¿Cuántos corazones tiene un pulpo?

14 Enero, 2021
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Sara Gonzalez Juarez
Los pulpos son seres misteriosos y atípicos dentro del taxón de los invertebrados. Resulta sorprendente conocer que su sistema circulatorio poco o nada tiene que ver con el del resto de animales.

Los pulpos son animales muy peculiares. 8 brazos, 9 cerebros y ningún esqueleto, pero ¿cuántos son los corazones del pulpo? Te adelantamos que esta es una cifra peculiar también.

Como todo en la naturaleza, el número de corazones que presenta este cefalópodo no es una cifra al azar. Si te interesa conocer cuántos de estos órganos caben dentro de un pulpo, aquí podrás leerlo, y también el porqué de ello.

Los pulpos son raros

Estos cefalópodos tienen todas las papeletas para salir en películas de terror: tienen una forma extraña, brazos que se mueven por cuenta propia y, además, son inteligentes y buenos depredadores. Otras personas, en cambio, los encuentran fascinantes. Aquí tienes unos cuantos datos sobre ellos para que decidas en qué bando estás:

  • Son invertebrados y, como tales, su cuerpo es maleable y extremadamente flexible. Pueden meterse en los recovecos más imposibles.
  • Su cuerpo está cubierto de cromatóforos, células que cambian de color la piel del pulpo para camuflarse. A diferencia de los camaleones, ellos lo hacen a voluntad.
  • Cada ventosa funciona de forma independiente y cada brazo tiene su propio núcleo neuronal, lo que permite que las extremidades tomen decisiones independientemente del cerebro central.
  • Pueden olfatear y saborear a través de los tentáculos.
  • Son extremadamente inteligentes, tanto que a veces se los ha comparado con los delfines y los grandes simios.

Se podrían dar datos curiosos sobre ellos como para dejar caer un pergamino por las escaleras de un castillo. Cuanto más se descubre sobre los pulpos, más emocionante se vuelve la investigación.

La inteligencia de los pulpos.

Los corazones del pulpo

Pero vamos a centrarnos en el título del artículo. ¿Cuántos corazones tiene un pulpo? Como animal marino, su sistema circulatorio recoge el oxígeno de las branquias para repartirlo por el resto del cuerpo, pero esto se hace gracias a 3 corazones, no a uno.

Esto tiene una razón de ser: el pulpo puede vivir en aguas muy frías, donde es difícil que la oxigenación sea óptima. Para ello, en lugar de transportar el oxígeno mediante la hemoglobina, lo hace con hemocianina. Esta proteína es mucho más eficiente a la hora de transportar el oxígeno en la sangre.

Como curiosidad, la hemocianina se disuelve en el plasma, lo que le da a la sangre del pulpo un color azul intenso.

Además, debido al contenido en cobre de la hemocianina, la sangre del pulpo es mucho más densa de lo normal y, por tanto, más difícil de transportar a lo largo de las vías circulatorias. Es por esto que estos invertebrados necesitan 3 corazones: uno sistémico y dos branquiales. A continuación, te los contamos con detalle.

El corazón sistémico

Este corazón consta de un ventrículo y dos aurículas, una para cada lado del cuerpo. El corazón sistémico recibe la sangre que viene de las branquias y la envía al resto del cuerpo, para oxigenarlo a través de las arterias.

Cabe destacar que la mayor parte del sistema venoso, que es el que hace llegar la sangre a este corazón, tiene paredes contráctiles. De esta forma, se favorece la circulación de la sangre espesa hacia el corazón.

Corazones branquiales

Cuando la sangre ha repartido el oxígeno por el cuerpo, debe volver a las branquias para recoger más. Los corazones branquiales son los que impulsan la sangre a través de las branquias para el intercambio de gases.

La función de estos dos corazones, uno para cada branquia, es optimizar el intercambio de gases y llevar la sangre oxigenada de vuelta al corazón sistémico.

Un pulpo nadando en el mar.

Un animal que te robará el corazón

Sangre azul, 3 corazones y venas que impulsan la sangre son, sin duda, datos impresionantes. Los 3 corazones del pulpo le permiten vivir en zonas con temperaturas extremas, pero el corazón sistémico se ralentiza cuando el pulpo se mueve, por lo que este se cansa rápido.

Como siempre, el objetivo de la divulgación de estos datos tan increíbles es claro: estimular, mediante el conocimiento, la voluntad de conservación del mundo. ¿Y tú, sientes más apego por los pulpos después de saber todo esto?

Wells, M. J.; Wells, J. (1995). «The control of ventilatory and cardiac responses to changes in ambient oxygen tension and oxygen demand in Octopus». The Journal of Experimental Biology 198 (Pt 8): 1717-1727 EL PULPO Y SU CAPACIDAD ADAPTATIVA A LAS AGUAS ANTARTICAS. (2016, noviembre). http://antarticarepositorio.umag.cl/bitstream/handle/20.500.11894/1042/Saldivia%20Angelica_%20El%20pulpo_2016.pdf?sequence=1&isAllowed=y