10 curiosidades de los tritones

Los tritones son familiares directos de las ranas y sapos, por lo que presentan muchas similitudes con todos los anfibios con los que comparten clase. ¿Quieres conocer algunos de sus rasgos?
10 curiosidades de los tritones
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 01 septiembre, 2021.

Última actualización: 01 septiembre, 2021

Las curiosidades de los tritones son variadas, ya que al igual que las ranas y los sapos, se han acostumbrado a vivir tanto en tierra como en agua. Estos animales suelen presentar un tipo de reproducción compleja, tienen una cola que les ayuda a nadar y se alimentan de insectos acuáticos (entre otros invertebrados).

Aunque se suelan utilizar como términos indistintos, tritón salamandra no son lo mismo. Estos animales presentan rasgos propios no compartidos con ningún otro anfibio, además de cierto parentesco entre ellos. Descubre con nosotros el mundo de estos anfibios, pues en la siguientes líneas te mostramos 10 curiosidades de los tritones.

1. Los tritones son anfibios

Los tritones pertenecen a la clase Amphibia, en la cual también se engloban a ranas, sapos, salamandras y cecilias. Aunque el 88 % de los anfibios sean anuros (ranas), cabe destacar que los pertenecientes al orden Caudata (salamandras y tritones) representa a unas 695 especies vivas. Se diferencian del resto de anfibios por la presencia de colas.

Los tritones son caudados, pero no todos los caudados son tritones. Existen más de 100 especies de estos anfibios con cola, pero suelen diferenciarse de las salamandras por sus hábitos más acuáticos y por la ausencia de glándulas parotoides detrás de los ojos. También es común que algunos tritones tengan las patas palmeadas, lo cual les ayuda a nadar.

Existen entre 14 y 17 géneros de tritones vivos a día de hoy. 

2. Ahondando en su situación taxonómica

Los tritones pertenecen a la familia Salamandridaepero se distinguen del resto de sus parientes al englobarse en la subfamilia Pleurodelinae. Los géneros de anfibios conocidos como “tritones estrictos” son los siguientes: Cynops, Echinotriton, Euproctus, Neurergus, Notophthalmus, Pachytriton, Paramesotriton, Pleurodeles, Taricha, Triturus y Tylototriton.

A nivel genético, las salamandras pertenecen a los géneros Chioglossa, Mertensiella y Salamandra.

Un tritón nadando a la superficie.

3. Los tritones habitan lugares muy diversos

Una de las características más llamativas de los tritones se ve representada por su distribución heterogénea. Se pueden encontrar en las masas de agua y zonas húmedas de Norteamérica, Europa, África del Norte y Asia. La mayoría de representantes de este grupo se encuentran en el Viejo Mundo, pues Asia alberga más de 40 de las 100 especies existentes.

Los tritones son semiacuáticos, así que requieren fuentes de agua semipermanentes durante, al menos, los meses más cálidos del año. En lugares como la península ibérica (donde las fuentes de agua se secan en otoño-invierno) pueden adoptar una fase terrestre que dura varios meses.

4. Una serie de características generales comunes

Como todos los anfibios, los tritones presentan 4 extremidades, bocas grandes, ojos llamativos y una piel muy fina. De todas formas, a diferencia de los anuros cuentan con un cuerpo cilíndrico, cabezas generalmente aplanadas y una cola muy potente con la que se ayudan a la hora de nadar.

En general, los tritones son de colores oscuros en la zona dorsal y en sus laterales y presentan tonalidades mucho más llamativas en su sección ventral. Esto tiene mucho sentido, pues vistos desde arriba se camuflan con el fondo de la masa de agua, mientras que desde abajo se pueden observar sus colores que indican cierta toxicidad.

Algunos tritones son aposemáticos. Presentan tonalidades llamativas que evidencian su capacidad de producir toxinas. 

5. Una respiración no tan pulmonar

Los pulmones de los anfibios son bastante básicos, pues carecen de las estructuras esponjosas y cámaras que sí están presentes en el aparato respiratorio de mamíferos y aves. Por ello, deben ayudarse de su piel para poder respirar. En algunas especies, la tasa de intercambio de oxígeno epidérmica alcanza hasta el 100 % del total.

Aunque no se traten de tritones como tal, las salamandras del género Plethodontidae destacan sobre el resto de anfibios por su ausencia total de pulmones. Estos vertebrados respiran únicamente por la piel y por los epitelios localizados en la cavidad bucofaríngea.

6. ¿Quizá el secreto de la regeneración se encuentre en ellos?

Las larvas de salamandra del género Ambystoma se han utilizado en múltiples experimentos, ya que son capaces de hacer crecer órganos enteros tras una lesión. De todas formas, otra de las curiosidades de los tritones es que estos también tienen una capacidad regenerativa inusitada.

Una de las teorías más extendidas es que las células de estos urodelos son capaces de desdiferenciarse, proliferar y volverse a especializar para reconstruir el tejido dañado. Así, en vez de formar tejido cicatricial (como los humanos) son capaces de reemplazar una sección amputada con otra igual de funcional.

7. Los tritones tienen una reproducción intrincada

La época reproductora de los tritones en el hemisferio norte se encuentra entre junio y julio, si bien en lugares más secos como la península ibérica pueden comenzar a desarrollar el instinto de cópula bastante antes, sobre marzo-abril. El dimorfismo sexual suele ser muy evidente, pues los machos presentan callosidades en las patas, crestas y cloacas hinchadas.

Según estudios, algunos tritones presentan un comportamiento reproductor denominado lekking. En él, los machos se agregan en la masa de agua de forma ordenada y siguiendo una cierta jerarquía. Estos se exhiben como si de un expositor se tratara y las hembras eligen a los más llamativos.

La coloración, posición jerárquica y dimorfismo sexual del macho son un indicativo de su calidad genética.

 8. Como todos los anfibios, pasan por una fase larvaria

Otra de las curiosidades de los tritones es que todos tienen una etapa larvaria acuática. De todas formas, a diferencia de las ranas y sapos, las crías no presentan forma de renacuajo. Estas son más alargadas, desarrollan las extremidades antes y presentan unas branquias externas en forma de “árbol”.

Cuando las larvas metamorfosean, pierden las branquias, desarrollan sus pulmones y pasan a una fase terrestre de duración variable.

9. Estos anfibios se las arreglan como pueden

Algunos tritones producen sustancias tóxicas a partir de ciertas glándulas para amedrentar a sus depredadores, pues son animales lentos, torpes y con pocos medios de escape disponibles. La especie Taricha granulosa es especialmente destacable en este frente, pues produce suficiente tetrodotoxinas como para matar a un ser humano sin ningún problema.

Otras especies tienen métodos más rudimentarios de defensa. Por ejemplo, el tritón ibérico Pleurodeles waltl o “gallipato” presenta una serie de glándulas tóxicas a lo largo de su cuerpo. Cuando se siente amenazado, clava sus propias costillas sobre las glándulas y las saca al exterior, pinchando e intoxicando así al posible depredador que se lo intente comer.

Uno de los tipos de anfibios.

10. No son animales peligrosos y se encuentran amenazados

Como última de las curiosidades de los tritones, es necesario destacar que no son peligrosos para el ser humano. A menos que una persona se lleve un ejemplar a la boca de forma intencional o se frote los ojos tras manejarlo, es imposible que sus toxinas lleguen a nuestro organismo (si es que las portan).

Además, los tritones y el 41 % de los anfibios en general se encuentran en peligro de extinción, ya que el cambio climático y la contaminación de las aguas están acabando con sus hábitats originales. Es necesario conocer y cuidar a estos impresionantes seres vivos para seguir disfrutando de ellos por muchos años más.

Te podría interesar...
¿En qué se distinguen una rana de un tritón?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
¿En qué se distinguen una rana de un tritón?

Mientras algunos anfibios han perdido completamente cualquier rastro de patas, cola o cintura, otros estan adaptada para dar saltos.



  • Hedlund, L., & Robertson, J. G. (1989). Lekking behaviour in crested newts, Triturus cristatus. Ethology, 80(1‐4), 111-119.
  • Zhang, P., Papenfuss, T. J., Wake, M. H., Qu, L., & Wake, D. B. (2008). Phylogeny and biogeography of the family Salamandridae (Amphibia: Caudata) inferred from complete mitochondrial genomes. Molecular phylogenetics and evolution, 49(2), 586-597.
  • Oberpriller, J. O., & Oberpriller, J. C. (1974). Response of the adult newt ventricle to injury. Journal of Experimental Zoology, 187(2), 249-259.
  • Oldham, R. S., Keeble, J., Swan, M. J. S., & Jeffcote, M. (2000). Evaluating the suitability of habitat for the great crested newt (Triturus cristatus). Herpetological Journal, 10(4), 143-155.