¿Cómo elegir un caballo?

Francisco María García 16 octubre, 2017

Sin duda, comprar un caballo supone una gran responsabilidad. No sólo requiere disponer de dinero, sino de tiempo y dedicación a largo plazo. Por ello, a la hora de seleccionarlo, es esencial reparar en varios puntos para tomar la mejor decisión. Pero, ¿qué es importante tener en cuenta para elegir un caballo y que sea el adecuado?

Pasos esenciales para elegir un caballo

Etapa previa: estar seguros

En primer lugar, y aunque parezca una cuestión de sentido común, hay que estar de verdad convencidos y dispuestos a adquirir un caballo. Ello porque es un animal que vive alrededor de 25- 30 años y necesita tiempo. Para mantenerlo en buenas condiciones, para ejercitarlo, para pasar interactuar con él. Y también para establecer un vínculo de confianza.

Caballo galopando

Hay que saber responder a lo siguiente:

  • Para qué se adquiere: para deporte y competición o para recreación. Según esta preferencia, variará el tipo de animal adecuado.
  • Disponibilidad de tiempo.
  • Recursos de dinero: para afrontar el coste de manutención (alimento y suplementos), coste de clases, consultas al veterinario y compra de medicamentos, coste de herrajes y complementos (arreos, monturas).
  • Existencia de un espacio propio o un establo donde hospedarlo.
  • Disponibilidad humana: veterinario y profesor a quién recurrir para elegir un caballo.

Grado de preparación mínimo

A la hora de comprar un caballo, lo ideal es dominar las técnicas básicas de manejo. Ya sea en el campo o la pista, como en la colocación de equipos y aseo del animal. Estar al menos familiarizado en todo lo relativo al vínculo con él.

Luego, búsqueda de asesoramiento

Tanto en la etapa previa a elegir un caballo (para saber qué raza es la más adecuada), como en el momento de selección, es importante contar con opinión cualificada. Buscar para ello un profesor de confianza o persona experta y un veterinario.

Qué tipo de caballo

  • Raza: Investigar las características de las razas antes de decidir. Conocer el temperamento, si es tranquilo o nervioso, etc. Lo mejor para una primera experiencia es buscar una raza versátil. Una que no limite las posibilidades de avanzar en diversas disciplinas. Las de deporte pueden ser adecuadas.

En el caso que se busque para el campo, lo ideal es un animal cruzado del país.

  • Sexo: las yeguas o machos capados son más tranquilos que los machos enteros. Son ideales para monta y paseo, ejercitar doma y actividades que no requieran un excesivo desgaste.
  • Edad: tener en cuenta para qué se desea. Si es la primera experiencia, lo recomendable es que sea un caballo de unos 8 años ya domado. Nunca un potro, ya que requiere ser desbravado por alguien con experiencia. Si se busca para competir, tener en cuenta que a partir de los 5 años el animal se considera maduro. A partir de ahí se puede utilizar para competiciones.

Proceso de selección

Una vez tomadas las definiciones básicas, es importante asesorarse en el proceso de compra-venta. También relevar los sitios en donde comprar y los animales que existen en el mercado.

Consultar para ello a un experto. Posiblemente tenga contactos o información acerca de quién vende y dónde. Generalmente, son centros hípicos, criadores (verificar la reputación), ferias y particulares. En estos dos últimos casos es mejor ir acompañado de un profesional a quien preguntarle.

Qué observar a la hora de elegir un caballo

Seleccionados los animales que cumplan con los requisitos, es importante acercarse a su hogar y observarlos en diferentes situaciones. En este caso, tener en cuenta especialmente:

Caballo galopando

  • Su aspecto físico: observar que se vea saludable, mirar sus patas, ojos, hocico y orejas. Preguntar al dueño y revisar por un veterinario de confianza.
  • Su personalidad: atender a su carácter y temperamento. Siempre es preferible que sea un animal calmado e inteligente.
  • Que no se muestre nervioso: si en situaciones conocidas no se ve tranquilo, muerde o muestra ciertos vicios, es mejor no comprometerse porque será complicado dominarlo.
  • Que disponga de los documentos que lo identifican.
  • Desconfiar de las ofertas excesivamente económicas o de las opciones que se alejan del patrón general.

Probar el animal antes de definir

Concertar con el vendedor o criador un tiempo en el que se pueda llevar al animal y probarlo en el nuevo ambiente. Pagar una seña por ello.

Revisión veterinaria

Una vez seleccionado el caballo, y previo a concertar la compra, realizar una revisión médica completa.

Fuente de la imagen principal: Daniela Aguilar

Te puede gustar