Gallipato: características y hábitat

El gallipato es un anfibio que tiene la capacidad de contraer su abdomen para exponer sus costillas. Además, todo su cuerpo secreta una sustancia desagradable y toxica para sus depredadores.
Gallipato: características y hábitat
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 24 marzo, 2021.

Última actualización: 24 marzo, 2021

Pariente de las ranas y tritones, el gallipato (Pleurodeles waltl) es un urodelo con forma alargada y cola vistosa que vive en regiones del Mediterráneo. Se trata de una de las joyas de la península ibérica, pues su gran porte y aspecto prehistórico fascinan hasta a los más escépticos.

Este anfibio urodelo es capaz de vivir tanto en el agua como en la tierra, por lo que es un animal todoterreno. Aunque parece inofensivo, utiliza hasta sus huesos para protegerse de cualquier depredador, como veremos en líneas posteriores.

Casi sacados de una película, los gallipatos no temen dañarse a sí mismos para sobrevivir. Sí quieres conocer más sobre ellos, qué son, cómo viven, y qué hacen, sigue leyendo.

Gallipatos: ¿mitad gallina, mitad pato?

Lejos de lo que nos sugiere su nombre, los gallipatos son clasificados como anfibios urodelos, organismos que suelen mantener su piel húmeda para respirar. Es el anfibio más grande de Europa, capaz de alcanzar los 31 centímetros de longitud, con una cola que resalta y una piel rugosa. Su cabeza es ancha y presenta unos ojos ligeramente saltones.

Su color corporal es regularmente marrón-oliváceo, con un tono amarillo en todo su vientre. En la espalda presenta manchas negras, mientras que en su costado se observan granulaciones de color anaranjado. Sus patas traseras tienen 4 dedos, uno menos que las delanteras, que son más alargadas y con 5 dedos.

Los machos presentan dimorfismo sexual al tener una cola y extremidades más largas, además de mejores rugosidades en su patas.

Los machos y hembras son necesariamente diferentes para mejorar su proceso de apareamiento. Las características del macho definen su salud y aptitud de supervivencia, mientras que, de esta forma, las hembras seleccionan a los machos más adecuados para reproducirse.

Por su parte, cuando finaliza el cortejo y apareamiento, los huevos que pone la hembra son bastante pequeños. Al eclosionar, las larvas se caracterizan por sus grandes crestas y branquias muy desarrolladas.

Un gallipato sobre un fondo blanco.

Las vidas del gallipato

Los gallipatos suelen habitar zonas de aguas temporales, por lo que tienen 2 vidas, una acuática y otra terrestre. Mientras exista el cuerpo de agua, el gallipato es completamente acuático y capaz de respirar en el agua.

Ya que es una salamandra, este anfibio puede resistir épocas de sequia resguardado bajo la tierra sin mayor problema. Aunque también es posible que puedan encontrarse ejemplares activos en días muy húmedos. De esta forma, los gallipatos sobreviven sin agua y esperan ansiosos la llegada de las lluvias.

Por otro lado, cuando las precipitaciones regresan, los gallipatos salen de sus escondites y es fácil verlos nadando. Mientras se alimentan de algunos crustáceos e invertebrados pequeños en el fondo del cuerpo de agua, resguardan energía. Su intención principal es iniciar lo antes posible su ritual de apareamiento.

Reproducción y cortejo

Una vez que los gallipatos tienen acceso a un cuerpo de agua, tratan de iniciar su apareamiento. A pesar de las apariencias, los machos se esfuerzan activamente para cortejar a la hembra, en una serie de organizaciones comportamentales repartidas por toda la charca.

Los machos de esta especie realizan cortejos por medio de la ondulación de su cola y, sí la hembra acepta, el pretendiente afortunado puede fecundarla. Esta ligera danza con su cola suele durar algunos minutos y finaliza con un abrazo o amplexo, postura reproductiva típica de anfibios.

Los gallipatos terminan haciendo una especie de baile donde el macho toma a la hembra de las patas y la suelta en varias ocasiones. Todo el ritual se asemeja a una danza donde la hembra termina con la puesta de los huevos, escondiéndolos en el fondo hasta su nacimiento.

Hábitat y distribución

El gallipato se distribuye principalmente en el Mediterráneo, lo que incluye gran parte de la península ibérica. En Portugal puede encontrarse en gran parte del país excepto por el extremo norte, mientras que en España se  citan poblaciones en gran parte del centro y sur.

A pesar que suele encontrarse en zonas donde existen cuerpos de agua estáticos, este animal también es capaz de vivir en ríos y arroyos. Incluso es tan flexible como para sobrevivir en zonas con alteraciones del hombre como pozos, albercas o aljibes. En general, se le encuentra en zonas húmedas, subhúmedas y semiáridas.

Aunque el gallipato puede sobrevivir a la sequia escondiéndose en barro o tierra húmeda, se trata de una especie catalogada en estatus de Casi Amenazada (NT). Algunos de sus principales riesgos son la contaminación de los cuerpos de agua, la deforestación y las especies invasoras.

Las curiosas técnicas de defensa del gallipato

El gallipato enfrenta diferentes amenazas, sin embargo, al menos para plantarle cara a sus depredadores, está completamente equipado. Este anfibio tiene un mecanismo de defensa que parece sacado de una película de mutantes: es capaz de sacar sus costillas e impregnarlas de secreciones toxicas para hacer frente a sus enemigos.

Así, el gallipato se lastima a sí mismo para defenderse: una vez que ha sacado sus costillas, ten por seguro que las usará. Al gallipato no le afecta demasiado este acto tan primal, ya que su piel es capaz de regenerarse fácilmente, por lo que no corre peligro.

Los depredadores del gallipato evitan comerlo para no ahogarse, de forma literal, pues estas costillas se quedarían clavadas en sus esófagos y provocarían un atragantamiento grave. Las secrecciones tóxicas que este anfibio genera también juegan a su favor, ya que son repelentes para muchos animales.

Un gallipato saliendo del agua.

Los anfibios, al no poseer grandes garras ni músculos potentes para huir, se las han tenido que ingeniar de otras formas para evitar ser depredados. ¿Acaso conocías un método de defensa tan singular como el del gallipato?

Te podría interesar...
Modo de defensa de la salamandra manchada
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Modo de defensa de la salamandra manchada

La salamandra manchada o salamandra moteada posee una piel viscosa que dificulta su captura. Asimismo... ¡son capaces de expulsar un líquido irrita...



  • del Mármol Marín, G. M., & Robles, O. J. (1830) Ficha de Pleurodeles waltl Gallipato Pleurodeles waltl Michahelles.
  • Gutiérrez-Rodríguez, J., Barbosa, A. M., & Martínez-Solano, Í. (2017). Integrative inference of population history in the Ibero-Maghrebian endemic Pleurodeles waltl (Salamandridae). Molecular Phylogenetics and Evolution112, 122-137.
  • Heiss, E., Natchev, N., Salaberger, D., Gumpenberger, M., Rabanser, A., & Weisgram, J. (2010). Hurt yourself to hurt your enemy: new insights on the function of the bizarre antipredator mechanism in the salamandrid Pleurodeles waltl. Journal of Zoology280(2), 156-162.
  • Salvador, A. (2014). Gallipato–Pleurodeles waltl (Michahelles, 1830). Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid.