10 curiosidades de los ratones

Los ratones son mamíferos curiosos e inteligentes a partes iguales. Algunos de ellos tienen mala fama, pero esta no es merecida en ningún caso.
10 curiosidades de los ratones
Samuel Sanchez

Escrito y verificado por el biólogo Samuel Sanchez el 16 septiembre, 2021.

Última actualización: 16 septiembre, 2021

Los roedores son animales fascinantes, pero por desgracia algunos seres humanos los juzgan por su condición de “molestos”. Estos pequeños mamíferos buscan sobrevivir a toda costa y, por extraño que parezca, a veces como especie nos vemos amenazados por su inteligencia y capacidad de resolver problemas. ¿Quieres conocer con nosotros curiosidades sobre los ratones?

Aunque estos animales tengan la fama de sucios e infames, los ratones guardan miles de secretos en el interior de su cuerpo pequeño. Son inteligentes, empáticos, capaces de sobrevivir a situaciones muy adversas y tan sociales como nosotros. Si quieres conocer más datos interesantes sobre ellos, estás en el sitio indicado.

1. Los ratones son roedores y hay muchas especies

El término “ratón” no designa a una sola especie, sino a un grupo de roedores que tienen en común su pequeño tamaño. Existen varias familias y géneros que se engloban bajo este término, pero sin duda el más representante de todos es el género Mus. Este taxón contiene unas 38 especies diferentes, entre las que se encuentra el ratón doméstico (Mus musculus).

Los roedores son el grupo de mamíferos más extenso del mundo, pues representan el 40 % de la variabilidad de la clase Mammalia. Se estima que existen unas 1500 especies de roedores y aún quedan muchas más por descubrir. Tras ellos, el grupo más diverso dentro de los mamíferos es el de los murciélagos (quirópteros).

Existen muchas especies de ratones, pero las más representativas son del género Mus. 

2. Son roedores por un motivo concreto

El orden Rodentia no se llama así por casualidad. Si algo distingue a los roedores (y por ende a los ratones) del resto de mamíferos es su capacidad para roer, manifestada por la presencia de unos dientes incisivos superiores e inferiores enormes en comparación al resto de su cráneo. Estos tienen una gran cantidad de esmalte en su cara frontal y crecen de forma constante durante toda la vida del animal.

Como los incisivos de los ratones crecen sin parar, estos tienen que roer los materiales que les rodean siempre que puedan (sobre todo durante la alimentación). De lo contrario, estos dientes acabarían atravesando su cráneo y matándolos.

¿Sabes cuáles son las diferencias entre rata y ratón?

3. Un plano corporal común

Otra de las curiosidades de los ratones radica en su morfología física. Aunque existan muchas especies englobadas en este término, casi todas ellas tienen ciertos rasgos en común: un porte reducido (de 6 a 10 centímetros), las orejas muy llamativas, una cola larga y desnuda, un morro puntiagudo y unos bigotes muy simpático que actúan como receptores sensoriales.

Todos los ratones son de porte pequeño y su cola mide más o menos lo mismo que todo su cuerpo junto. 

4. ¡Rata y ratón no son lo mismo!

Los términos rata ratón son diferentes a nivel conceptual y taxonómico. Se dice que las ratas son mucho más grandes que los ratones, pero además de esto, presentan una información genética lo suficientemente distinta para catalogarlos en géneros diferentes. Las ratas pertenecen al género Rattus, mientras que la mayoría de ratones se engloban en los género Mus Apodemus.

Aunque pertenezcan a géneros diferentes, ratas y ratones forman parte de la misma familia (Muridae).

5. La base de la cadena alimenticia

Por adorables que sean, es necesario destacar la calidad como presa de los ratones de campo. Estos roedores se reproducen de forma muy rápida, tal y como se ejemplifica en la siguiente lista:

  • Cuando una hembra se queda embarazada, solo tarda unos 20 días en parir. En las 24 horas posteriores a dar a luz ya está receptiva a reproducirse de nuevo.
  • Cada camada está compuesta de 5 o 6 crías, aunque en situaciones normales se pueden contar hasta 12.
  • Una hembra adulta puede dar a luz a 5-10 camadas por año.

Si aplicamos las matemáticas simples, es fácil deducir que una hembra puede dar a luz a 50 ratoncillos o más en un intervalo de 12 meses. Esta rapidez reproductora se conoce como estrategia de la R. Un solo ejemplar suele parir cientos de crías a lo largo de su vida, pero la probabilidad de supervivencia individual es muy baja y la esperanza de vida media se reduce mucho.

Debido a su abundancia, los ratones son la base de la dieta de muchos mamíferos, aves, reptiles y hasta invertebrados.

6. Los ratones domésticos son resultado de la selección genética

Otra de las curiosidades de los ratones es que difieren mucho en sus características dependiendo de su condición. Los ejemplares domésticos de la especie Mus musculus son más grandes y rollizos que los salvajes, pues pueden alcanzar hasta 8 centímetros de longitud corporal y pesar hasta 130 gramos.

Además, los ratones mascotas se presentan en muchos colores y variedades (negro, chocolate, azulado, crema, lila, rojizo y más), mientras que los salvajes solo presentan tonos del negro al marrón. Esta variabilidad se consigue mediante la selección genética, es decir, reproduciendo a los ejemplares más bellos durante varias generaciones.

7. Son animales expresivos y con sentimientos

Diversos estudios han demostrado que los ratones son capaces de sentir emociones complejas. Por ejemplo, se ha detectado que los ejemplares que comen alimentos azucarados muestran una estructura facial de gozo que sus compañeros saciados con otras comidas no esbozan. Dicho de otro modo, no se trata solo de instinto: tienen gustos y son capaces de demostrarlo.

Cuando procesan los estímulos, estos roedores son capaces de mostrar emociones propias que van más allá de su condición natural. Si se cuela un ratón en tu casa, deberías de pensar en esto antes de intentar acabar con él.

8. Los ratones tienen empatía

Otras investigaciones han demostrado que, cuando perciben que un compañero está herido, los ratones tienen predilección por él y tienden a interactuar más con los ejemplares dañados que con los sanos. Esto parece indicar que son capaces de reconocer el dolor ajeno, empatizar con él y brindar cuidados a los más vulnerables del grupo.

Es necesario seguir estudiando este tipo de conductas, pero sin duda todo parece indicar que los ratones son capaces de empatizar con sus compañeros.

9. Los ratones no tienen ninguna predilección por el queso

Una de las curiosidades de los ratones más sorprendentes, ¿verdad? Aunque estos animales se asocien siempre al consumo de queso en dibujos y películas, la realidad es que no tienen ningún tipo de predilección hacia este alimento. Se lo comerán si no tienen nada más delante, pero desde luego no es su primera opción ni lo buscan de forma activa.

En la naturaleza, los ratones adoptan un tipo de dieta mayoritariamente herbívora, comiendo todo tipo de fruto o semilla de origen vegetal. De todas formas, en los entornos urbanos no hacen ascos a nada y se acostumbran a alimentarse de desperdicios humanos que aún están en buen estado. Son muy adaptables, de ahí que hayan colonizado todos los ecosistemas. 

¿Por qué son importantes los ratones de campo?

10. Unos seres maravillosos que deben ser respetados

Como última de las curiosidades de los ratones, queremos destacar que estos roedores son merecedores de respeto y tienen derecho a la vida. Como puedes ver, se trata de un taxón de mamíferos inteligente, empático, prolífico y muy bello. Ellos no suelen invadirnos a nosotros, pero sí aprovechan la abundancia humana para proliferar en las urbes.

Además de todas sus características positivas, no hay que olvidar que cientos de miles de ratones son utilizados en los laboratorios para encontrar la cura a enfermedades humanas. Estos pequeños roedores se sacrifican por nuestro bienestar y lo mínimo que podemos hacer para devolverles el favor es respetar a los ejemplares salvajes.

Te podría interesar...
4 consecuencias de la plaga de ratones en Australia
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
4 consecuencias de la plaga de ratones en Australia

La plaga de ratones en Australia causa problemas en cultivos, infraestructuras y salud pública. Fue favorecida por las lluvias estivales.