¿Cuántas especies de tórtolas existen?

Yamila · 1 abril, 2018
Hay más de 15 subespecies de este ave, el cual es habitualmente confundido con las palomas, de la misma familia; y es que las divergencias son difíciles de observar, si bien se dice que las primeras son menos robustas que las otras

Son familiares directas de las palomas y bastante parecidas a ellas; están presentes en casi todo el mundo, tanto en el campo como en la ciudad. En este artículo te brindaremos información sobre las diferentes especies de tórtolas que existen.

Especies de tórtolas: ¿cuáles conoces?

En total existen más de 15 especies de tórtolas, las cuales son frecuentemente confundidas con las palomas. Las diferencias son casi imperceptibles, y algunos indican que las primeras tienen cuerpos menos robustos que las segundas. A continuación, las más destacadas:

1. Tórtola europea

Su nombre científico es Streptopelia turtur –foto que abre este artículo– y habita no solo en Europa, sino también en Asia Central y el Norte de África. Se trata de un ave migratoria que prefiere áreas urbanas, aunque además se la puede hallar en campiñas arboladas.

Su principal característica es el ‘diseño’ naranja y negro de las plumas, el cual parece incluso pintado a mano. El resto del cuerpo es gris, a excepción de una marca negra y blanca en el cuello y ojos rojos.

La tórtola europea mide menos de 30 centímetros y no llega a pesar más de 170 gramos. Su voz es un arrullo monocorde y monótono. Su nido es de pequeño tamaño y cada año la hembra puede poner huevos tres veces, hasta dos en cada ocasión.

2. Tórtola turca

El nombre científico es Streptopelia decaocto y es propia de Eurasia, aunque ha sido introducida en América del Norte y Sudamérica. Es otra de las especies de tórtolas de tamaño mediano, con no más de 32 centímetros de longitud y un peso que oscila en los 200 gramos.

Tórtola turca: características

El plumaje es de color beige grisáceo con matices rosados en el cuello, pecho y cabeza. Además, cuenta con una especie de marca negra y blanca en la nuca. El pico es negruzco, las patas son rojizas y los ojos son rojo oscuro, que a la distancia parecen negros.

La tórtola turca es sedentaria, se ha adaptado a la vida en la ciudad, crían a sus polluelos entre los árboles –sobre todo coníferas– y la reproducción puede llevarse a cabo todo el año, aunque es más frecuente entre marzo y octubre.

3. Tórtola de collar

La streptopelia roseogrisea es un ave conocida por los humanos desde la antigüedad y puede emparentarse tanto con la turca como con la rosigris. Son muy dóciles y su voz es un arrullo muy suave, el cual se produce cuando el aire de los pulmones vibra al salir del cuerpo.

Tórtola de collar

Esta tórtola es de origen africano y también está presente en la península arábiga y en las islas Canarias. Presenta un vientre más pálido que las alas, hay ejemplares completamente blancos, pero en todos los casos cuenta con una especie de collar rosado grisáceo.

4. Tórtola senegalesa

Es también llamada tórtola reidora debido a que su llamado parece una especie de ‘risa’. Se encuentra principalmente en hábitats de matorrales y desiertos semiáridos de África, Medio Oriente y Asia Central, donde se alimenta en el suelo: termitas, escarabajos y semillas forman parte de su dieta.

Tórtola senegalesa

Su plumaje llama la atención por ser naranja, marrón, amarillo, rojizo y gris, con un patrón distintivo que la diferencia de otras especies de tórtolas y palomas. Mide unos 25 centímetros y cuenta con una cola larga y delgada.

Se junta en parejas o en grupos pequeños, el cortejo del macho incluye un balanceo de cabeza, un arrullo y un ‘picoteo’ de alas. La hembra pone dos huevos por vez, en un nido frágil construido con ramas en arbustos bajos.

5. Tórtola torcaza

La última de las especies de tórtolas de esta lista es conocida con diferentes nombres y habita en Sudamérica, ya sea en zonas urbanas como espacios abiertos. Construye los nidos en los árboles y las hembras ponen dos huevos, los cuales eclosionan a los 14 días.

Tórtola torcaza

Los machos tienen plumas celestes en la cabeza y rosas o doradas en el pecho, mientras que las hembras son de color oscuro por completo. Ambos sexos cantan, pero los ejemplares masculinos lo hacen con más fuerza y entonación; las féminas lo hacen antes de alimentar a sus crías.