Curiosidades del pez volador

28 diciembre, 2018
Este artículo fue redactado y avalado por el biotecnólogo Alejandro Rodríguez
El pez volador puede batir sus alas 50 veces por segundo, y es capaz de alcanzar 50 km/h, a partir de los que levanta el vuelo y empieza a planear

El pez volador es una de las muchas especies que habitan en el mundo marino. Su anatomía inusual y su forma de moverse tanto dentro como fuera del agua, sin embargo, lo convierte en uno de los animales marinos más curiosos. A continuación, te contamos un poco más sobre ellos.

¿Qué es un pez volador?

Los peces voladores pertenecen a una gran familia de peces denominada Exocoteidae. Pese a que pueden parecer una especie exótica, lo cierto es que esta familia agrupa a más de 70 tipos de especies.

Los peces voladores miden no más de 30 centímetros, y poseen un par de ojos más planos que la mayoría del resto de peces, lo cual les confiere una ventaja al poder ver fuera del agua.

Pero basta con observar imágenes de estos peces para darse cuenta de que presentan dos características morfológicas inconfundibles: un cuerpo aerodinámico con forma de torpedo y unas enormes aletas pectorales. Existen especies denominadas ‘de cuatro alas’, cuyas aletas pélvicas son también de gran tamaño.

Peces voladores: características

Estos dos elementos van a permitir que el pez volador pueda salir del agua a toda velocidad y planear durante varios metros, con registros de planeos de 50 metros y de hasta 45 segundos.

Teniendo en cuenta su pequeño tamaño, esta capacidad de ‘vuelo’ va más allá de los saltos que otras especies de pez son capaces de realizar. El mecanismo de esta sorprendente técnica, como veremos a continuación, se basa en el batir de sus aletas.

¿Cómo consigue planear el pez volador?

El proceso de planeo del pez volador comienza dentro del agua. El batir de sus grandes aletas pectorales –unas 50 veces por segundo– hace que alcance velocidades de hasta 60 km/h.

Una vez alcanzada esa velocidad,  empieza a dirigirse hasta la superficie, momento en el que salta y se coloca en una posición similar a la de un avión justo antes de despegar. Cuando va a salir a la superficie, despliega sus aletas pectorales, mientras que la cola ahorquillada permanece dentro del agua moviéndose rápidamente.

Tras este primer impulso, el pez volador comienza a ‘volar’ durante varios metros. Cuando están de nuevo cerca del agua, los peces voladores pueden batir su cola y continuar planeando sin necesidad de volver a sumergirse.

En ocasiones, este magnífico espectáculo marino que nos brindan los peces voladores ha llegado a abarcar distancias de casi 400 metros, en planeos consecutivos.

Peces voladores: hábitat

Varios estudios apuntan a que esta sorprendente capacidad de los peces voladores ha ido evolucionando y mejorando para poder escapar de sus depredadores. Entre estos se cuentan el atún, la caballa o el pez espada. Una vez que están en el aire, también pueden ser depredados por aves de un tamaño superior a ellos.

Hábitat y alimentación del pez volador

Prefiere vivir cerca de la superficie y en aguas alejadas de las costas. Podemos encontrarlo en aguas cálidas tropicales y subtropicales, especialmente en zonas del Caribe y Latinoamérica y otras zonas del Atlántico. Su dieta consiste fundamentalmente en plancton, aunque también puede consumir otros peces de pequeño tamaño.

Datos curiosos

Al igual que el propio animal, existen datos curiosos sobre el pez volador. Como muchos otros animales marinos, los peces voladores sienten especial atracción por la luz, un hecho que los barcos de pesca han sabido aprovechar. Usando canoas o pequeños botes con una cantidad suficiente de agua para mantener al pez vivo, preparan una luz como señuelo y los dejan durante toda la noche, de modo que el pez salte al bote pero no pueda volver a salir.

Gastronómicamente, las huevas de pez volador tienen un gran valor en el mercado asiático, donde son muy apreciadas en la elaboración de sushi.

Sin duda, estos peces son unos de los animales marinos más curiosos e interesantes. Verlos en acción sobrevolando el mar es uno de esos momentos que deberían presenciarse al menos una vez en la vida.

  • Lewallen, Eric A et al. “Flyingfish (Exocoetidae) species diversity and habitats in the eastern tropical Pacific Ocean.” Marine Biodiversity 48 (2017): 1755-1765.
  • Shakhovskoy, I. B. and Nikolay V. Parin. “A review of flying fishes of the subgenus Hirundichthys (genus Hirundichthys, exocoetidae). 1. Oceanic species: H. speculiger, H. indicus sp. nova.” Journal of Ichthyology 53 (2013): 117-145.