Un perro defiende a la niña de un serpiente de cascabel

Virginia Duque Mirón · 30 mayo, 2016

Seguro que son muchas las personas que se sorprenden con la protección y el cariño que los perros aportan a los más pequeños de la casa. Aun cuando es un can grande y el niño le tire del rabo o de las orejas, no es un problema para ellos, siempre responden de manera cariñosa y sin hacer daño al pequeño defendiéndole de todo peligro, aunque sea una terrible serpiente de cascabel.

Aquellos que tienen un bebé, dicen que su perro es el mejor guardián que su hijo puede tener. Esto ha quedado probado con esta historia que hoy vamos a contarte: la de una niña que fue atacada por una serpiente de cascabel.

La historia de Molly deLuca y el ataque de la serpiente de cascabel

Molly es una niña de 7 años que vive en Tampa, Florida, en EEUU. La zona se caracteriza por su buen clima, por sus muchos días de sol al año y por la amabilidad de sus gentes. Estos factores han influido en que el mayor número de casas sean independientes y con jardín.

Un jardín es algo que embellece el hogar y, si hay niños, es un lugar seguro para que ellos jueguen, ¿o no?

No fue seguro en el caso de Molly, ya que fue atacada por una serpiente de cascabel en el jardín de su casa.

Como todos los días, Molly también salió a jugar al jardín. Su mamá siempre estaba tranquila cuando ella estaba ahí, pues su casa es cercada y creyó que no había ningún peligro.

Nada más lejos de la realidad. Por suerte a Molly le encantaba salir al jardín junto con su perro Hans, de dos años de edad, un bello pastor alemán que la familia de la niña había adoptado tan solo dos meses antes de este terrible suceso.

Según la mamá de Molly, Hans y la joven eran inseparables, se habían convertido en amigos, casi como hermanos. Por lo que ni a ella ni a los muchos que hemos conocido su historia nos extraña en absoluto que Hans arriesgara su vida por salvar a su hermanita humana.

Cuando Molly jugaba con Hans en el jardín, una serpiente de cascabel, una especie muy peligrosa que puede llegara  ocasionar la muerte de una persona, apareció dispuesta a atacar a la chica.

Hans nunca se separaba de ella, por lo que pudo ver el ataque antes de que sucediera. Ni corto ni perezoso, sin pensar en el daño que él podría sufrir, se lanzó contra la serpiente para evitar que esta mordiera a su pequeña amiga.

A pesar de que no consiguió inmovilizar a la serpiente a la primera, Hans no cejó en su empeño y aunque fue mordido 3 veces, no paró hasta que el reptil huyó.

Molly, muy asustada, corrió a buscar a su mamá, quien cuando llegó pudo ver a Hans malherido en el suelo. Rápidamente lo tomaron en brazos y corrieron hacia el veterinario quien afirmó que había una gran cantidad de veneno en su sangre.

Si este iba hacia sus órganos vitales sería muy probable que Hans muriera. La familia de Molly no podía permitirlo, ¡le había salvado la vida a su hija! Por ello decidieron pedir ayuda contando su historia.

Pronto cientos de personas ingresaron dinero en una cuenta alcanzando los 15000 dólares que cuesta el antídoto que mantendrá a Hans con vida.

A pesar de haber sufrido daño renal y de tener tanto veneno, gracias a este dinero se pudo actuar a tiempo y Hans se está recuperando favorablemente.

Toda una historia de amistad, amor y lealtad que nos demuestra una vez más que el cariño que los animales nos tienen, no conoce fin. Por ello, démosle todo nuestro respeto y recompensemos sus buenos sentimientos cuidándolos y dándoles un hogar lleno de paz y amor.

Fuente de la imagen principal: www.diariodemexico.com.mx