8 diferencias entre crustáceos y moluscos

Yamila · 13 noviembre, 2017
Aunque ambos son invertebrados, las divergencias entre un tipo de especies y otras son notables, y es que su forma de reproducirse y su 'envoltorio', por ejemplo, difieren bastante

Podemos confundirlos a la hora de comprar frutos del mar o mariscos para preparar un plato típico mediterráneo: quizás sabemos cuáles son gambas y cuál el pulpo, pero no es muy común diferenciar correctamente entre crustáceos y moluscos. Por eso, en este artículo te contaremos las particularidades de cada familia.

¿Cuáles son las principales diferencias entre crustáceos y moluscos?

Ambos son invertebrados y la mayoría vive en el agua: hasta ahí tenemos cualidades comunes entre ambos grupos. También podemos indicar que se usan en la gastronomía local y están agrupados dentro de los ‘mariscos’, si bien existen diferencias entre crustáceos y moluscos bastante notorias:

1. Los crustáceos tienen esqueleto externo

El exoesqueleto de los crustáceos es una de sus principales características: el cuerpo está ‘envuelto’ con una especie de caparazón duro que los protege, y que van mudando a medida que crecen. En cambio, los moluscos poseen un cuerpo blando; uno de los ejemplos más conocidos es el del caracol, cuyo ‘escudo’ ante posibles agresiones es su concha.

2. Los moluscos tienen un pie

Este órgano es exclusivo de los moluscos y, con el paso del tiempo, ha ido evolucionando; está dotado de una musculatura potente y compleja que le permite nadar, trasladarse y también cazar. Por su parte, los crustáceos tienen varios pares de patas con las que se desplazan de un lado a otro.

Diferencias entre moluscos y crustáceos

3. Los crustáceos tienen sexos separados

La reproducción es otro ítem para identificar las diferencias entre crustáceos y moluscos. Si bien ambos lo hacen a través de huevos (son ovíparos), los crustáceos tienen procreación dioica: se necesita un macho y una hembra para continuar la especie.

En el caso de los moluscos, muchos de ellos son hermafroditas –como por ejemplo las babosas– y por lo tanto pueden producir óvulos o espermatozoides según sea necesario. Igualmente, es fundamental que haya dos individuos para la reproducción.

4. Los moluscos tienen una lengua dentada

La rádula de los moluscos es una especie de lengua con pequeños dientes o músculos que pueden salir de la boca, y que actuan como raspador de rocas o piedras. En el caso de los crustáceos, cuentan con dos segmentos de mandíbulas, algunos de ellos con la capacidad de succionar agua para filtrar alimento como el plancton.

5. Los crustáceos están formados por tres partes

La división de los cuerpos es otra de las diferencias entre crustáceos y moluscos. Los crustáceos tienen tres regiones: la cabeza, el tórax y el abdomen. Los moluscos no tienen cuerpo segmentado, y algunos pueden estar protegidos por una concha.

Moluscos y crustáceos: diferenci

6. Los moluscos son marinos o terrestres

Aunque la mayoría de las especies de moluscos viven en el mar (almejas, ostras, calamares, pulpos…), también existe otro gran grupo (entre ellos los caracoles y las babosas), cuyo hábitat es terrestre. En relación a los crustáceos, todos son acuáticos a excepción de la ‘cochinilla de la humedad’.

7. Los crustáceos tienen bránquias en el tórax

Ambos grupos de animales respiran de la misma manera: a través de branquias. La diferencia reside en la ubicación de estas en el cuerpo. En el caso de los crustáceos, los tejidos vascularizados que hacen de ‘pulmones’ se pueden encontrar en el tórax, mientras que en los moluscos se localizan en la cavidad paleal, en la parte posterior del cuerpo.

8. Los moluscos se alimentan de microorganismos

La alimentación dependerá del subtipo al que pertenezcan, si bien hay dos clases diferenciadas en los moluscos: por un lado los filtradores, que se alimentan de microorganismos flotantes en el agua, y los ramoneadores, que chupan las rocas. También pueden ingerir carroña.

Los crustáceos también se alimentan de microorganismos, pero la mayoría eligen animales muertos, invertebrados menores y peces pequeños.

Cabe señalar que el aparato digestivo de los moluscos es más complejo que el de los crustáceos, ya que cuentan con tubo gástrico, esófago, estómago, intestino y ano; todos muy bien desarrollados.