humanos en la región. La leche de yegua se procesa y emplea para fabricar la bebida nacional mongola, llamada airag. En la mayoría de casos, los ejemplares se usan para montar y para el trabajo diario de los nómadas.

Caballo mongol: características

Características del caballo mongol

De complexión robusta, patas cortas y fuertes, y una cabeza de gran tamaño, el caballo mongol puede medir como máximo 140 centímetros y pesar unos 300 kilos. A pesar de su contextura, es muy resistente y puede galopar sin descansar más de 10 kilómetros. Un tiro de cuatro caballos mongoles pueden llevar una carga de 2000 kilos y transportarlos hasta 60 kilómetros diarios.

Tanto la crin como la cola de este equino son muy largas y suelen ser trenzadas. No se le recortan los cascos y no se les coloca herradura (se dice que caminan descalzos), pues sus pezuñas son muy duras y fuertes.

El color del caballo mongol puede ser arenoso o pardo, con áreas más claras en el vientre, el hocico y los flancos; tanto las crines como la cola son negras. El pelaje de verano es más corto y más suave que el del invierno.

Existen diferentes variables en cuanto a la región donde vive el caballo mongol: por ejemplo, el del desierto tiene patas más grandes, el de la montaña es más fuerte y el de la estepa es más alto.

Debido a su parecido con el caballo de Przewalski, durante mucho tiempo se creyó que tenían un origen en común. Sin embargo, el verdadero antepasado del caballo mongol es el E. Ferus.

Caballo mongol: reproducción

Comportamiento y reproducción

Estos caballos viven al aire libre todo el año, y pueden soportar los -40 °C en invierno y los 30 °C en verano. Buscan la comida por sus propios medios y pasan muchas horas alimentándose: comen hierba, raíces, frutos, hojas y brotes. Son más activos por la noche, están siempre alerta y son muy sociales. Los adultos viven en grupos, compuestos por un macho semental y algunas hembras.

En cuanto a la reproducción, durante la época fértil de la hembra, esta es ‘interceptada’ por el macho desde un lateral, para evitar las coces que pueda recibir si es rechazado.

Tras el apareamiento, la gestación dura 11 a 12 meses. El parto de una única cría se produce durante la noche y, una hora después de nacido, el potrillo o potranca puede andar solo. Necesitará nada más que dos semanas para seguir el ritmo de la madre, pero seguirá a su lado hasta el año y alimentándose a medias con la leche y a medias con hierbas.

Una vez que la cría se separa de la madre, pasan como máximo dos semanas hasta que la hembra entra en celo nuevamente. Los ejemplares masculinos abandonan la manada a los cuatro años y las hembras a los dos años, aunque ambos alcanzan la madurez sexual a los 24 meses.

En algunas zonas, el caballo mongol se ha extinguido debido a la caza de su depredador natural: el lobo. Hoy en día, además, se ha reducido la población, ya que se realizan cruces con otras razas como ser el árabe o el pura sangre.

  • Zhao, Y., Li, B., Bai, D., Huang, J., Shiraigo, W., Yang, L., … Dugarjaviin, M. (2016). Comparison of fecal microbiota of Mongolian and thoroughbred horses by high-Throughput sequencing of the V4 Region of the 16S rRNA Gene. Asian-Australasian Journal of Animal Sciences. https://doi.org/10.5713/ajas.15.0587