Conoce al ciervo de copete

Alejandro Rodríguez · 22 enero, 2019
El ciervo de copete, que pobla algunas zonas de Asia, posee una característica que lo hace único: dispone de unos colmillos o dientes de sable

Una vez más, la naturaleza nos obsequia con otro ejemplar extraordinario para la vista. Hablamos del ciervo de copete o eláfodo, un animal que puede llegar a desarrollar unos grandes colmillos. Esto hace que este ejemplar destaque entre todos sus compañeros cérvidos.

Características generales del ciervo de copete

El ciervo de copete (Elaphodus cephalophus), descrito por primera vez alrededor de 1872,  posee una morfología tan peculiar que supone un género aparte dentro de los cérvidos o mamíferos rumiantes. Estos animales tienen un tamaño variable, de entre 50 y 70 centrímetros de altura y un peso de hasta 50 kilogramos. Comparados con el resto de especies de cérvidos, podemos observar que son animales de pequeñas dimensiones.

El pelaje del ciervo de copete es grueso, de pelo corto y rígido. Su coloración varía del negro en invierno hasta el marrón en verano. En la parte superior de la frente presentan un largo mechón de hasta 17 centímetros, de ahí su nombre. En algunas ocasiones, este mechón es tan grande que puede llegar a ocultar las pequeñas astas de los machos.

Ciervo de copete o eláfodo

Los colmillos del ciervo de copete

A pesar de su nombre, el rasgo más distintivo de estos ungulados son los grandes colmillos que sobresalen a cada lado de la boca de los machos de ciervo de copete.

A pesar de que pueden recordar a los temibles dientes de sable, lo cierto es que estos dos colmillos no son más que un mecanismo de defensa contra depredadores, como algunos estudios sugieren. El resto de su estructura bucal destaca por la ausencia de incisivos superiores, por lo que para masticar se valen de las piezas inferiores.

La dieta del ciervo de copete es hervíbora, a base de hierba y algunas bayas.

Ciervo de copete: hábitat

Comportamiento y hábitat

Otro rasgo común de los ciervos de copete es la emisión de fuertes sonidos, que sirven como advertencia a otros miembros de su especie de la proximidad de un posible riesgo.

Estamos ante unos animales solitarios que pueden vivir en parejas, con una gran facilidad para camuflarse. Su hábitat natural está distribuido a lo largo de bosques y zonas montañosas de Birmania, Myanmar y sureste de China. Se han registrado avistamientos de ciervo de copete a 5 000 metros de altura, pero lo habitual es encontrarlos en zonas de menor altitud, cerca de ríos o lagos.

Dadas estas condiciones, su estudio y observación son muy complicados. No obstante, se estima que cientos de miles son cazados cada año, por lo que actualmente esta es una especie protegida.

Panyaboriban, S., Singh, R. P., Songsasen, N., Padilla, L., Brown, J., Reed, D., ... & Pukazhenthi, B. (2016). Reproductive seasonality and sperm cryopreservation in the male tufted deer (Elaphodus cephalophus). Theriogenology86(4), 914-923.