Consejos para la cría del pavo doméstico

La cría del pavo doméstico es esencial en la industria cárnica y en muchos hogares en los que esta ave se considera una mascota. Aprende más sobre el tema.
Consejos para la cría del pavo doméstico
Francisco María García

Escrito y verificado por el abogado Francisco María García.

Última actualización: 03 enero, 2022

Muchas son las personas que crían pavos para consumo personal o para venderlos como alimento. Especialmente en algunos países, el pavo es una comida típica de Navidad, por lo que deja muchas ganancias en la venta durante estas fechas.

No obstante, las propiedades nutritivas que posee la carne de pavo frente a las de otros animales hizo que en los últimos años se lo comenzara a incorporar también en las dietas diarias.

Además de poseer una carne más completa que la de otros animales, la pechuga de pavo es baja en sodio, posee menos calorías y grasas y contiene más proteína, calcio y vitaminas que la pechuga de pollo. También frente a otras carnes rojas, la de pavo es una de las más bajas en colesterol.

La calidad del producto que se extraiga de esta ave variará de acuerdo con el alimento que se haya utilizado durante su crianza. Una buena cría del pavo doméstico es lo que garantizará una nutrición saludable para el consumo humano; incluso un negocio exitoso.

Características del pavo doméstico

El pavo doméstico, conocido a nivel científico como Meleagris gallopavo domesticus, es una ave de corral famosa en la industria cárnica que lleva siendo seleccionada genéticamente por los seres humanos desde hace más de 2000 años. Se estima que su ancestro directo es la subespecie Meleagris gallopavo gallopavo, la cual es nativa de México central.

Esta especie pertenece al orden de los Galliformes, que también incluye a los pollos, las codornices y más de 200 especies domésticas y salvajes. Por otro lado, se encuentra englobada en la familia Phasianidae y el género Meleagris.

Los pavos se caracterizan por presentar un cuerpo robusto, unas colas redondeadas, unos cuellos muy largos y una región cefálica desprovista de plumaje denso. Los machos suelen ser de un tono oscuro e iridiscente, mientras que las hembras portan coloraciones bastante más apagadas. Un ejemplar medio pesa unos 13,5 kilos (casi 40 kilos de máxima) y mide de 100 a 125 centímetros.

El pavo doméstico representa a la octava especie de pájaro más pesada del mundo. 

Origen del pavo doméstico

La cría del pavo doméstico

Aunque es una ave, el pavo doméstico no es capaz de volar, debido a que sus alas no se han entrenado para ello y posee un cuerpo demasiado carnoso. Recordamos que un ejemplar adulto mide hasta 1 metro y pesa unos 20 kilos, cifras que explican de sobra por qué no puede alzar el vuelo.

Durante los primeros meses de vida, las crías del pavo transcurren sus días bajo el amparo de las alas de su madre. En un ambiente natural la cría del pavo doméstico contempla desde su nacimiento que coma por sí solo. Son aves precociales, es decir, se concibe que se valgan por sí mismas de forma relativa nada más llegar al mundo, pues portan unos sentidos y capacidad motriz desarrollados.

Su menú diario incluye insectos, granos, hojas y piedras; frutos, bellotas y otras especies silvestres. Estas aves domésticas también se nutren de lombrices, caracolillos, larvas de insectos, semillas, salvado de trigo, hortalizas y cereales.

Pautas generales para el mantenimiento del pavo

Antes de hacerse con un grupo de pavos domésticos, es necesario tener claros sus requerimientos principales. Te los resumimos en la siguiente lista:

  • Tamaño de la instalación: se requieren unos 1000 centímetros cuadrados de espacio por cada cría hasta que cumpla las 6 semanas de edad. Entre las 6 y las 12 semanas, habrá que duplicar el tamaño de la instalación. Cuando alcance el tamaño de mercado, cada ejemplar requerirá mínimo 1 metro cuadrado de espacio para descansar y 4 metros cuadrados para forrajear.
  • Temperatura: la temperatura de la instalación deberá estar a unos 40 grados cuando el pavo nace, pero hay que ir disminuyéndola un poco cada semana hasta que se equilibre con el clima exterior cuando el ejemplar sea adulto. Si hace demasiado frío en la zona de cría siempre se puede acondicionar el espacio a modo de invernadero.
  • Sustrato: se recomienda cubrir la base de la instalación de descanso con unos 30 centímetros de arena. El sustrato siempre debe estar seco y se tendrán que retirar las deposiciones cada 2-3 días para mantener el ambiente bien higienizado. Por otro lado, la zona de forrajeo debe ser lo más natural posible.

La manutención de pavos adultos es similar a la de gallinas o patos, es decir, nunca puede llevarse a cabo en un piso sin un patio exterior. Es necesario construir un cobertizo de madera para que puedan descansar y respetar 1 metro cuadrado de espacio por ejemplar. Además, se requiere un patio exterior vallado que cuente con 4 metros cuadrados por cada pavo (es decir, mínimo 10 metros de largo y ancho para una pareja).

Se recomienda adornar la instalación con un árbol de porte bajo. A los pavos les encanta descansar entre las ramas. 

Cómo lograr la crianza de numerosos pavos

En caso de disponer de criaderos con gran cantidad de pavos, generalmente se utilizan otras formas de crianza diferentes a las mencionadas. Todo lo que te hemos citado es para su manutención como mascota, si bien en las granjas productivas no siempre se respetan los espacios.

Algunas de las técnicas de crianza más conocidas en los grandes criaderos comprenden mantener al pavo en una incubadora con su fondo cubierto con papel, sobre el cual se debe colocar su comida desde los primeros días de nacimiento.

En el interior de esta habitación se debe contar con lámparas de 120 o 250 vatios ubicadas encima de ellos, que garanticen que la temperatura del ambiente ronde en sus primeras semanas 34ºC.

Qué comen los pavos

Pasado este tiempo, se puede incorporar a su dieta un alimentador para pavo. Tanto el recipiente del alimento como el del agua deben contener comida suficiente para garantizar su colocación cada 25 aves. Es importante que los ejemplares se encuentren alejados del calor de las lámparas, pero a su vez garantizar que el alimento está al alcance de los pavos.

Para las primeras semanas de cría del pavo doméstico se recomienda que su dieta contenga 30% de proteína en cada ración, y se agreguen maíz y avena hacia las 14 semanas. A los 80 días de su nacimiento, se puede incorporar patatas y cereales, como también dejarlo libre para que consuma pasto.

Se desaconseja criar el ave con alimento comercial, ya que ello hace que disminuya la calidad de su carne. También se debe evitar que los ejemplares crezcan excesivamente, pues su tamaño anormal delata la crianza bajo alimento artificial. Los consumidores saben que cuanto más natural es el alimento del pavo mejor será su carne.

Conservación del pavo

La hembra es capaz de reproducirse a partir de los 3 años, y lo podrá hacer solo en primavera; durante esta época (y siempre que se reproduzca) pondrá entre 8 y quince 15, a los que incubará durante 28 días.

Para conservar el bienestar del pavo y garantizar una carne de calidad es necesario tener en cuenta algunos cuidados; por ejemplo, aislar a las aves enfermas para disminuir el riesgo de contagio y la transmisión de enfermedades.

Alimentación del pavo doméstico

Otro punto importante son las medidas preventivas que apuntan a reducir el nivel de canibalismo. Por un lado, se debe dar al pavo espacio suficiente para que pueda apartarse de otros como él, salir a pastar, así como alejarse de la luz y el calor.

Una vez haya crecido lo suficiente, pero siendo aún joven, se recomienda cortar la punta de su pico para evitar las posibilidades de picoteo entre sí, que puedan resultar en la muerte de alguno de los machos del grupo.

Te podría interesar...
La alimentación del pavo doméstico
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
La alimentación del pavo doméstico

Aunque el pavo doméstico no es un animal usado como mascota, siempre es interesante saber más sobre él. ¿Sabes por ejemplo de dónde vino o dónde se...



  • Radzimirska, M. (2003). The morphology, topography and cytoarchitectonics of the ciliary ganglion in the domestic turkey (Meleagris gallopavo domesticus). Folia morphologica62(4), 389-391.
  • Skieresz-Szewczyk, K., Plewa, B., & Jackowiak, H. (2021). Functional morphology of the tongue in the domestic turkey (Meleagris gallopavo gallopavo var. domesticus). Poultry Science, 100(5), 101038.
  • Christensen, V. L. (1980). Physiological parameters limiting hatchability in the domestic fowl (Gallus domesticus) and domestic turkey (Meleagris gallopavo). Dissertation Abstracts International, B, 40(9), 4041-4042.