Herradura del caballo: herrar de forma ideal

Francisco María García · 29 octubre, 2017

La correcta herradura del caballo es un procedimiento determinante para su desarrollo y desempeño futuro. Una mala práctica no solo ocasiona dolor, también perjudica la salud del animal. Por ello, es fundamental recurrir a un profesional capacitado para realizar el herrado ideal de tu equino sin riesgos.

¿Por qué es tan importante la herradura del caballo?

Durante su largo proceso evolutivo, el caballo demostró una importante mutación en sus patas. Cuatro de los cinco dedos que poseían sus ancestros sufrieron una atrofia. Por ello, el caballo que conocemos hoy presenta un único dedo.

Lo que podría haber sido una desventaja, se transformó en una increíble habilidad. Es esta mínima superficie de contacto con el suelo lo que permite a los caballos ser tan veloces.

El casco de los caballos es, en realidad, la uña desarrollada y muy resistente de su único dedo.

En los equinos salvajes, el uso permanente promueve un desgaste natural y equilibrado del casco. Por ello, pueden vivir normalmente con sus cascos “crudos” sin perder la estabilidad de su cuerpo.

Caballos
Fuente: Paco

Ya los caballos domesticados necesitan el herrado y su mantenimiento para proteger sus patas y mejorar su desempeño al dislocarse. La herradura, cuando sujetada al casco, proporciona mayor resistencia a su desgaste.

¿Cómo garantizar la herradura ideal para tu caballo?

La técnica de herradura del equino es muy compleja y exige conocimientos específicos. Se trata de no causar daños al animall. Por ello, te aclaramos la importancia de un herrado profesional para garantizar un procedimiento adecuado y sin riesgos.

1. Elegir un herrero competente y experimentado

El más importante consejo es elegir un profesional cualificado en el arte del herrado. La experiencia de vida y de actuación del herrero es indispensable para garantizar la adecuada herradura.

2. Posicionamiento adecuado para el herrado

Un herrero profesional debe saber posicionarse correctamente y demostrar su liderazgo. Evitando que el animal considere que posee el dominio de la situación y quiera escapar o imponer su voluntad. Esa es la causa más común de accidentes durante la herradura del caballo.

3. Amansado previo del caballo

La prevención es fundamental para garantizar un herrado sin riesgo. La principal medida preventiva consiste en amansar previamente el caballo. Así, el animal estará preparado para aceptar la práctica con la mínima resistencia.

Muchos herreros poseen experiencia en calmar a los caballos, pero en realidad no es parte obligatoria de su trabajo. Y puede resultar bien complicado amansar un caballo adulto.

Por ello, hay propietarios que eligen realizar el herrado cuando animal todavía es un potrillo. Este “adolescente” posee un temperamento más flexible, confía más fácilmente y se muestra dispuesto a enfrentar nuevas experiencias.

Un caballo adulto tiene un carácter más sólido. Se vuelve más difícil manejarlo o disimular el riesgo frente a una situación desconocida. Y la mayoría de los accidentes en el herrado ocurren con animales más séniores.

¿Por qué es tan importante amansar un caballo?

Independiente de cuando se decide realizar la herradura del animal, lo ideal es amansarlo desde potrillo. En esta etapa, el equino retiene sus primeras nociones de convivencia y aprende a someter sus instintos. Lo que es fundamental para obedecer a los comandos de su propietario.

El propio dueño o la persona que montará el animal deben participar del amansado. El equino tiene que aprender a reconocer y respetar a su líder. De esta manera, se genera una relación de confianza que será la base para su entrenamiento.

Existen diversos métodos de sujeción utilizados por adestradores especializados en conducta equina. El objetivo es optimizar el aprendizaje del animal, permitiendo moldear su comportamiento y responder positivamente a diversos comandos.

Consejos para amansar fácilmente a un caballo antes del herrado

La técnica de amansado más utilizada consiste en obligar el animal a realizar ciertos movimientos que no le agradan. La mayoría obliga el caballo a caminar para atrás. El adiestramiento depende de habilidad y paciencia, jamás de violencia.

El animal demuestra su entrega normalmente con movimientos de relajación de su boca. Cuando esto suceda, el profesional puede empezar el herrado normalmente.

Caballo en la cuadra
Fuente: Macarena Viza

Verificando que la herradura del caballo fue bien hecha

Un herrado indebido es fácil de reconocer. Si la herradura del equino está mal hecha, no proporciona equilibrio al animal y su caminar es defectuoso.

En un procedimiento correcto, los talones del animal están notablemente equilibrados a la misma altura. La herradura está equilibrada con el casco y centrada según su eje, que coincide con el eje de la ranilla.

Cuando las medidas preventivas son ignoradas, el animal puede resultar lastimado y presentar un decaimiento en su estado de salud. Es indispensable consultar inmediatamente un veterinario especializado.

Prepararse debidamente para la herradura del caballo implica invertir en una mejor calidad de vida y preservar sus valiosas habilidades.