Dieta blanda para perros

Una alimentación compuesta por carne y verdura puede estar muy indicada cuando los canes sufren diarreas o vómitos, si bien es preciso saber en cuántas porciones ha de alimentarse la mascota cuando padece estos trastornos digestivos

Los perros también pueden tener vómitos y diarreas derivados de los excesos alimenticios o del consumo de sustancias tóxicas. En estos casos, el pienso industrial suele resultar difícil de digerir y poco apetitosa para nuestros mejores amigos. Por ello, una dieta blanda podría ser la mejor opción para evitar un cuadro de desnutrición y deshidratación.

Hay que reafirmar la importancia de acudir al veterinario al observar cualquier cambio en la rutina. El profesional podrá analizar el estado de salud del animal y diagnosticar la causa de dichas anomalías. No obstante, resulta muy útil saber cómo y cuándo preparar una dieta blanda para favorecer el apetito y la digestión de nuestros perros.

¿Cuándo es recomendable la dieta blanda para perros?

El principal objetivo de la dieta blanda es proporcionar un alimento altamente digerible que mantenga el perro bien nutrido e hidratado. Este tipo de nutrición es muy indicada para los cuadros de diarrea y vómitos.

Este clase de dietas también puede ser recomendada para las siguientes condiciones:

  • Pérdida de apetito.
  • Etapa de transición de una dieta industrializada –piensos– para una alimentación casera y natural (BARF).
  • Dificultad o problemas digestivos.
  • Recuperación de intervenciones quirúrgicas.
  • Casos de desnutrición o debilidad avanzada.
  • Durante el tratamiento de cáncer.

En los casos de desnutrición o debilidad, la dieta blanda deberá ser altamente calórica para suplir las deficiencias nutricionales del animal. Lo ideal es ofrecer un mayor aporte de proteínas altamente digeribles y grasas buenas, como omegas 3, 6 y 9.

Los carbohidratos pueden estar presentes en este tipo de tratamientos, de forma moderada, para evitar la formación de gases y problemas digestivos.

¿Cómo preparar una dieta blanda nutritiva para perros?

Una dieta blanca casera, nutritiva y natural para perros debe contener un 80% de proteínas de origen animal, y un 20% de frutas o verduras. La fuente de proteína animal debe priorizar carnes blancas con bajo contenido de grasas, como pollo, conejo, merluza, pavo, etc.

Dieta para perros con verduras

Las verduras y frutas deben ser fáciles de digerir y ricas en fibras, como manzanas, calabazas, patatas, zanahorias, fresas o melocotones. Lo ideal es hervirlas y aprovechar el caldo de la cocción para preparar la comida blanda.

Las hojas verdes y las frutas cítricas deberán ser evitadas entre los alimentos de la dieta blanda, pues pueden provocar daños al tracto digestivo de los perros.

El organismo de los perros está biológicamente preparado para digerir la carne cruda, con sus enzimas conservadas. Para evitar el riesgo de salmonela u otros agentes patógenos, podemos cocinar la carne a la plancha y ofrecerla semisólida al perro.

Los condimentos deben ser evitados en general; algunas excepciones, como la cúrcuma, pueden resultar muy beneficiosas para el sistema inmunológico y digestivo de los perros. No obstante, debemos respetar la dosis de 60 miligramos diarios, de dos a tres veces por semana, para perros adultos.

¿Cómo ofrecer una dieta blanda a un perro?

Un perro con diarrea, vómitos o pérdida de apetito tendrá mucha hambre y probablemente estará deshidratado. Por ello, debemos evitar el riesgo de empacho, y ofrecerle pequeñas porciones de forma progresiva a nuestra mascota.

Las tomas y cantidades diarias especificas serán definidas por el veterinario, tras el diagnostico de la causa de la anomalía digestiva. Por lo general, un perro con diarrea debería recibir su dieta blanda en cuatro o cinco porciones diarias.

Recetas para dietas BARF de perros: cantidades

El objetivo de disminuir la cantidad de comida por toma es estimular el funcionamiento del tracto digestivo, sin sobrecargar el organismo. Es decir, que el animal vuelva a la normalidad con su alimentación.

La dieta blanda debería ser mantenida hasta que desaparezcan los vómitos o la diarrea. Normalmente, un perro adulto mejora en dos o tres días, pero este tiempo puede variar de acuerdo al estado de salud de cada animal. Los cachorros y perros ancianos necesitarán especial atención para la evolución de su cuadro clínico.

Probióticos para complementar la dieta blanda de tu perro

Tras un cuadro de diarrea o problemas digestivos, la flora intestinal de nuestro perro se verá afectada. Ello no solo dificulta su proceso digestivo y la absorción de nutrientes, sino que también debilita su sistema inmunológico.

Para ayudarlo a reponer las bacterias beneficiosas del tracto digestivo del animal, deberemos ofrecerle alimentos probióticos. Las mejores fuentes naturales son el yogurt y el kéfir, siempre en la dosis máxima de una cucharada –sopera– por día.

También puede ser recomendable añadir probióticos como suplementos de la alimentación del perro. Los probióticos son sustancias no digeribles de origen vegetal, que sirven de alimento para las bacterias beneficiosas del tracto intestinal.

En cualquiera de los casos, y para una mayor seguridad, es importante consultar al veterinario de confianza antes de modificar la dieta de nuestros mejores amigos.

Categorías: Perros Etiquetas:
Te puede gustar