Distocia en reptiles: causas, síntomas y tratamiento

La distocia en reptiles es más común de lo que parece. Cometer errores en los parámetros ambientales del terrario de la hembra puede provocar que los huevos queden atascados durante el parto.
Distocia en reptiles: causas, síntomas y tratamiento
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez.

Última actualización: 31 enero, 2021

La distocia en reptiles es una patología caracterizada por la dificultad para llevar a cabo el proceso de parto u ovoposición. Se trata de una enfermedad común en hembras de quelonios y serpientes, pues se estima que el 10 % de estos animales criados en cautividad la experimentan. Las madres primerizas son las que más riesgo presentan.

Esta patología afecta sobre todo a lagartos, tortugas y serpientes. Normalmente se asocia a cuidados deficientes y condiciones ambientales inadecuadas, como son la falta de luz y fuentes de calor en el terrario o una humedad relativa demasiado baja. Si quieres saber cómo detectar una distocia en reptiles antes de que sea tarde, sigue leyendo.

Causas de la distocia en reptiles

A pesar de que se trata de una patología relativamente común, en muchos casos no se conocen las causas directas de la distocia. Se exploran diversos agentes etiológicos, entre los que se encuentran los siguientes:

  1. Condiciones inadecuadas en el terrario: ausencia de luz UVB, falta de focos de calor, una humedad relativa demasiado baja o la ausencia de un lugar de puesta adecuado.
  2. Defectos anatómicos: a veces, la hembra puede presentar un oviducto anormal o deformado. Esto impide que los huevos puedan salir al exterior.
  3. Mala condición física de la madre: una hembra poco ejercitada puede agotarse antes de terminar la puesta. La malnutrición, especialmente la falta de calcio, promueven mucho esta patología. La obesidad también es un desencadenante claro.
  4. Deshidratación y estrés.
  5. La edad del animal: se ha reportado que las hembras primerizas son más proclives a sufrir distocia. También es más común en ejemplares muy mayores, al borde de finalizar su etapa reproductiva.

En la mayoría de casos, la distocia propiamente dicha ocurre cuando los huevos son incapaces de pasar por el oviducto y la cloaca. Esto causa una obstrucción, ya sea por el tamaño de la puesta, la anatomía del aparato de la hembra u otros muchos factores ya explorados.

Un lagarto poniendo huevos.

Síntomas

Los síntomas de la distocia en reptiles varían drásticamente según el taxón analizado. Veamos cada uno de los cuadros con detenimiento.

1. Serpientes

En las serpientes pequeñas, la presencia de huevos en el nido y una hinchazón abdominal clara suelen ser los signos más evidentes de una distocia. La madre se suele quedar a medio camino, algo que es obvio por la presencia de una puesta en el terrario.

Por desgracia, en especies grandes esto no es tan fácil de observar. A veces existe un prolapso de la cloaca o del oviducto, pero en otras ocasiones la hembra puede permanecer aparentemente normal durante varios días antes de mostrar signos clínicos.

2. Lagartos

En la mayoría de los casos, la causa principal de distocia en reptiles es la falta de un lugar donde poner los huevos. La madre se mostrará letárgica, no responderá a estímulos y sus movimientos se basarán en excavar tierra, con el fin de encontrar un sitio de puesta adecuado.

También puede existir un prolapso cloacal y el animal se mostrará cada vez más estresado e inquieto. Si no se aborda rápidamente, la madre suele morir en cuestión de días.

3. Tortugas

Debido a la presencia de un caparazón, detectar una distocia en una tortuga suele ser prácticamente imposible en tutores primerizos. La madre puede mostrarse apática o tener problemas para respirar, pero la única forma de confirmar esta condición es mediante rayos X.

Tratamiento

Tal y como indica el portal profesional Anapsid.org, un tratamiento demasiado temprano puede causar más perjuicio que beneficio en la hembra grávida. Si ya ha comenzado con la puesta, normalmente el abordaje es conservador, es decir, se modificarán los parámetros ambientales hasta que la hembra se encuentre a gusto.

Si tras 48 horas la madre no ha puesto los huevos, es necesario actuar. Algunos de los abordajes que se pueden llevar a cabo son los siguientes:

  1. Manipulación física: consiste en masajear la zona abdominal del reptil y ayudarlo a expulsar los huevos, uno por uno. Este método solo debe ser llevado a cabo por profesionales, pues se corre el riesgo de que el huevo se rompa dentro del oviducto.
  2. Estimulación hormonal: a veces se recurre a la inyección de hormonas, las cuales estimulan los movimientos musculares del parto. La oxitocina es la más utilizada en estos casos.
  3. Aspiración: un abordaje común es realizar una inyección sobre el huevo y aspirar sus contenidos. Así, este disminuye de tamaño y puede ser más fácilmente eyectable.
  4. Cirugía: la última de las opciones. Se realiza un corte abdominal en el animal para extraer los huevos o, en su defecto, una sección entera de su tejido reproductivo.
Una tortuga poniendo huevos.

La distocia en reptiles es un evento relativamente común en el hobby de animales exóticos. Si tienes una hembra de cualquier especie de herpeto que muestra dificultad a la hora de poner los huevos, revisa sus parámetros ambientales y aumenta la capa de sustrato. Si en 48 horas no realiza la puesta, acude con ella al veterinario con presteza.

Te podría interesar...
Emergencias habituales durante la gestación en perras
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Emergencias habituales durante la gestación en perras

El periodo de gestación en perras es uno de los más críticos y donde la atención permanente a su estado de salud es imprescindible.



  • Dystocia in reptiles, anapsid.org. Recogido a 28 de enero en http://www.anapsid.org/dystocia.html
  • Lock, B. A. (2000). Reproductive surgery in reptiles. Veterinary Clinics of North America: Exotic Animal Practice, 3(3), 733-752.
  • Sykes, J. M. (2010). Updates and practical approaches to reproductive disorders in reptiles. Veterinary Clinics: Exotic Animal Practice13(3), 349-373.