Los caballos intuyen nuestras emociones

Francisco María García 25 octubre, 2017

Es difícil encontrar una figura tan elegante como la de un equino en todo el reino animal. Pero el carácter de este animal es capaz de transmitir aún más nobleza que su apariencia. Entre tantas otras habilidades, se dice que los caballos intuyen nuestras emociones. ¿Será verdad?

Origen

Por muchos siglos, se alimentó el perjuicio que la única forma de inteligencia válida era la racionalidad humana. Felizmente, los avances tecnológicos permitieron a la ciencia veterinaria demostrar la notable capacidad cognitiva y sensitiva del instinto animal.

Desde las mitologías clásicas, ciertos animales fueron retractados con una especie de aura mágica gracias a sus capacidades sensoriales. Y la gente del campo ya afirmaba que los perros huelen el miedo y los caballos intuyen nuestras emociones.

Niños montando a caballo

Entre tantas hipótesis, una cuestión parece resaltar: ¿la ciencia podrá comprobar que los caballos intuyen nuestras emociones? ¿O llegaríamos a la conclusión que se trata de una interpretación proyectada por el propio ser humano en el animal?

¿Es posible intuir emociones?

Al principio, se reconoció que muchos mamíferos eran capaces de demostrar empatía por sus congéneres. Los exitosos estudios con delfines fueron fundamentales para dar credibilidad a la cuestión. Y a la vez abrir caminos para investigar otras especies.

En las últimas décadas, se avanzó mucho en el conocimiento sobre la capacidad de empatía de los perros con sus dueños. Pero recientes estudios científicos vienen dedicando sus atenciones a investigar el nivel social y sensitivo de los equinos.

No fue muy difícil observar que los caballos eran capaces de demostrar empatía con otros caballos, perros, burros y mulas. Y que también adoptaban expresiones faciales y ruidos característicos de acuerdo al contexto a que eran sometidos.

Estos datos ya anunciaban una excelente señal al respecto de la capacidad sensitiva de los equinos. Sin embargo, faltaba encontrar la forma de averiguar y comparar las reacciones de los caballos frente a diferentes emociones humanas.

¿Existen evidencias científicas de que los caballos intuyen nuestras emociones?

Actualmente, los científicos ya reconocen la sensibilidad de los equinos y su capacidad de establecer lazos afectivos con los humanos. Pero de ahí a aceptar que los caballos intuyen nuestras emociones hay una gran distancia.

La buena noticia es que muchos estudios científicos ya consiguieron equiparar a los caballos con los perros. Eso, en cuestión de reconocimiento de emociones humanas.

Estudios llevados a cabo

Entre ellos, destaca el proyecto de investigación llevado a cabo por la Universidad de Sussex. Fueron analizadas las reacciones de los caballos a diferentes expresiones de rostros humanos.

Presentados a rostros amigables, los animales se mostraban sociables y calmados, sin alteración física importante. Ante expresiones enfadadas, los caballos registraban aceleración del ritmo cardiaco y giraban su cabeza de forma a ofrecer su ojo izquierdo.

Detalles del rostro del caballo

El ojo izquierdo de los mamíferos transmite los estímulos directamente al lado derecho del cerebro. Es ahí donde la información es procesada para generar el impulso de reacción. Eso explica científicamente por qué, ante el cambio de expresión del rostro, un equino ofrece inmediatamente su ojo izquierdo.

Niño con un caballo

En la sabiduría popular, el ojo izquierdo del caballo es conocido justamente como “ojo malo”. Se dice que usa esta mirada intimidante para imponerse cuando se siente amenazado. Configura un mecanismo de autodefensa.

También se sabe que los equinos demuestran aprensión a través de cambios negativos en su conducta y forma de interactuar. Para alertar cuando perciben algún peligro, los caballos giran y/o agachan la cabeza para mirar al suelo.

Comparando sus resultados con este padrón comportamental, los estudiosos de Sussex pudieron evidenciar la elevada capacidad sensitiva de los caballos. Su forma de actuar permite suponer que son capaces de leer las emociones en el rostro humano.

Las reacciones analizadas

Todos los ejemplares analizados demostraron reacciones similares. Por ello, no se podía asociar a un entrenamiento previo de un determinado animal. Los caballos desarrollaron esta magnífica habilidad de supervivencia y convivencia durante la evolución de su especie.

Según ellos, la respuesta frente a diferentes expresiones humanas es la clave para comprobar que los caballos intuyen nuestras emociones. Y podría significar el punto de inicio para demostrar que el instinto es una forma de inteligencia cognitiva.

Sea por sabiduría popular o científica, vale la pena prestar atención al comportamiento de los animales. Si los caballos intuyen nuestras emociones, pueden ayudarnos a desarrollar nuestra inteligencia emocional y a avanzar camino al autoconocimiento.

Te puede gustar