Cría de caballos: consejos y consideraciones

Francisco María García · 7 noviembre, 2017

Como negocio, esta actividad puede resultar gratificante a nivel emocional y financiero. Pero siempre hay que tener en cuenta que supone una gran inversión de tiempo y dinero. Para minimizar errores, es fundamental conocer y asesorarse acerca del negocio. En este artículo se detallan algunos consejos útiles para comenzar con la cría de caballos.

Decisión inicial: lo que supone la cría de caballos

Montar un negocio como inversión requiere considerar en detalle las ventajas y desventajasLa cría de caballos supone una opción tentadora para quien disfruta de estos animales. Además de ser excelentes compañeros, son muy apreciados, ya sea como compañía, para competiciones, o como apoyo para trabajar.

Es decir, que existe un mercado siempre ávido por adquirirlos. Pero a su vez, también es exigente.

Mujer peinando la cola del caballo

Puntos a considerar

En primer lugar, saber que esta actividad requiere una inversión inicial abultada, y cierto conocimiento administrativo. Además, necesita mucha dedicación.

El cuidado del caballo requiere de un espacio adecuado, complementos, alimentación y tiempo de dedicación considerable.

Es preciso preguntarse, pues, si estas capacidades están al alcance de la mano y avanzar en función de ello.

Conocer para emprender

Por otro lado, es importante saber acerca del caballo, sus comportamientos y lo que necesita. Lo ideal es haber tenido relación previa con estos animales y su mundo, saber guiarlos, reconocer si están enfermos, etc.

De lo contrario, habrá que preocuparse por buscar asesoramiento, visitar establecimientos de cría, e informarse.

¿Cómo comenzar?

Espacio adecuado

Para comenzar, habrá de contar con un terreno amplio. El caballo necesita espacio libre para correr, y áreas separadas para los sementales y las yeguas.

Lo ideal es que el área ya cuente con un espacio que pueda funcionar como establo. Considerar también que exista buen suministro de agua y luz en la zona.

También hay que pensar en un sitio fértil donde sembrar heno para complementar el alimento. Hay que cuidar, además, que no existan especies tóxicas que puedan generar problemas de salud.

Equipar el área de cría

Es preciso construir cobertizos y un establo para resguardo del animal en función del clima de la región. Deben ser lo suficientemente amplios y altos.

Se colocarán cercas adecuadas y de calidad para que los caballos no se escapen ni lastimen. Pueden ser de madera o eléctricas, pero nunca alambres de púa o mallas de alambre.

Adquirir los caballos

  • Informarse de los tipos de razas y los cuidados específicos de cada una.
  • Conocer cuáles son las razas más buscadas en la región y para qué se quieren.
  • Saber los precios de mercado y observar las dinámicas de compra-venta.
  • Tener en cuenta que los caballos de carreras son más costosos y requieren de una persona con conocimientos del tema.
  • Asegurarse que el animal se encuentre registrado y tenga buen linaje. Ello debe figurar en el contrato.
  • Adquirir un semental es una buena opción para la reproducción con las yeguas en el futuro.
Caballo cysdesdale pastando

Alimentación

Es importante saber cuál era la dieta del animal antes de adquirirlo, y continuar con ella unos días tras la compra. Esto ayuda en el proceso de transición y evita posibles problemas digestivos.

El alimento básico de un caballo es el forraje, el heno de buena calidad, y algunas mezclas, como alfalfa y avena o trigo.

Ciertos suplementos, como los granos, son buenos para que el caballo gane energía.

No obstante, para decidir la dieta más adecuada, es mejor consultar con un veterinario.

Cuidado y reproducción

Para el cuidado diario, además del aseo y la alimentación, es fundamental el ejercicio físico. Montarlo y hacerlo correr lo mantiene en buen estado de salud.

En el momento de la reproducción, siempre es ideal tener un semental propio.

Cuando la yegua está en celo, hay que aparearla con un semental de buen pedigrí. En estos casos, son más buscados los purasangre o animales con buena estructura.

Siempre hay que aparear animales con características similares en cuanto a tamaño, para asegurar que el potrillo nazca sin deformaciones.

Continuar el proceso

Una vez montada la estructura, es importante domesticar al potrillo y continuar la rueda del negocio. Para ello, seguir reproduciendo, entrenando, vendiendo y cuidando los caballos.

Promoción

Por último, una buena promoción es importante para el negocio:

  • Mostrar y publicar los logros del establecimiento hará crecer las oportunidades.
  • Crear una imagen de empresa, un nombre y un sitio web donde publicar información de calidad y utilidad sobre la cría de caballos.