Cuidados de la salamandra tigre

Laura Huelin · 9 octubre, 2018
De unos 25 centímetros de largo, este reptil presenta una variedad de llamativos colores

La salamandra tigre es una de las más grandes de su familia. Viven en libertad, pero también pueden vivir en cautividad. Sin embargo, son animales delicados a los que hay que dedicar cuidados específicos. Si quieres convivir con uno de estos anfibios, no te pierdas estos consejos:

Cuidados de la salamandra tigre

Este tipo de anfibio es de un tamaño grande para su familia: miden alrededor de 25 centímetros de largo. Tienen un aspecto robusto, ya que son achaparradas y tienen la cabeza ancha y plana. El hocico es redondeado y los ojos saltones.

Presenta cierta variedad en cuanto a colores, aunque la más extendida es la combinación de negro con manchas amarillas. Las salamandras tigre son animales de colores vivos y, por eso, su amarillo será brillante, aunque no son venenosas, pese a lo que la tonalidad pudiera sugerir.

Son animales de hábitos nocturnos: tanto en libertad como en cautividad pasarán el día escondidas para salir y tener su período de mayor actividad durante la noche. A la salamandra tigre, además, le gusta escarbar en la tierra y crear túneles. Tendremos que tener estas dos características en mente cuando preparemos su hábitat.

Prepararle su hábitat

Saber qué necesidades básicas tiene la salamandra tigre es imprescindible para que tenga una vida sana y larga. Tenemos que ser capaces de proporcionarles un lugar cómodo y adaptado en el que puedan vivir.

Salamandra tigre: hábitat

El hábitat clásico que se emplea con las salamandras es una pecera o un recipiente de cristal. Es fácil de limpiar, hay una gran variedad de marcas y modelos a la venta entre los que elegir y será capaz de mantener controlada a la salamandra, además de evitar que se disipe la humedad que necesita para vivir.

Necesitaremos un terrario de entre 50 y 60 litros por cada salamandra que vaya a vivir en él: cuanta más superficie tenga, mejor. Podemos cubrir la parte superior con una malla, de manera que se ventile correctamente pero la salamandra no pueda escaparse.

En este terrario o pecera debemos colocar objetos que le sirvan de escondite durante el día: una teja, un tubo, una caseta… La salamandra tigre no es exigente en este aspecto y encontraremos pronto un objeto que la satisfaga.

Como son animales que escarban túneles, no debemos olvidar la preparación de un sustrato adecuado a ellas. Deberán tener por lo menos 10 centímetros de profundidad en la que crear sus túneles.

El sustrato puede estar formado de diferentes sustancias, pero por higiene y accesibilidad en el mercado, los más recomendados son la turba, el humus de lombriz y la fibra de coco. Podemos mezclarlos para crear suelos más interesantes y sanos para nuestros anfibios.

Higiene: hongos y humedad

La higiene en el terrario es muy importante para la salud de nuestras mascotas. Una higiene deficiente provoca que salgan hongos y humedades en el sustrato o en la propia salamandra: podría provocarle problemas de piel, entre otras enfermedades.

Salamandra tigre: higiene

Tendremos cambiar y renovar el sustrato cada pocos meses. Pero esto puede no ser suficiente, por lo que deberemos instalar un sistema de drenaje que recoja todo el agua sobrante del hábitat de nuestra salamandra tigre y que impida que encharque el sustrato.

Una buena opción es colocar una fina capa de un par de centímetros de espesor de bolas de arcilla al fondo del terrario. Sobre esta capa ubicaremos el sustrato: la humedad sobrante se filtrará al fondo y permitirá que la parte superior del terrario no acumule agua innecesaria.

Temperatura y humedad ideales

La salamandra tigre no es un reptil, sino un anfibio. A pesar de esto, también es muy importante tener en cuenta la temperatura y la humedad de su hábitat. No soportan las temperaturas altas ni el sol directo, y prefieren ambientes húmedos.

Para conseguir cubrir estas necesidades, podemos contar con un pulverizador de agua. Deberemos prestar atención a otros factores externos para conseguir una humedad perfecta: el sustrato no debería estar seco pero tampoco encharcado. Para regularlo podemos pulverizar solo la mitad del terrario y observar en qué lugares prefiere estar el animal: habremos encontrado el punto perfecto.

Debemos colocar un recipiente con agua en el hábitat: le permitirá a la salamandra tigre humedecer la piel e hidratarse a la vez que unifica la humedad interior en el terrario. Con que tenga una profundidad de dos centímetros de agua es suficiente.

Alimentación de la salamandra tigre

La temperatura ideal ronda los 18-20ºC, aunque admite variaciones. De hecho, durante la noche debería bajar un par de grados y durante el invierno agradecen pasar una época un poco más fría; entre 3 y 10ºC. Las salamandras nunca deberían vivir a más de 25ºC ni estar expuestas al sol directo.

Alimentación de la salamandra tigre

La salamandra tigre es un animal carnívoro: debemos darle de comer insectos y otros pequeños animales. Su dieta ha de ser variada y ha de tener a su disposición diferentes tipos de animales de los que alimentarse, aunque por facilidad de conseguir en el mercado la base de su dieta puede estar en las lombrices de tierra.

Además, podemos encontrar otros insectos como cochinillas, escarabajos, grillos e incluso babosas. Podrían llegar a alimentarse de carne roja y pescado blanco de agua dulce, pero no son alimentos que debiera ingerir con asiduidad.

Lo ideal es proporcionarles comida dos o tres veces a la semana; depende de la edad, la actividad y el apetito de la salamandra. Eso sí, estos animales en cautividad tienden a la obesidad, por lo que se corre el riesgo de sobrealimentarlas y provocarles problemas de salud.

La salamandra tigre es un anfibio grande que puede vivir en cautividad. Sin embargo, es delicada en cuanto a la humedad y la temperatura: casi todos nuestros cuidados deben estar orientados a crear un hábitat perfecto para ella.