Cuidados de una boa constrictor

Los cuidados de la boa constrictor no son alcanzables por tutores con poca experiencia. Si sientes interés por esta especie, aquí tienes los principios básicos de su manutención.
Cuidados de una boa constrictor
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 08 noviembre, 2021

A pesar de su aspecto intimidante, las serpientes son animales frecuentes en las casas de los amantes de los reptiles. Sin embargo, los cuidados de la boa constrictor son bastante específicos, por lo que no es un animal exótico apto para principiantes.

Si tu intención es empezar a reunir información sobre los cuidados de esta especie, aquí tienes una guía básica ideada para mostrarte todo lo que necesita una boa para mantenerse en cautiverio. No te lo pierdas.

Características de la boa constrictor

La boa constrictor o boa constrictora (Boa constrictores un ofidio de la familia Boidae. Existen 8 subespecies reconocidas dentro de este taxón cuyo tamaño puede variar de los 1,5 metros de longitud hasta los 4 metros. Son reptiles bastante pesados, pues alcanzan masas corporales de hasta 40 kilogramos.

Se trata de reptiles bastante longevos que llegan a los 40 años de edad en cautividad con los cuidados adecuados.

Esta serpiente se distribuye por prácticamente todo el continente americano. Ocupa hábitats con poca humedad, como desiertos y sabanas, aunque en ocasiones se encuentra en bosques húmedos. Es capaz de subir a los árboles y descansar en las ramas.

A esta serpiente se le llama constrictora por su forma de cazar: primero engancha a su presa de un mordisco y después se enrosca a su alrededor. Una vez en esta posición, constriñe al animal con fuerza, impidiéndole respirar y triturando sus huesos para poder tragarlo mejor. Las serpientes constrictoras no son venenosas, pero sí pueden acabar con la vida de un ser humano.

Una boa constrictor sobre un fondo blanco.

Aspectos importantes a considerar

El primer aspecto antes de hacerte con una, y el más importante a tener en cuenta, es que la tenencia de una boa constrictor sea legal en tu país. En ciertos lugares (como en España) no se permite el comercio ni la tenencia de esta especie de ofidio. Por otro lado, la boa constrictor está incluida en el apéndice II del CITES.

El objetivo de estas normativas es frenar el comercio ilegal y evitar que ciertos animales se conviertan es especies invasoras.

Si en tu país está permitida la tenencia de una boa y consigues toda la documentación necesaria para ello, el siguiente paso será empaparse de información sobre las características de la subespecie que se va a acoger en casa. Por ejemplo, el tamaño que puede alcanzar será muy relevante para su correcto alojamiento y manejo.

Considera seriamente si puedes acoger a un animal carnívoro, no domesticado, solitario y crepuscular en tu hogar. Tendrás que darle de comer otros animales, aprender a manejar a un ofidio que es capaz de alcanzar los 4 metros y los 40 kilos y pagar unos gastos de manutención elevados. Además, el ejemplar requerirá atenciones hasta por 40 años.

Alimentación de una boa constrictor

La boa debe tener siempre agua limpia y fresca a su disposición, a ser posible embotellada. Conviene que también le proporciones un recipiente en el que bañarse, sobre todo durante la muda de piel.

Por otra parte, la dieta principal de la boa constrictor serán pequeños mamíferos. Dependiendo del tamaño de la serpiente, las presas pueden variar desde ratones hasta conejos, pasando por cobayas, ratas y otros roedores. Suele bastar con un pequeño mamífero a la semana, pero la frecuencia alimenticia dependerá del animal y sus necesidades.

Conviene alimentar a la serpiente al anochecer, cuando comienza su pico de actividad.

Lo ideal es acostumbrar a la boa a consumir animales ya muertos, pues de lo contrario podrías encontrarte con accidentes si la presa se defiende. Aunque las víctimas se pueden comprar congeladas en tiendas especializadas, ofrécele los cuerpos tibios, preferiblemente calentados en una olla con agua hirviendo.

Después de comer, deja que la serpiente descanse, pues sus digestiones son lentas y pesadas. Si ves que regurgita la presa, es posible que esta fuera demasiado grande.

Terrario de la boa constrictor

Entre todos los cuidados de la boa constrictor, la calidad de la instalación es de los más importantes. El mejor alojamiento para este ofidio es un terrario más alto que ancho y lo suficientemente grande para albergar una rama, un refugio y un recipiente con agua. El objetivo de esto es darle a la boa la oportunidad de mostrar su comportamiento natural de trepar a los árboles.

¿Cómo de grande debe ser el terrario de una boa constrictor? No hay un tamaño estándar, pues dependerá de las dimensiones que alcance el propio animal. Aquí tienes unas medidas aproximadas:

  • Crías: la pequeña serpiente podrá adaptarse a vivir en un terrario de 60 x 50 x 30 centímetros de largo, ancho y alto. Este terrario será provisional, pues crecerá y tendrás que cambiarlo.
  • Jóvenes: cuando la serpiente alcanza la edad adulta y mide hasta 2 metros de longitud, el tamaño mínimo del terrario será de 150 x 90 x 70 centímetros de largo, ancho y alto.
  • Adultas: una vez la boa alcanza su tamaño máximo, no podrá estar en un terrario menor de 300 x 100 x 70 centímetros de largo, alto y ancho. Sin embargo, lo ideal es tener al animal en un habitáculo lo más grande posible.

Lo que te saldrá más económico es cambiar a la serpiente a su terrario definitivo cuando alcance la edad adulta. Uno pequeño te hará más sencillo su manejo cuando es una cría, pero cuando lo cambies, hazlo solo una vez y consigue el recipiente más grande que puedas.

Aclimatación del terrario

Las serpientes son animales ectotermos, lo que quiere decir que su temperatura corporal depende en gran medida de la ambiental. Esto supone que otro de los cuidados más importantes de una boa constrictor es mantener unos parámetros de humedad y temperatura óptimos para su bienestar.

La temperatura ideal para una boa constrictor está entre los 24 y los 26 °C y nunca debe bajar de los 22 °C. Existen multitud de fuentes de calor aptas para serpientes, pero las mejores son las placas térmicas y las lámparas de calor de cerámica que no emiten luz.

No permitas que la serpiente esté en contacto directo con la fuente de calor para evitar quemaduras accidentales.

La humedad es otro factor imprescindible a controlar. Para esta especie debe estar entre el 50 y el 60 %, 70-75 % para evitar disecdisis en épocas de muda. Usar un sustrato de calidad ayudará a estabilizar la humedad dentro del terrario. El cáñamo o la fibra de coco son buenas opciones para ello.

Artículos del terrario

Diseñar y montar el terrario es para muchos aficionados la tarea más entretenida que se comprende entre los cuidados de la boa constrictor. Es un proceso satisfactorio y especializado, ideal para aquellos que disfrutan investigando y creando los mejores ambientes para su animal.

Los principales componentes de un terrario son el sustrato, el refugio y el enriquecimiento. Vamos a verlos uno a uno:

  1. Sustrato: como se decía más arriba, el sustrato ideal es el de cáñamo o fibra de coco. Algunas personas usan también corteza de álamo. En cualquier caso, asegúrate de que no te venden madera de cedro, pues es tóxica para muchos reptiles.
  2. Refugio: puesto que la boa descansa durante el día y tiene que regular su temperatura corporal, lo ideal es poner 2 refugios en su instalación, uno en la zona caliente y otro en la fría. De esta manera, el reptil puede elegir. Fija el refugio de forma sólida y proporciona un método de acceso, como una rama, para que pueda trepar hasta él.
  3. Otros elementos: las ramas y la charca de agua son elementos que permiten a la serpiente desplegar comportamientos naturales. Esto sirve como enriquecimiento y previene problemas de salud.

¿Cómo limpiar el terrario de una boa constrictor?

La limpieza a fondo del terrario debe hacerse mínimo 1 vez al mes, quizá más a menudo si la serpiente es grande. Retira a diario las heces y otros restos orgánicos del sustrato, siempre con cuidado y teniendo localizado al animal en todo momento.

Piensa que un terrario cerrado, con fuentes de calor y en el que hay restos animales es un sustrato perfecto para la proliferación de hongos, bacterias y parásitos.

Para la limpieza, lo mejor es usar una mezcla de 10 % de cloro y 90 % de agua. Para el vidrio puedes usar una solución alcohólica específica para limpiar cristales. Utiliza paños que no dejen restos y asegúrate de enjuagar bien los remanentes de cloro. Limpia a fondo también todos los elementos del terrario.

Una boa constrictor.

Como ves, las ideas más básicas de los cuidados de la boa constrictor ocupan unos cuantos apartados. Partiendo de la base de que te acoges a una gran responsabilidad a la hora de cuidar de un animal así, el último consejo es que tengas un veterinario de confianza y especializado en reptiles siempre disponible. Él será el que mejor te orientará a la hora de mantener sano a tu ofidio.

Te podría interesar...
Mi gecko leopardo no come: ¿por qué?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Mi gecko leopardo no come: ¿por qué?

El gecko leopardo no come cuando se siente incómodo, lo cual puede deberse a una enfermedad o a su hábitat. Conoce más del tema aquí.