¿Cómo alimentar a un gato recién nacido?

El único alimento que puede tomar los gatos recién nacidos es la leche, ya sea la materna o la que está especialmente formulada para ellos.
¿Cómo alimentar a un gato recién nacido?
Ana Díaz Maqueda

Escrito y verificado por la bióloga Ana Díaz Maqueda el 30 Abril, 2021.

Última actualización: 30 Abril, 2021

Durante la época de nacimientos de gatos —en la primavera y el verano— no es raro encontrarse con alguna camada o felino solitario. Además, si se crían gatos en casa, también puede ocurrir que la madre rechace a alguno de los miembros de la camada. Ante esta situación, hay que saber cómo actuar y cuál es la mejor manera de alimentar a un gato recién nacido.

No obstante, antes de ponerse manos a la obra con la alimentación, existen otros factores que se deben tener en cuenta. En las siguientes líneas, aprenderás cómo se debe alimentar a un gato menor de 4 semanas y otros consejos importantes en lo referente al tema.

¿Qué hacer si te encuentras con un gatito?

Conforme los gatos se hacen mayores, la madre cambia la ubicación de la camada para mayor seguridad o porque el refugio se ha quedado pequeño. Durante este trasiego, puede ocurrir que alguno de los felinos quede atrás, pero eso no significa que la madre no vaya a volver.

Por esta razón, si una persona se encuentra con un ejemplar solitario y desamparado, es conveniente vigilarlo desde la lejanía por si la madre vuelve. Si pasan las horas y no hay rastro de la gata, no debería haber problema por coger al gato y llevarlo a una clínica veterinaria.

El veterinario hará un primer reconocimiento al paciente para determinar su edad y estado general de salud. Además, puede ofrecer buenos consejos y orientar sobre cómo alimentar a un gato recién nacido.

De la misma manera, si en lugar de encontrar a un solo gato una persona localiza a una camada entera, es mejor esperar a la madre. Si esta vuelve y aún así se quiere rescatar a los felinos, la madre debe ir junto a ellos a un centro de protección de animales, para que todos los miembros de la familia encuentren un hogar estable.

Una vez se sabe que el gato no presenta ninguna patología grave y tiene un estado de salud normal, es hora de ir a casa y comenzar a cuidarlo.

Alimentar a un gato recién nacido es fácil.

La alimentación de un gato recién nacido

Como todas las crías de mamíferos, los bebés necesitan tomar leche. Sin embargo, no cualquier leche es apta para todos los animales: la ideal es la de su especie y, en concreto, la de su madre.

Cuando esto no es posible, la leche materna debe ser sustituida por una formulada especialmente para dicha especie. El contenido en proteína, grasas y azúcares varía mucho entre taxones de mamíferos, por lo que la que es buena para algunos puede ser mortal para otros.

Bajo ningún concepto un animal de menos de 3 semanas de edad puede comer cualquier otro tipo de alimento que no sea leche materna o formulada para él. Del mismo modo, no es apta la fórmula de leche líquida enlatada que se vende para gatos adultos.

Leche formulada de reemplazo

A la hora de adquirir leche para gatos recién nacidos, se debe buscar aquella fórmula en polvo que sirva para reemplazar la leche materna. Además, es totalmente necesario utilizar un biberón para los felinos: el uso de jeringuillas u otros métodos puede causar una neumonía por aspiración, ya que no será el animal el que absorba cuando lo considere.

La fórmula de leche en polvo de reemplazo viene indicada para alimentar a las crías recién nacidas y evitar la tan peligrosa diarrea. Asimismo, es muy importante no utilizar leche en polvo que haya sobrepasado su fecha de caducidad. Si al abrir el bote el olor no es dulce, es mejor no utilizarla.

Alimentar a un gato recién nacido

De forma general, es normal que el felino rechace la leche y el biberón, sobre todo si está acostumbrado a la madre. A pesar de ello, no hay que rendirse y se debe seguir ofreciendo reiteradamente el alimento al animal mientras se roza el hocico con la tetina del biberón. Para alimentar a un felino recién nacido, se debe seguir unos pasos muy sencillos: 

  1. Preparar la fórmula: en principio, se seguirán las instrucciones establecidas por el fabricante de la leche. Habitualmente, este proceso consiste en diluir una cantidad de polvo en agua templada, pues 2 o 3 grados por encima de la temperatura ambiente será suficiente. Antes de ofrecer la leche al animal, se debe tomar su temperatura sobre la muñeca.
  2. Posicionar a la cría: el gato no puede ser alimentado en cualquier postura. Siempre debe estar acostado boca abajo, con la cabeza ligeramente inclinada hacia arriba. Así, es mejor tumbar al animal sobre una toalla y ofrecerle el biberón.
  3. Una vez haya comido, se procederá a la eliminación: con 2 dedos, se puede acariciar suavemente la tripa del felino con movimientos circulares en sentido de la agujas del reloj. Tras ello, con una pequeña toalla humedecida con agua caliente se estimulará el área genital para activar el reflejo de micción, así como defecación.
  4. Al terminar, se debe lavar bien todos los objetos utilizados y dejarlos listos para la próxima toma.

Las crías menores de 4 semanas deben comer cada 3 horas y, además, cada una debe defecar y orinar después de la comida. Si no se consigue que defeque el felino tras la estimulación pertinente, hay que acudir al veterinario lo antes posible.

Una camada de gatos.

Una gran responsabilidad

Por último, cada día hay que pesar al gato y anotar su peso. Esta es la única manera de saber si se está nutriendo como es debido. Ante cualquier duda o signo de malestar en el animal, hay que ir urgentemente al veterinario. Recuerda que los felinos recién nacidos pueden deshidratarse fácilmente, lo cual podría ser fatal.

Tener crías de felinos en el hogar puede ser una verdadera maravilla, pero también se trata de una gran responsabilidad. No olvides que la vida de un ser sintiente está en tus manos, así que no escatimes en gastos y atención si las cosas se ponen feas.

Te podría interesar...
Mortalidad neonatal en cachorros: 4 causas
Mis AnimalesLeerlo en Mis Animales
Mortalidad neonatal en cachorros: 4 causas

La mortalidad neonatal en cachorros es algo a lo que hay que prestar la atención que merece, y con unos consejos podremos reducirla.