Criptobiosis: un proceso fascinante

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga María Muñoz Navarro
Cuando las situaciones ambientales son extremas, los animales deben adoptar medidas para asegurar su supervivencia. La criptobiosis es una de ellas.

¿Sabías que existen animales capaces de inactivarse frente a situaciones extremas?

¡Así es! Algunos seres vivos entran en un estado de latencia durante el cual no realizan ningún tipo de actividad metabólica. Esto les permite sobrevivir a unas condiciones ambientales extraordinarias como son la desecación, falta de oxígeno, bajas temperaturas, radiaciones letales o una combinación de todas ellas.

Te invitamos a continuar leyendo, pues ante ti está uno de los procesos más fascinantes de la naturaleza: la criptobiosis.

Inactivación para la supervivencia

La criptobiosis es un proceso que llevan a cabo algunos organismos cuando se encuentran ante condiciones adversas. En este estado, detienen su actividad metabólica de modo que ni se reproducen ni se desarrollan hasta que las condiciones vuelvan a ser favorables de nuevo. Por tanto, es una fase reversible que algunos denominan como un proceso de resurrección.

De este modo, son capaces de vivir durante un largo periodo de tiempo en este estado, incluso podríamos estar hablando de periodos indefinidos, o teóricamente, infinitos.

Esta habilidad la poseen, además de las bacterias, numerosos animales invertebrados, como son los quistes embrionarios de crustáceos, rotíferos, nemátodos y tardígrados. También se han visto casos en algunos tejidos vegetales, semillas de algunas plantas, propágulos y hasta en plantas superiores.

Visto lo visto, parece ser que esta fase permite a los organismos estar al borde de la vida, pero también de la muerte. Por eso algunos científicos concluyen que este estado se considera la tercera forma de organización biológica: el estado criptobiótico.

Semilla de planta emergiendo del suelo.

Los 4 tipos de criptobiosis

Se han descrito hasta cuatro tipos de criptobiosis dependiendo de la situación ambiental extrema a la que se enfrentan los seres vivos:

Anhidrobiosis

Este tipo de criptobiosis se da cuando los seres se encuentran en periodos largos de desecación y se caracteriza por la pérdida de agua por evaporación. De esta manera el animal pierde más del 95% de su agua corporal y suspende su metabolismo.

Criobiosis

Un organismo entra en estado de criobiosis cuando las condiciones de temperaturas son extremadamente bajas. Así le permite sobrevivir a la congelación.

Para que este proceso se de adecuadamente, la velocidad de enfriamiento debe ser lenta. La clave de la criobiosis está en la congelación del ser, pero evitando la cristalización de líquidos para no dañar los tejidos internos. Los seres que experimentan esto pueden vivir durante años en estado de criobiosis.

Anoxibiosis

Este estado se induce cuando los niveles de oxígeno en el ambiente son muy bajos o incluso inexistentes.

Osmobiosis

Los animales que experimentan este tipo de criptobiosis son los que se enfrentan a una gran variedad de concentraciones salinas.

Ejemplo de animales criptobiontes

Artemias salinas

Cuando las circunstancias no son las óptimas para el desarrollo y crecimiento de las larvas de estos pequeños crustáceos, los huevos entran en un estado de inactivación durante un largo periodo de tiempo, que puede extenderse hasta los 10 años.

De esta manera, podrán soportar situaciones extremas como la ausencia de agua y oxígeno, además de temperaturas por debajo del punto de congelación. Durante estos estados de criptobiosis, los huevos se enquistan y detienen todos los procesos metabólicos hasta que las condiciones de agua, oxígeno y temperatura sean favorables.

Grupo de artemia salina.

Rotíferos

Los rotíferos de la clase Bdelloidea son unos microscópicos invertebrados que habitan en las aguas dulces.

Son capaces de entrar en anhidrobiosis en condiciones de desecación. Para ello, cuando el agua se evapora, adoptan una formación denominada «tuns», por la que reducen su volumen corporal debido a que compactan sus órganos y hacen desaparecer la luz de los órganos huecos.

Los tardígrados

Este es el organismo criptobionte por excelencia.

Los tardígrados, comúnmente conocidos como osos de agua, son unos animales microscópicos que habitan tanto el medio terrestre como marino y de agua dulce. Lo más sorprendente es que son capaces de experimentar los cuatro tipos de criptobiosis:

  • Durante la anoxibiosis este microorganismo se vuelve inmóvil, transparente e incluso rígido y en este estado puede permanecer hasta 5 días, excepto las especies estrictamente acuáticas que pueden aguantar como máximo 3 días.
  • En cuanto al estado de criobiosis, es una situación que les permite sobrevivir congelados durante varios años.
  • Por otro lado, la osmobiosis es una habilidad que permite que los tardígrados de agua dulce se contraigan cuando se colocan en un medio salino, mientras que las especies marinas se vuelven turgentes en agua dulce.
  • Por último, cuando estos animales experimentan situaciones en las que disminuyen la cantidad de agua que los rodea se contraen, retraen la cabeza y las patas hasta adoptar la forma «tun» inmóvil (al igual que los rotíferos) y entran en estado de anhidrobiosis.

De esta manera los tardígrados son altamente resistentes a condiciones ambientales extremas como:

  • temperaturas que van desde los -273ºC hasta los 150ºC,
  • altas presiones,
  • el vacío del espacio,
  • radiación (tanto rayos X como UV),
  • productos químicos.
Modelo 3D de un tardígrado.

Conclusión

Como podido ver, la criptobiosis es un proceso fascinante que permite la supervivencia de ciertos animales pese a que los factores ambientales sean desfavorables. Esta habilidad les permite colonizar medios o situaciones que son inviables para otros organismos.

Es, por tanto, una ventaja en el mundo animal y un ejemplo más de que la naturaleza nunca dejará de sorprendernos.

  • Nelson, D.R., Guidetti, R. and Rebecchi, L. Phylum Tardigrada. Thorp and Covich's Freshwater Invertebrates: Ecology and General Biology: Fourth Edition. (2015).
  • Clegg, J.S. Cryptobiosis: a peculiar state of biological organization. Comp Biochem. Physiol. B. Biochem. Mol. Biol. (2001) 128(4):613,624.
  • Marotta, R., Lease, F., Ugetti, A., Ricci, C. and Melone, G. Dry and survive: morphological changes during anhydrobiosis in a bdelloid rotifer. J. Struct. Biol. (2010) 171(1):11-17.
  • Martínez-Espinosa, R. Gambas y microalgas de las salinas como alimento de los fringílidos. Ornitología práctica (2015) 71: 54-57.