Señales que indican que debes cambiar la dieta alimenticia de tu perro

Mariela Ibarra Piedrahita · 23 mayo, 2015

Mucho se dice sobre la dieta de los canes y muchas veces los cuidadores toman decisiones que consideran apropiadas. Sin embargo, esta no debe ser una decisión tomada a la ligera y llega a ser necesario cambiar la dieta alimenticia de tu perro porque no resulta adecuada. A continuación te indicamos las señales que debes advertir:

Cuando nos referimos a una dieta estamos hablando de la cantidad y clase de alimento que se le proporciona a la mascota para satisfacer sus necesidades energéticas. Antes de imponer una dieta se deben tener en mente elementos como la edad del perro, el estado de salud, el tamaño y la raza. Debido a que los perros tienen características muy variadas ,se deben valorar esos aspectos, pues lo que funciona bien para unos no siempre es apropiado para otros.

Lo primero que debes saber es que alimentación no es sinónimo de nutrición, por lo tanto, puedes estar supliendo las necesidades alimenticias de tu perro, pero descuidando su parte nutricional que es, a la larga, la que garantiza el debido funcionamiento de su organismo. Sin embargo, tu mascota tendrá algunas manifestaciones físicas que te ayudarán a saber cuando la alimentación que le damos no es la apropiada.

Señales de alarma

Dermatitis

La dermatitis, cuando se presenta de manera constante, puede ser señal de que se está alimentando a un can con alguna clase de elemento que le produce alergia. Normalmente, estas se presentan junto a un fuerte picor, que termina confundiéndose con síntomas de herpes o sarna, en especial, porque el continuo rascado hace que los perros se laceren la piel.

Muchos perros desarrollan alergias incluso al mismo pienso, así que debes tratar  de determinar los productos a los que es alérgico y así evitarle la molestia.

Normalmente para esta clase de casos se recomienda cambiar el alimento del can por un pienso especializado en perros con alergias.

Flatulencias

boxer

Antes de tomar una decisión apresurada sobre esto, debes tener en cuenta que hay perros que sufren más de gases que otros. Por ejemplo, los perros de hocicos chatos, como los boxers, tienden a  acumular más aire en su organismo porque tienen dificultades para respirar, en especial, cuando están comiendo, por lo que suelen respirar más aire del que debieran.

Teniendo en cuenta lo anterior, cabe decir que la calidad de la alimentación repercute de manera notoria frente a la producción de gases en el organismo, en especial, cuando se trata de aquellas flatulencias demasiado olorosas.

Es prudente reducir la acumulación de gases en el estómago de los perros para disminuir el riesgo de padecer de una torsión gástrica.

Deposiciones muy blandas o duras

La alimentación es muy importante para proteger el delicado sistema digestivo de los perros, en especial, en su zona intestinal. Un alimento de calidad, alto en fibra, le ayudará a controlar el correcto tránsito intestinal y evitará que sufra enfermedades como el estreñimiento o la pérdida de nutrientes por diarreas.

Pérdida de pelo

Dependiendo de la temporada del año, es normal que los perros pierdan un poco de pelaje, en especial, durante las épocas más cálidas. Sin embargo, cuando la caída se hace evidente, el pelaje pierde brillo o se produce la aparición de caspa, no es una señal para nada buena. Normalmente se relaciona la pérdida de pelaje con el champú que usas, pero esto es muy relativo. En general responde a alguna clase de problema interno que tiene la mascota.

Mal olor

perro huele mal

El mal olor en los canes puede producirse por malos hábitos de higiene, problemas en las orejas, en la dentadura o en los órganos internos. En especial, en lo que se refiere a la salud oral de un perro, la alimentación es de vital importancia.

Problemas del corazón

Muchos de los problemas cardiacos de los perros se derivan de la mala alimentación. Por ejemplo, las dietas con alto contenido de azúcares o sales puede producir serios daños al sistema circulatorio.

Obesidad

Una manera evidente en que te puedes dar cuenta de que tu perro no está recibiendo la alimentación adecuada es cuando este sube de peso de manera alarmante en poco tiempo.

Lo mejor que puedes hacer es consultar con el veterinario sobre cual será la dieta apropiada para tu can. De esta manera le garantizarás una vida más sana y feliz.