Diferencias entre serpiente coral y falsa coral

En la naturaleza, es más probable encontrarse con una serpiente de coral falsa que con una verdadera, pues son más abundantes en sus hábitats. Sin embargo, esto no hace imposible encontrarte con un ejemplar venenoso y letal.
Diferencias entre serpiente coral y falsa coral
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 30 julio, 2022

Algunos reptiles presentan venenos para hacer frente a sus depredadores y les advierten por medio de sus colores el peligro que representan. Sin embargo, ciertos animales se adaptaron para poder imitar los pigmentos de otros, lo cual hace creer que son peligrosos cuando no lo son. Esto es lo que sucede con la falsa coral, pues usa una apariencia similar a la serpiente coral que tiene pocas diferencias a simple vista.

A estos casos se les denomina mimetismo, en el cual un organismo no venenoso, copia el comportamiento, apariencia y/o forma de uno venenoso. Este mecanismo se basa en el miedo, pues provoca que otros animales les teman solo por su apariencia, lo cual es tan útil que la falsa coral es muy abundante en su medio. Sigue leyendo y conoce más sobre este curioso mecanismo engañoso.

El arte de engañar (mimetismo)

Los animales exhiben coloraciones que pueden servir como señales de alerta para sus enemigos. Estas pigmentaciones tienen el objetivo de disuadir o verse muy poco apetitosos ante la vista del depredador. Gracias a esto, las presas se comunican con su agresor sin hacer ningún ruido. En el caso de especies venenosas, esto suele ser una amenaza del peligro que corren al molestarlo (aposematismo).

Aun así, existen algunas especies que aprovechan esta situación y tratan de imitar a las especies peligrosas. A esta imitación es a lo que se denomina mimetismo, la capacidad de engañar a los depredadores haciéndose pasar por otros organismos. La ventaja que tienen estos impostores es que no necesitan gastar energía produciendo veneno, sino que solo necesitan tener los colores y apariencia adecuados.

Esta estrategia no debe confundirse con el camuflaje, el cual está más dirigido a parecerse a su medio, mientras que el mimetismo es simular ser otra especie. Aunque suena sencillo, la realidad es que conlleva un proceso evolutivo complejo que terminó derivando en este mecanismo de defensa. Es más, dependiendo los ejemplares involucrados, se pueden identificar 2 subclasificaciones del mimetismo.

  • Mimetismo batesiano: cuando una o varias especies que son inofensivas imitan a una venenosa para beneficiarse de la protección.
  • Mimetismo mulleriano: este caso es complejo, pero se ocasiona cuando dos o más especies peligrosas se copian entre sí, provocando que compartan un aspecto similar que representa una señal honesta de advertencia.

¿Qué es la serpiente coral?

Las serpientes de coral pertenecen a la familia Elapidae, en la cual se encuentran otros ejemplares peligrosos como mambas, cobras y taipanes. Asimismo, este reptil no se queda atrás, pues su veneno contiene potentes neurotóxicos, que pueden ser letales si no son atendidos con rapidez. Debido a su naturaleza, estos animales presentan una coloración aposemática, que advierte de manera visual a sus enemigos.

El cuerpo de estas serpientes es muy particular, pues presenta anillos de diferentes colores a lo largo de su físico. Es más, estos siguen un patrón específico de combinación, el cual es rojo, amarillo, negro, amarillo, rojo. Dichos tonos son bastante brillantes y perceptibles, por lo cual es fácil entender que se trata de un animal peligroso a simple vista.

De hecho, no solo existe un tipo de serpiente de coral, pues en realidad son 3 géneros diferentes que contemplan varias especies en cada uno de ellas. De los 3, Micrurus, Micruroides y Leptomicrurus, solo el primero es el que se encuentra más distribuido y por lo cual es el más conocido en gran parte de América.

¿Qué es la falsa coral?

Por su parte, la falsa coral es una serpiente de la familia Colubridae, el mismo grupo que contiene a las culebrillas. Como te podrás imaginar, esto significa que no producen ningún veneno, pero a pesar de esto, se adaptaron para mimetizarse con la coral verdadera. Gracias a esto, copiaron gran parte de su coloración brillante, por lo que disfrutan la vida haciéndose pasar por ejemplares venenosos, mimetismo batesiano.

La razón por la cual lograron esto es debido a que comparten la misma distribución que la coral. Aunque no lo parezca, esta estrategia les ha funcionado muy bien, pues por esta razón, son bastante abundantes en su hábitat. Sin embargo, a pesar de que esto les funciona contra otros animales, de forma paradójica, los humanos las matan por pensar que son venenosas.

Serpientes de coral vs las falsas corales

Es cierto que la imitación que hacen las falsas corales es muy buena, sin embargo, no es perfecta. Esta misma situación es aprovechada para poder identificar las sutiles diferencias entre ambos organismos. La siguiente lista recopila las diferencias que existen, entre la serpiente de coral y la falsa coral.

  • Forma de su cabeza: en el caso de la coral verdadera, su rostro es más corto, los ojos son pequeños y las escamas que lo rodean son más lisas. Por el contrario, la falsa coral tiene un rostro más alargado y los ojos se le notan más grande en proporción a su cabeza.
  • Actividad: esto no aplica en todos los casos, pero las falsas corales tienden a ser más activas durante el día, mientras que las corales se mueven más durante la noche. Sin embargo, solo algunas especies siguen este patrón, por lo que no se recomienda fiarse de este rasgo.
  • Patrón de color: los patrones de color son distintos entre la coral verdadera y su impostora, por lo que el patrón del organismo falso es rojo, negro, amarillo, negro, rojo. La diferencia entre ambas radica en la posición del anillo amarillo, ya que si este se encuentra al lado de los rojos, entonces se trata de una coral verdadera. Esto no aplica en todos los casos, pues la pigmentación varía por especie.
  • Anillos del cuerpo: la falsa coral exhibe anillos incompletos, en los cuales el vientre no presenta la continuación de los colores del dorso y tiene un solo color blanco uniforme. En el caso contrario, la coral presenta anillos completos que rodean todo el cuerpo. De igual forma, esta característica varía dependiendo la especie, no aplica para todos los ejemplares.
Una falsa coral sobre un fondo negro.

¿Qué hacer cuando me encuentro con una coral o falsa coral?

Lo primero de todo, bajo ningún motivo intentes identificarla o manipularla, ya que puedes ocasionar un accidente ofídico que ponga en riesgo tu salud. Existe una gran cantidad de especies de serpientes corales y falsas corales, por lo que no en todos los casos se aplican las diferencias anteriores. Para poder asegurar si es venenosa o no es necesario que un experto la examine, pues solo él tiene la experiencia para hacerlo.

Este consejo sirve para todo tipo de animales salvajes, recuerda que un mal manejo puede causarle daños al animal y a ti. Por ello, si quieres admirar a cualquier especie hazlo a una distancia considerable para respetar su espacio. Si te encuentras con alguna de estas serpientes, aléjate con cuidado y si es necesario informa a las autoridades locales. La mayor parte de los accidentes ocurren por imprudencias, cuídate y cuídalos.

Te podría interesar...
5 serpientes de coral
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
5 serpientes de coral

Las serpientes de coral son conocidas por sus colores llamativos –rojo, negro y amarillo fundamentalmente– y por ser venenosas, pero no agresivas.



  • La Torre-Loranca, D., Miguel, A., Aguirre-León, G., & López-Luna, M. A. (2006). Coralillos verdaderos (Serpentes: Elapidae) y coralillos falsos (Serpentes: Colubridae) de Veracruz, México. Acta zoológica mexicana, 22(3), 11-22.
  • Silvestre, A. M. (2012). La serpiente falsa coral. Animalia: revista profesional de los animales de compañía, (237), 46-47.
  • Vargas, I. S. A. (1834). Serpientes de coral y una nueva subespecie. Bulletin of the Pan American Health Organization, 12(1), 23-27.
  • Giraudo, A. R., Nenda, S. J., Arzamendia, V., Bellini, G. P., & Franzoy, A. (2015). Nuevos datos sobre la distribución, morfología y conservación de Micrurus silviae (Serpentes: Elapidae), una serpiente coral amenazada poco conocida. Revista mexicana de biodiversidad, 86(4), 1041-1047.
  • Tello, D. M., & Carazo, O. B. (2012). Accidente botrópico por coral verdadera. Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica, 69(603), 409-412.
  • Juanena, C., Saldun, P., Zelada, B., Negrin, A., Paciel, D., & Carreira, S. (2018). Mordedura por víbora de coral (Micrurus altirostris): primer caso en Uruguay. Revista Médica del Uruguay, 34(4), 154-167.