Cuidados básicos de una serpiente

Francisco María García · 20 octubre, 2017

Un creciente número de personas, inclusive niños, se interesa en criar una víbora como mascota exótica. Hay que evitar que esta moda sea peligrosa para humanos y animales. Por ello resumimos los cuidados básicos de una serpiente.

Tenencia legal y responsable

Nunca es demasiado tarde para recordar que muchos animales no están permitidos como mascotas. En España, existe una detallada lista de especies exóticas consideradas ilegales. Por ello, recomendados consultarla antes de elegir una serpiente solamente por su apariencia.

También es necesario aclarar que la crianza en cautiverio de especies en riesgo de extinción es ilegal. El propietario puede sufrir serias sanciones económicas y penas legales.

Por ello, es fundamental asegurarse sobre el origen del animal y elegir conscientemente dónde adquirirlo. No se recomienda negociar con particulares o tiendas sin registro oficial reconocido por órgano competente.

Serpientes domesticas
Fuente: Victoria Achkasova

¿Hace falta decir que no se recomienda criar animales venenosos en casa? Pues la tenencia de serpientes venenosas tampoco está permitida en España. El riesgo de un accidente doméstico es muy alto, principalmente cuando se tienen niños en el hogar.

¿Qué tener en cuenta antes de elegir una serpiente como mascota?

El término “serpiente” es popularmente utilizado para denominar diversas especies de esta familia de reptiles.

Existen serpientes de 5 metros y otras de 20 centímetros. Se debe escoger una especie que se adapte al espacio disponible en el hogar. Todos los animales se pueden volver agresivos o enfermar si criados en un hábitat desfavorable.

Después, está la sociabilidad y facilidad de domesticación. De forma similar a los perros, hay serpientes que se adaptan mejor a la convivencia con humanos que otras.

Los principiantes en la crianza de serpientes deben optar por especies menores de 2 metros, con mayor facilidad de manipulación y domesticación. Lidiar con serpientes de gran porte y ariscas requiere mucho conocimiento y práctica.

Otro aspecto importante es el financiero. Las serpientes pueden terminar siendo mascotas caras. Comienza por el coste de inversión en adquirir una serpiente de forma legal en una tienda de animales exóticos. Y los gastos siguen elevados con la atención veterinaria especializada durante toda su vida.

Un último aspecto importante: los reptiles son animales muy independientes. Es por ello que logran sobrevivir en el mundo salvaje. Eso significa que no se debe comprar una serpiente esperando que ella pida caricias o regale mimos.

Cuidados básicos de una serpiente: el terrario ideal

El primero de los cuidados básicos de una serpiente consiste en preparar el hábitat. Eso significa reproducir las condiciones óptimas para el desarrollo saludable de su especie.

Todo empieza por elegir el terrario adecuado para tu serpiente. Bajo ninguna circunstancia se recomienda dejarla suelta por la casa. Puede ser un riesgo para la salud del animal y de los demás a su alrededor.

Las serpientes adultas pueden alcanzar más de 5 metros de largo. Sin embargo, un espécimen “bebé” suele tener algunos centímetros. Eso significa que el terrario debe estar preparado para su rápido y elevado crecimiento.

La mayoría de las especies necesitan una pequeña piscina o bañera para refrescarse, hidratarse y respetar sus costumbres naturales.

Algunas especies, como las serpientes ratoneras, también van a necesitar ramas para arroscarse como en su hábitat natural.

Es fundamental no descuidar de la higiene del terrario. Una limpieza completa debe ser hecha de 1 a 2 veces por semana. Ya el agua ha de ser cambiada diariamente.

El clima adecuado para tu serpiente doméstica

Las serpientes son reptiles de sangre fría. Por ello, utilizan el calor y la luz externa para regular su temperatura corporal.

Los cuidados básicos de una serpiente en relación al clima varían de acuerdo con la especie. Las serpientes de clima temperado son las únicas que hibernan durante el invierno.

Como regla general, la temperatura del terrario debe estar entre 26ºC y 32ºC durante el día. Con la llegada de la noche, se debe refrescar suavemente, quedando entre 24ºC y 29ºC.

Serpiente en una rama

Las serpientes de climas tropicales no hibernan y mantienen su alimentación y actividad regulares durante todo el año. Pero necesitan un microclima específico cuando son criadas en cautiverio.

Deben contar con elevada humedad del aire (cerca de 70%). Las temperaturas no pueden ser inferiores a los 30ºC en verano y 25ºC en invierno. Y la incidencia de luz debe estar presente de 10 a 12 horas por día.

La alimentación: factor clave para los cuidados básicos de una serpiente

La dieta equilibrada de una serpiente se basa en un elevado aporte de proteína animal.

La mayoría de las especies se alimentan de carne de ratones, pequeños mamíferos y aves. Pero algunas prefieren comer insectos, crustáceos, pescados y caracoles. Estas últimas son más fáciles de criar y nutrir en cautiverio y más indicadas para los principiantes.

Los cuidados básicos de una serpiente también deben incluir de una a dos visitas anuales a un veterinario especializado. Los reptiles también requieren atención a su medicina preventiva.

Fuente de la imagen principal: muffinn