Conoce al adorable puercoespín de cola prensil

María Eugenia Thomas · 22 febrero, 2019
Su curiosa nariz, bulbosa y bigotuda, logra una perfecta armonía con su cuerpo en forma de bola suave pero con espinas

El puercoespín de cola prensil es una de las 12 especies de puercoespines del llamado Nuevo Mundo. Son endémicos de los bosques sudamericanos de Venezuela, Guyana, Brasil, Bolivia, Paraguay y algunas secciones del extremo norte de Argentina.

Estos animales son excelentes trepadores y pasan la mayor parte del tiempo en los árboles. Como muchos animales nocturnos, el puercoespín de cola prensil tiene mala vista, pero goza de unos muy agudos sentidos del tacto, oído y olfato.

Ciertos mamíferos y aves de presa pueden intentar atacar a un puercoespín de cola prensil, pero por lo general no termina bien para el depredador. Esta especie se defiende con gran éxito al poder gruñir, inclinarse y agitar sus espinas para intimidar al depredador.

Morfología del puercoespín de cola prensil

Los individuos adultos pueden llegar a medir unos 60 centímetros de longitud y pesar hasta cinco kilos. La cola es casi tan larga como su cuerpo, y es que agrega entre 33 y 48 centímetros más en total. Las colas prensiles se usan para la estabilización y el agarre durante la escalada, así como para colgarse.

Esta especie de puercoespín tiene las púas cortas y gruesas, que le dan un aspecto moteado. Las espinas normalmente están planas, pero se levantan cuando el animal se siente amenazado. Estas varían en color de crema a amarillo, a marrón y a casi negro.

Coendou prehensilis

El color de la piel es similar al de las púas, con un tono amarillo-anaranjado. Esta tonalidad se debe a una sustancia cerosa y picante exudada de las glándulas sebáceas de machos y hembras. Las espinas semihuecas de 60 a 100 milímetros de longitud son efectivas para penetrar la carne de los depredadores y resultan muy difíciles de eliminar.

Hábitos de reproducción

Existe poca documentación acerca del sistema reproductivo de esta especie. En cautiverio se han podido observar casos de machos orinando en hembras y sus crías para marcarlas. Esto lo hacen una vez durante el período de cortejo y una vez cuando nace la cría.

Las hembras alcanzan la madurez sexual alrededor de los 19 meses de edad y pueden continuar siendo reproductivas hasta los 12 años de edad. El periodo de gestación dura aproximadamente 203 días. La cría suele pesar unos 400 gramos, nace con los ojos abiertos y es capaz de escalar.

El destete ocurre alrededor de las 10 semanas de vida, pero el animal no alcanzará su tamaño máximo hasta cerca de las 48 semanas.

Los órganos sexuales del puercoespín de cola prensil son internos, por lo que los científicos solían pasar hasta seis meses antes de poderlos identificar. De ahí que hayan decidido utilizar una técnica innovadora de análisis de ADN extraído de una púa para determinar el sexo.

Alimentación y comportamiento

El puercoespín de cola prensil es herbívoro. Disfruta de las hojas, brotes, flores, raíces y la capa de cámbium que se encuentra debajo de la corteza de algunos árboles. Por lo general, se alimentan solos o en parejas, nunca en grupos.

Puercoespín arborícola

Es de hábitos nocturnos, por lo que suele dormir de día y, al anochecer, sale a buscar comida. Se mueven lentamente pero con gran facilidad entre los árboles. Normalmente, descienden al suelo solo cuando no pueden cubrir una brecha entre los árboles o para aparearse y defecar.

El puercoespín de cola prensil es socialmente tolerante, especialmente cuando las parejas y la comida son abundantes. Sin embargo, prefieren los grupos pequeños o estilos de vida totalmente solitarios. Las ramas altas y los troncos huecos son los lugares preferidos para las guaridas y para dormir.

Esta especie se comunica de diversas formas, incluidas las formas acústicas, químicas y visuales. Largos gemidos, gritos, gruñidos, silbidos y chirridos son las principales comunicaciones auditivas. El rechinamiento de los dientes, la postura y el traqueteo de las espinas se utilizan ante posibles amenazas.

Cuando están relajados y cómodos, las púas descansan planas contra la piel. Si un individuo desconocido los amenaza, los irrita o los enfrentan, se mantendrán erguidos. Para parecer aún más grandes y peligrosos ante una amenaza, estos animales exhibirán las espinas. La velocidad de piloerección puede indicar la intensidad de la amenaza o molestia percibida.

Esperanza de vida

La esperanza de vida del puercoespín de cola prensil bajo el cuidado humano oscila entre los 12 y los 17 años. Esta especie no está listada como amenazada o en peligro de extinción. No obstante, son frecuentemente desplazados por la pérdida del hábitat y en algunas regiones son asesinados por cazadores.