Cuidados y alimentación de gatitos prematuros

Mariela Ibarra Piedrahita 6 enero, 2015

En ocasiones, así como en los humanos, las gatas paren a sus cachorros antes de terminar su proceso de gestación, por lo tanto, estos gatitos serán mucho más frágiles y requerirán más atención que aquellos con un proceso de gestación completo.

Cuidar de un gatito prematuro puede ser muy difícil y si no cuentas con la ayuda de la madre, será más complicado aún lograr la supervivencia del animal. Sin embargo, esto no es imposible si te mantienes alerta de los comportamientos y necesidades de los cachorros, así que te dejamos algunas recomendaciones sobre los cuidados que debes tener con gatitos prematuros:

Si debes cuidar gatitos prematuros, presta atención a los siguientes elementos porque los vas a necesitar:

Refugio

Las gatas hacen refugios donde pueden esconder a sus cachorros mientras están indefensos. Por lo tanto, tienden a buscar lugares oscuros, pequeños, de fácil acceso y cálidos. Puedes proporcionarles una caja donde quepan la madre y sus crías, pero que no sea demasiado grande, para evitar que una cría quede aislada o desatendida.

Es muy importante que la gata encuentre el refugio agradable y se sienta cómoda y segura en él, de lo contrario empezará a mover las crías buscando otro lugar para resguardarlas.

Mantas

gatito manta

Casi tan importante para las crías prematuras como su alimentación es el que se mantengan calientes. Algunas nacen sin piel, por lo que la protección contra el frío se hace fundamental durante las primeras semanas de vida, por lo que necesitarán mucho más que una cama cómoda. Debes controlar la temperatura del refugio a no más de 30 grados, pues es igual de malo un calor excesivo que el frío.

Debes estar pendiente de que los gatitos estén siempre en un lugar caliente, normalmente este calor se los proporciona la madre, pero la gata deberá dejar el nido para alimentarse o para usar la caja de arena. Así que es una buena opción usar una fuente de calor artificial para evitar que los gatitos se enfríen, por ejemplo las mantas térmicas o las bolsas de agua caliente bajo las mantas, son unas buenas opciones para cumplir con este objetivo.

Alimentación

gatito biberon

Con algo que tendrás que tener especial atención cuando cuidas gatitos prematuros es con su alimentación. Los gatitos recién nacidos deben comer más o menos cada 2 horas, y cuando superan las 4 semanas de vida deben hacerlo entre cada 4 y 6 horas. El resto de tiempo deben estar durmiendo, pues en esta etapa le dedican casi el 90 por ciento del día a dormir y comer.

Una forma que tienes de saber cuando un gatito no está bien alimentado es por la cantidad de tiempo que llora. Los cachorros de diferentes especies usan el llanto por tres motivos, hambre, porque se alejaron del nido y quieren que los encuentren o porque están enfermos. Así que si notas que un gatito llora más que sus hermanos posiblemente está desatendido, hambriento, desorientado o tiene alguna dificultad.

En caso de que notes que un gatito está desatendido, que la gata no produce suficiente leche o quieres ayudarle a acortar los procesos de lactancia, puedes usar leche sustituta para gatos, pero asegúrate que esta sea materna, recuerda que los gatos tienen diferentes necesidades alimenticias de acuerdo a su edad, y nunca se te ocurra alimentarlo con leche de vaca, le harás daño.

Si está en sus primeras semanas de vida lo mejor que puedes hacer es darle alimento con un gotero o jeringuilla especializada para alimentar cachorros (normalmente vienen con la leche para gato) después cambia al biberón. Puedes acercarle la boquilla o falso pezón a la boca al gatito mientras éste descansa en una superficie suave, por ejemplo una toalla. Si todavía no puede sostener la cabeza deberás acunársela para que la sostenga.

Normalmente por instinto se prenderá del pezón, pero si no lo hace aléjalo y vuelve a intentar. Úntale un poco de la leche en los labios para que saboree y si se resiste es mejor que lo lleves al veterinario, algo puede estar pasando con el cachorro para que no quiera comer. Algo que no debes intentar es inducirle la comida con la jeringa, él debe hacerlo solo, porque al forzarlo puede bronco aspirar la comida empeorando su condición.

Aseo

Una vez ha comido debes dejárselo a la madre para que lo asee. En caso de que esta no se encuentre o no lo haga, deberás limpiar su parte trasera con un algodón húmedo para remover las heces y evitar que contamine en exceso las mantas y se produzcan problemas derivados de la mala higiene.

Te puede gustar